La Hoguera de Nochebuena

LA HOGUERA DE NOCHEBUENA

El fuego siempre ha fascinado al ser humano por su belleza y como elemento purificador. La hoguera de Nochebuena es una tradición cuyos orígenes verdaderos se remontan al descubrimiento del fuego. Al principio de los tiempos se trataba de un fuego ritual para celebrar el solsticio de invierno.

La Hoguera de Nochebuena en Abánades (Guadalajara). Fotografía de Alicia Vicente de Mingo.

En la península ibérica, las hogueras de Nochebuena son originarias del norte de Portugal y de Castilla y León. Más tarde, en el siglo IX, fueron implantándose sucesivamente en las tierras arrebatadas a los musulmanes y ocupadas por el noble burgalés Don Gonzalo Núñez de Lara, fundador de las villas de Lara-Nueva y de Abánades.

Castillo románico de La Torresaviñan. Situado en la línea fronteriza entre los reinos cristianos y musulmanes.

Las tierras de la, por entonces, llamada Extremadura Castellana (Guadalajara), fueron ocupadas por campesinos vizcaínos y burgaleses que, procedentes de sus dominios, perpetuaron esta tradición.

Iglesia románica de San Pedro en Abánades (Guadalajara).

Al igual que ocurría en sus orígenes en las Hogueras de San Juan de Alicante o las Fallas de Valencia, los vecinos de Abánades, durante los meses previos a la mágica noche, van guardando y amontonando maderas, cepellones e incluso muebles viejos ya inservibles.

Detalle de la Hoguera de Nochebuena en Abánades (Guadalajara).

Hoy en día, vecinos y visitantes se congregan junto al fuego purificador, sin sufrir los rigores del frío serrano, para intercambiar felicitaciones y cantar villancicos, y de esta manera recibir el “nacimiento del Niño Jesús” en un rito ancestral de origen tan antiguo y desconocido como misterioso. 

Cruz medieval (posiblemente de la Orden de Calatrava) en las proximidades de la Iglesia románica de San Pedro.

Abánades natural

ABÁNADES NATURAL

La localidad de Abánades, coronada por su bella y antigua iglesia románica, se asienta a los pies de un empinado cerro junto al valle del río Tajuña. Un pueblo auténtico, con apenas 45 habitantes, cuya principal riqueza es el agua, su aire puro y sus cielos estrellados.

Vistas de Abánades al atardecer desde el cerro de El Rondal

Un marco natural incomparable con unos montes en los que predomina el quejigar, las encinas, las sabinas y los enebros. Y en los que habitan especies cinegéticas como el gavilán, el azor, la perdiz, el corzo, el jabalí, el gato montes o el tejón.

Una de las muchas rutas senderistas de Abánades

La galería fluvial, muy bien conservada, esta formada por alamedas de álamo blanco, sauces y fresnos. La calidad del hábitat del rio es excelente y podemos avistar con facilidad truchas, nutrias y aves como el martín pescador, la garza real o el mirlo acuático.

Una Lavandera Cascadeña en el río Tajuña

Cubriendo el fértil valle del río Tajuña un paisaje dibujado con pequeñas huertas ricas en hortalizas y árboles frutales como el manzano, el membrillo o el nogal. También con armoniosas extensiones de cebada, trigo, girasol y de lavanda.

Las sonoras y cristalinas aguas del río Tajuña a su paso por Abánades