El héroe olvidado

Un ejemplo de la brutal devastación sufrida por la Catedral de Sigüenza durante la guerra civil. Biblioteca Nacional de España
ANTONIO LABRADA, EL GRAN RECONSTRUCTOR

Desde el Hotel Rural & Spa Los Ánades hemos adquirido el compromiso de dar a conocer, a través de este blog, a las personas y los lugares de nuestra área de influencia de los que nadie habla o poco se sabe. Es de justicia, pues, que a una de estas figuras olvidadas, que tanto hizo por el patrimonio arquitectónico y artístico de Guadalajara le dediquemos un breve recuerdo y toda nuestra admiración.

Estamos pensando en el arquitecto seguntino Antonio Labrada Chércoles.

Título de Arquitecto de Antonio Labrada Chércoles. Archivo General de la Administración

Tal y como hemos podido comprobar en el registro civil, Antonio Claudio Narciso Labrada Chércoles nace en Sigüenza el 30 de octubre de 1914. Obtiene el título de arquitecto el 24 de agosto de 1940 e inmediatamente, con poca experiencia pero con nuevas ideas, se hace cargo de la reconstrucción de la devastada catedral de Sigüenza iniciada en 1937 por su maestro y mentor Leopoldo Torres Balbás.

Croquis de los ventanales destruidos en el muro este. Archivo General de la Administración

Esta responsabilidad descomunal, con mínimos recursos, se convierte en toda una odisea para un joven arquitecto que afrontará los problemas estructurales y constructivos de las bóvedas de la “Notre Dame” española en solitario. El templo, protagonista en la Batalla de Sigüenza de 1936, fue devastado por el bando rebelde y bombardeado por la aviación gubernamental, mientras se restauraba, en enero de 1938.

Destrucción de uno de los campanarios de la Catedral de Sigüenza. Biblioteca Nacional de España

Con ideas diferentes a las de su predecesor, restaura e integra a la vez con un gusto exquisito. Propone a la Dirección General de Regiones Devastadas la creación de un taller de artes y oficios a pie de obra con maestros y aprendices. Se rodea de un gran equipo de artistas restauradores como los tallistas, escultores e imagineros Florentino Trapero y Tomás Díez, el escultor Ángel Bayod y el pintor Constantino Casado.

La imponente Catedral de Sigüenza tal y como la conocemos hoy en día

Antes de finalizar la restauración de la catedral se le asigna el proyecto de derribo y desescombro la ciudad de Sigüenza, la reconstrucción de las iglesias románicas de Ntra. Señora de los Llanos en Yela y de San Pedro en Abánades, entre otros proyectos importantes. El historiador Francisco Layna Serrano comenta en su libro la restauración de esta última alabando la intervención de Antonio Labrada en la misma:

“Esta iglesia sufrirá daños importantes durante la guerra civil española de 1936-39, siendo muy bien restaurada por el arquitecto Don Antonio Labrada”.

Plano en el que podemos apreciar los desperfectos sufridos por la Iglesia de San Pedro de Abánades durante la guerra civil. Archivo General de la Administración

La iglesia de San Pedro de Abánades, como ya hemos comentado en otra entrada de este blog, fue devastada al encontrarse entre dos fuegos y, aunque los cultos se realizaban en la ermita de Nuestra Señora de las Mercedes y a pesar de las penurias de posguerra, el pueblo, liderado por su alcalde y el párroco, ofreció dinero y mano de obra para su restauración.

Pórtico románico de la Iglesia de San Pedro de Abánades en la actualidad

Para finalizar, y como homenaje a Antonio Labrada Chércoles, al arquitecto, al artista, al genio humilde y quizá tímido, ya que no se conserva ninguna imagen suya en los archivos estatales, y para constatar y reivindicar la categoría intelectual e histórica de su figura os mostramos un breve texto extraído de la memoria del proyecto de restauración de la iglesia de San Pedro de Abánades:

“Se orienta y sitúa en Abánades su Iglesia Parroquial, con un acento expresivo de su arquitectura y un porte definido en sus trazas que son vida de una época. Perfila en su vista frontal, un pórtico de estilo románico que se remonta al siglo XII y que forma el carácter del conjunto. Actualmente corona una pérdida notable de dominio en su valor, por haber sido objeto de devastación en la pasada guerra de liberación en ánimo de reconstruirla, formar su expresión y dar un escenario de culto continuación del primitivo”.

Vista general de la Iglesia de San Pedro y del cerro de El Castillo, declarado recientemente Bien de Interés Local

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Una muestra de la documentación consultada para la elaboración de este artículo en el Archivo General de la Administración

Descubre Sigüenza

Detalle de una de las torres de la catedral
SIGÜENZA VISITAS GUIADAS

Inauguramos el año con esta interesante entrevista a dos buenos amigos colaboradores del Hotel Rural & Spa Los Ánades con los que compartimos filosofía, objetivos y amor a nuestra tierra. Víctor y Jorge, jóvenes emprendedores, son indispensables para conocer los secretos de una de las ciudades más bellas de España en proceso de ser declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Detalle de capilla funeraria de la familia Vázquez de Arce en la catedral

¿Cómo surge la idea?

Nace del amor a Sigüenza, somos unos apasionados de la historia y el arte, lo que nos llevó a ser guías de turismo y tras finalizar nuestros estudios en Madrid y en Alcalá de Henares, regresamos a nuestra tierra para intentar forjarnos aquí un futuro, sin tener que emigrar a la gran ciudad.

Llevábamos tiempo trabajando de forma independiente en Sigüenza y en 2021 decidimos unir fuerzas para crear un proyecto común para seguir avanzando y mejorar la experiencia de nuestros visitantes.

¿Quiénes formáis el equipo?

Dos seguntinos, Victor y Jorge.

Jorge y Víctor, creadores de Sigüenza Visitas Guiadas

Decisión valiente, dada la situación de alerta sanitaria que todavía hoy padecemos. ¿Algún protocolo excepcional en vuestras actividades?

Somos optimistas. ¿Qué nos quedaría si no? Sigüenza está bien ubicada en el eje de grandes ciudades como Zaragoza y Madrid, aunque recibimos visitantes de todo el ámbito nacional. Cuando a la gente se la deja viajar, viaja y se ha demostrado sobradamente que respetando los protocolos básicos (mascarilla, distancia de seguridad, etc.), la realización de visitas guiadas es una actividad totalmente segura como otras actividades culturales y de ocio.

Vista del establecimiento desde el exterior

¿Qué aportáis a la oferta turística oficial de la ciudad?

Aportamos una visión singular que transmitimos como seguntinos, dando a conocer a nuestros visitantes de forma amena no solo la historia y el arte sino también los chascarrillos y curiosidades que han forjado la idiosincrasia de estos parajes castellanos desde hace siglos.

Además, hemos abierto una oficina y tienda física en la que tenemos un pequeño centro de interpretación de nuestro producto local y que también cuenta con una sala dedicada a exposiciones temporales (esta la hemos dedicado a fotografías inéditas del castillo de los años 60 y a las setas de la comarca de Sigüenza). En esta oficina, tienda y sala cultural, recibimos con los brazos abiertos a nuestros visitantes para que tomen contacto con la ciudad.

Interior del establecimiento de Sigüenza Visitas Guiadas

¿Os habéis lanzado solos en esta aventura o habéis recibido algún tipo de apoyo o colaboración por parte de los organismos oficiales?

Como empresa no hemos recibido ningún tipo de subvención pública, aunque sí hemos recibido el apoyo de los seguntinos que nos animan cada día.

¿Cómo dais a conocer vuestros servicios?

Llevamos tiempo trabajando y el boca a boca siempre es importante. También se nos promociona en hoteles y casas rurales de Sigüenza y su comarca. Muchas reservas las recibimos a través de la web y las redes sociales, hoy fundamentales para entender nuestro sector, ya que nuestra actividad depende en gran medida de ellas.

Detalle nocturno del castillo desde el exterior

¿Qué opinión tenéis de la promoción turística que se le hace a Sigüenza?

Vemos que en los últimos tiempos se está promocionando cada vez más y la carrera hacia la declaración de Patrimonio de la Humanidad está siendo sin duda un buen altavoz. Tenemos un evento clave como la celebración del IX centenario en el año 2024, efeméride que debería aprovecharse para promocionar los distintos tipos de patrimonio que hoy contempla la UNESCO y que en Sigüenza albergan muchas posibilidades todavía, como demuestra el proyecto de Letras Vivas, publicado el año pasado con escritos y aportaciones de diferentes personalidades de la cultura seguntina y provincial.

Vistas de la catedral de Sigüenza desde el exterior de la ciudad

¿Echáis de menos algún recurso turístico que consideréis que se debe dar a conocer?

Por el auge que está alcanzando en los últimos tiempos la arqueología militar y eventos desarrollados entorno a ella (recreaciones, jornadas de estudio, etc.) en Sigüenza de momento no se han explotado todas las posibilidades que nos ofrece la historia, ya que aquí contamos en tiempos con los Tercios, pasando por el Empecinado y varias batallas en la guerra de la Independencia. Por no hablar de otra gran desconocida, la Batalla de Sigüenza en el 36, que cuenta con un gran archivo fotográfico y que aún puede contemplarse en forma de metralla por toda la ciudad.

En lo monumental, en estos momentos, a los guías no se nos permite realizar explicaciones en el interior de la Catedral, lo que repercute en la experiencia turística de nuestros visitantes, que solo pueden conocer el templo con audioguía tradicional.

Realmente contamos en estos momentos con más patrimonio del que somos capaces de gestionar. Son varios los espacios que permanecen cerrados, como el antiguo seminario de San Bartolomé, el Obispado (antigua universidad), el Monasterio de Jerónimos (actual seminario) o la iglesia de San Vicente, que solo abre sus puertas para el culto.

Una de las obras maestras del Museo Diocesano de Arte Sacro

¿Qué posibilidades veis en la futura declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad? ¿Abriría muchas puertas de cara al turismo?

Es muy probable que los paisajes salineros de Sigüenza y Atienza y los parajes del río Dulce sean declarados Patrimonio de la Humanidad. En cuanto al turismo, quizás reforzaría las pernoctaciones de entre semana y estancias de más de 1 y 2 días, que hasta ahora es el talón de Aquiles de estas tierras, pues el fin de semana, desde hace años, funciona prácticamente a lo largo de todo el año.

La época de la Edad Media está muy bien promocionada en las visitas que se realizan en la ciudad y muy bien representada en sus recursos turísticos, sin embargo y dada la importancia que tuvo la Batalla de Sigüenza en la guerra civil, ¿ofrecéis alguna ruta turística relacionada con el conflicto?

Sigüenza tiene muchísima historia más allá de la época medieval. En época reciente la Batalla de Sigüenza es un claro ejemplo, aunque es muy desconocida a nivel nacional nosotros la incluimos en nuestros recorridos, y por sus características (incluye el asedio a la Catedral) no deja de sorprender a nuestros visitantes, siendo un punto fuerte de nuestra actividad.

Una de las visitas personalizadas ofrecida por Víctor

¿Qué os parece la labor que se está desarrollando en Abánades con su pequeño museo y la recreación histórica de su “Batalla Olvidada” que está en camino de ser declarada Fiesta de Interés Turístico Regional?

Nos parece una iniciativa fantástica que recupera una parte importante de nuestra historia reciente y coloca a Abánades como referente de toda la provincia en materia de la guerra civil, demostrando que cuando se trabaja con pasión y voluntad, los resultados al final llegan.

¿Conocéis el Hotel Rural & Spa Los Ánades que está en esa localidad? ¿Qué os parece como alojamiento?

Sí, estuvimos hace tiempo dejando en recepción la información de nuestras visitas.

Lo cierto es que el alojamiento es espectacular, un enclave creado con calidad y mimo en el que perderse del mundanal ruido de la ciudad y que, al igual que Sigüenza, a poco más de 1 hora de Madrid, se encuentra en una buena ubicación para una demanda turística que ha crecido en los últimos tiempos: la de viajar en busca de la tranquilidad.

Detalle del interior de uno de los lofts del Hotel Rural & Spa Los Ánades

Pueden contactar y reservar nuestras visitas a través de la web:

https://www.visitasguiadassiguenza.es/

¿Algo más que añadir amigos?

Un placer participar en vuestro blog y desde nuestros respectivos ámbitos, esperamos poder colaborar en el futuro, creando una bonita simbiosis entre Abánades y Sigüenza.

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Y nada mejor que una saludable comida en el Restaurante El Ánade Real de Abánades después de una entretenida excursión a Sigüenza

Sentido y sensibilidad

Detalle de una tabla de finales del siglo XV de estilo gótico, castellano-flamenco, atribuida al Maestro de Pozancos
MUSEO DIOCESANO DE ARTE SACRO DE SIGÜENZA

Cuando visitamos Sigüenza, conjunto histórico artístico desde 1964 y ciudad llamada a ser Patrimonio de la Humanidad en breve, siempre nos llama la atención su sobresaliente castillo y catedral. Sin embargo, su riqueza histórica y artística es infinita. A través de este blog daremos a conocer todos esos lugares y tesoros ocultos para que cada una de tus visitas sea diferente.

Detalle de una interesante talla gótica de madera con restos de policromía, procedente de la propia catedral.

Uno de estos tesoros de la vieja Segontia es el Museo Diocesano de Arte Sacro que, aunque se visita como complemento a la catedral, es de gran importancia, tiene identidad propia y resulta una agradable sorpresa para el visitante. Está situado frente a la catedral, en un palacete del siglo XVI, que fue propiedad de los Gamboa, como puedes apreciar en su escudo de armas.

Figura de marfil (segunda mitad del siglo XVII) procedente de Pareja (Guadalajara)

Fue habilitado como museo en 1968 y remodelado para acondicionarlo como ámbito museológico moderno en 2006. Su objetivo es conservar el rico patrimonio histórico y cultural de las despobladas parroquias que componen la diócesis y poner en valor y dar a conocer obras de arte procedentes de lugares y pueblos recónditos, garantizando así su conservación y protección.

Inmaculada Niña del maestro Zurbarán

Entre las más de doscientas obras maestras que componen la colección son de excepcional interés: la Inmaculada Niña del maestro Zurbarán, el Profeta Elías, atribuido a Francisco Salzillo; una Piedad de Luis de Morales “el divino”; un Nacimiento, atribuido a Luis Salvador Carmona, un lienzo inacabado de Francisco Madrazo, con escenas de la Guerra de Independencia y dos lienzos del taller de Tiziano.

Detalle del Profeta Elías, atribuido a Francisco Salzillo

Además de estas magníficas obras de arte, el museo cuenta con una colección arqueológica de gran relevancia y una importante serie de tablas pintadas y retablos del siglo XVI, buena parte de ellos anónimos, circunstancia esta que no merma su calidad. Reconocemos, entre otros autores, al Maestro de Pozancos, al de San Ildefonso, a Juan de Villoldo y a Pedro de Andrade.

Entierro de Cristo fechado en 1559 procedente del taller de Tiziano.

El románico y el primer gótico están exquisitamente representados con una preciosa serie de Vírgenes en Majestad y un calvario espectacular. La excepcional colección de orfebrería está compuesta por piezas datadas desde el siglo XII al XX. Podemos ver trabajos en marfil de altísima calidad como el Buen Pastor, luso-cingalés, y un crucifijo filipino. Tampoco faltan muestras textiles y documentales.

Virgen con Niño de finales del siglo XVI en marfil policromado procedente de Angón (Guadalajara)

Antonio Herrera Casado lo describe así: «Para quien viaja a Sigüenza, y admira su urbanismo, sus edificios, sus iglesias románicas y sus alamedas, este Museo Diocesano de Arte Antiguo es el obligado final en que pueden mirarse, como con una lupa, las mejores ofertas del arte de todos los tiempos».

La sempiterna lucha entre el bien y el mal protagonizada por el Arcángel San Gabriel en un fresco del siglo XVI

A modo de resumen, la visita de este museo es una aventura o viaje a las raíces de nuestros pueblos y sus moradores. Cuando concluya dicha visita habrás recorrido toda la historia de la provincia de Guadalajara a través de sus manifestaciones artísticas. Cómo se realizó la reconquista, cómo fue pionera de nuestro Renacimiento y cómo el arte refleja las vicisitudes de la población que creó y financió estas obras de arte.

Detalle de un Ecce Homo procedente del taller de Tiziano

Si precisas más información pincha aquí:

Curioso detalle de un cuadro inacabado de Francisco Madrazo

Tierra de Leyenda

La Iglesia de San Pedro de Abánades junto al cerro de El Castillo
SAN PEDRO DE ABÁNADES

Atrás quedó Covadonga y mientras el fantástico reino Nazarí permanece perdido en el cálido infinito del sur, Don Gonzalo Núñez de Lara, noble castellano y destacado miembro de la poderosa Casa de Lara, se aventura con sus épicos caballeros en las inhóspitas tierras de la Extremadura castellana rubricando una historia nueva para la cristiandad.

En las tierras altas dibujadas por el río Tajuña y a los pies de un pequeño cerro, el de Lara funda la villa de Abánades, allá por siglo XII, que pasa a formar parte del área de influencia de Medinaceli estando sujeta a su jurisdicción y normas forales. Las obras de la Iglesia de San Pedro, el edificio de mayor envergadura, concluyen a finales del siglo XII y principios del XIII.

Iglesia de San Pedro de Abánades

Se trata en origen de un románico rural muy influenciado por las villas de Sigüenza, Molina y Medinaceli que sigue las pautas de la orden del Císter. Aunque en el siglo XVI ya sufrió una profunda restauración, la nave central y la torre que contemplamos hoy en día fueron reconstruidas al finalizar la guerra civil, ya que la iglesia quedo devastada al encontrarse entre dos fuegos.

Inevitable el cambio en la fisionomía del templo, sin embargo, el arquitecto Don Antonio Labrada, -responsable de la reconstrucción y al que dedicaremos otra entrada del blog por su gran trabajo de recuperación patrimonial en la provincia de Guadalajara- priorizó en su magnífico proyecto de 1944 la recuperación del carácter románico de la iglesia sin restarle funcionalidad al espacio de culto.

Vista del pórtico románico desde el interior
JOYA DEL SIGLO XII

La galería porticada se sitúa sobre el fundamento de buenos sillares y está formada por un arco central de ingreso y tres arcos de medio punto a cada lado, apoyados estos últimos en dobles columnas. Estas galerías daban cobijo y protección a vecinos y peregrinos y, aunque su uso era religioso, en ellas se celebraban también reuniones y celebraciones tanto civiles como religiosas.

La mayoría de los capiteles de las dobles columnas están decorados con hojas y palmetas; alguno es liso, destacando por su originalidad unos curiosos entrelazados finalizados en espirales o volutas.

Detalle de dos de los capiteles más originales del conjunto

La joya de esta iglesia es el baptisterio que está situado en el extremo occidental de la galería, protegido por una verja de hierro. En el muro occidental se abre una hermosa ventana abocinada formada por cuatro arquivoltas lisas de medio punto, que apoyan alternativamente en jambas y columnas y que muestran un tímpano geminado sin parteluz.

Fotografía gentileza de Alfonso Muñoz Grande

A los pies de la ventana se halla la pila bautismal donde, en rito ancestral, los abanadienses han bendecido y acogido siempre a sus nuevos hijos e hijas. La pila está decorada con gruesos gallones bien remarcados. Debido a los fuertes contrastes existentes en este espacio es el lugar ideal para los aficionados a la fotografía ya que el conjunto que forma con la ventana es magnífico.

Detalle de una antigua lápida frente al pórtico de la iglesia

La Hoguera de Nochebuena

Detalle de la Hoguera de Nochebuena en Abánades (Guadalajara).
TRADICIÓN MILENARIA

El fuego siempre ha fascinado al ser humano por su belleza y como elemento purificador. La hoguera de Nochebuena es una tradición cuyos orígenes verdaderos se remontan al descubrimiento del fuego. Al principio de los tiempos se trataba de un fuego ritual para celebrar el solsticio de invierno.

La Hoguera de Nochebuena en Abánades (Guadalajara). Fotografía de Alicia Vicente de Mingo.

En la península ibérica, las hogueras de Nochebuena son originarias del norte de Portugal y de Castilla y León. Más tarde, en el siglo IX, fueron implantándose sucesivamente en las tierras arrebatadas a los musulmanes y ocupadas por el noble burgalés Don Gonzalo Núñez de Lara, fundador de las villas de Lara-Nueva y de Abánades.

Castillo románico de La Torresaviñan. Situado en la línea fronteriza entre los reinos cristianos y musulmanes.

Las tierras de la, por entonces, llamada Extremadura Castellana (Guadalajara), fueron ocupadas por campesinos vizcaínos y burgaleses que, procedentes de sus dominios, perpetuaron esta tradición.

Iglesia románica de San Pedro en Abánades (Guadalajara).

Al igual que ocurría en sus orígenes en las Hogueras de San Juan de Alicante o las Fallas de Valencia, los vecinos de Abánades, durante los meses previos a la mágica noche, van guardando y amontonando maderas, cepellones e incluso muebles viejos ya inservibles.

Detalle de la Hoguera de Nochebuena en Abánades (Guadalajara).

Hoy en día, vecinos y visitantes se congregan junto al fuego purificador, sin sufrir los rigores del frío serrano, para intercambiar felicitaciones y cantar villancicos, y de esta manera recibir el “nacimiento del Niño Jesús” en un rito ancestral de origen tan antiguo y desconocido como misterioso. 

Cruz medieval (posiblemente de la Orden de Calatrava) en las proximidades de la Iglesia románica de San Pedro.

Abánades natural

El Alto de la Casilla en Abánades (Guadalajara)
EL ALTO TAJUÑA

La localidad de Abánades, coronada por su bella y antigua iglesia románica, se asienta a los pies de un empinado cerro junto al valle del río Tajuña. Un pueblo auténtico, con apenas 45 habitantes, cuya principal riqueza es el agua, su aire puro y sus cielos estrellados.

Vistas de Abánades al atardecer desde el cerro de El Rondal

Un marco natural incomparable con unos montes en los que predomina el quejigar, las encinas, las sabinas y los enebros. Y en los que habitan especies cinegéticas como el gavilán, el azor, la perdiz, el corzo, el jabalí, el gato montes o el tejón.

Una de las muchas rutas senderistas de Abánades

La galería fluvial, muy bien conservada, esta formada por alamedas de álamo blanco, sauces y fresnos. La calidad del hábitat del rio es excelente y podemos avistar con facilidad truchas, nutrias y aves como el martín pescador, la garza real o el mirlo acuático.

Una Lavandera Cascadeña en el río Tajuña

Cubriendo el fértil valle del río Tajuña un paisaje dibujado con pequeñas huertas ricas en hortalizas y árboles frutales como el manzano, el membrillo o el nogal. También con armoniosas extensiones de cebada, trigo, girasol y de lavanda.

Las sonoras y cristalinas aguas del río Tajuña a su paso por Abánades