Donde el silencio habita

Vista general de Buenafuente del Sistal
BUENAFUENTE DEL SISTAL

El Monasterio de la Madre de Dios está situado en la localidad de Buenafuente del Sistal, a 42 minutos de Abánades por las carreteras GU-928, CM-2021 y CM-2113. Un bello enclave perdido en el alto Tajo, rodeado de pinares y sabinares entre altos picos de roca, que nos recuerda a la mítica Sangri-La y desde el que podremos viajar en el tiempo a la edad media, no solo por los edificios que vamos a descubrir sino por el ambiente de silencio, soledad y meditación que impregna todo el valle.

Una llamada a la meditación, a la austeridad, a la contemplación y a la soledad

Hay que tener muy en cuenta que no se trata de un enclave turístico convencional, ya que este monasterio cisterciense es el único en la provincia de Guadalajara que sigue en activo desde el año 1176, en el que servía como sostén espiritual del avance cristiano para la defensa del territorio molinés frente a los musulmanes de Cuenca. Y desde el año 1246 las monjas del Císter permanecen en él ininterrumpidamente, llevando una vida sencilla y austera en torno a la oración y el trabajo.

Monasterio Cisterciense de la Madre de Dios

Posee una historia increíble y fantástica, lo que le otorga un gran valor. Por sus puertas pasaron decenas de visitantes ilustres a lo largo de la historia, algunos de los cuales yacen entre sus muros. A punto de desaparecer con la invasión francesa y la desamortización de Mendizábal, en el año 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico. El conjunto monacal consta de una serie de edificios entre los que destaca sobre todo el monasterio con sus dependencias de clausura y su hospedería.

Una fuente de agua milagrosa junto a la entrada del monasterio

La iglesia forma parte muy especial de ese conjunto. Es de estilo románico, de una sola nave de cuatro tramos, más el presbiterio y el ábside de planta cuadrada. Se cubre con una bóveda de cañón ligeramente apuntada, propia de la arquitectura cisterciense. No posee capillas laterales, característico también de los monasterios femeninos del Císter, al existir un solo oficiante. En el interior de la iglesia, en su muro oeste, hay un manantial sobre una hornacina manando agua y que da nombre al monasterio. A él se atribuye la sanación en 1242 del infante Don Alfonso, hermano del rey Fernando III.

Interior de la iglesia del Monasterio de la Madre de Dios

A modo de curiosidad, comentaros que el célebre guitarrista Narciso Yepes pasaba largas temporadas de reposo y meditación en la hospedería del monasterio, donde llegó a ofrecer varios conciertos. Después de su fallecimiento, sus cenizas fueron esparcidas por las monjas en el huerto de clausura atendiendo sus últimas voluntades.

Detalle de la iglesia románica desde el exterior

Con esta frase, extraída de su página web https://buenafuente.org/ se define hoy en día el monasterio: “Lugar eclesial de oración, silencio, meditación de la palabra de Dios, contemplación, soledad y austeridad”

Uno de los sencillos accesos al recinto

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Detalle de la rejería de la clausura

Los chozones de La Loma

Típico chozón sabinero de La Loma
RUTA ETNOGRÁFICA

Esta curiosa ruta senderista comienza en el pequeño pueblo de La Loma, a solo 27 minutos de Abánades por las carreteras GU-928, CM-2021 y CM-2113. Allí nos recibe, en la paz y la tranquilidad más absoluta, un gran panel informativo que una vez estudiado dejaremos a nuestra derecha estacionando el vehículo en las antiguas eras.

Un bonito gráfico de la ruta

El recorrido empieza y acaba en La Loma, tiene una distancia de 9,600 km, una duración de 3 o 4 horas (sin llegar al mirador del Puntal del Galayo) y una dificultad baja-media. Aunque está bien señalizado te recomendamos que descargues el track de la ruta desde aplicaciones especializadas como Wikiloc, por poner solo un ejemplo.  

Vista de La Loma desde el primer tramo de ascenso

Utilizando como hilo conductor estas originales construcciones medievales de piedra seca descubriremos una bella ruta paisajística, con dos miradores espectaculares, muy recomendable para hacer ejercicio, respirar aire puro y abrir el apetito, sobre todo en primavera y otoño.

Chozón sabinero pendiente de ser restaurado

A partir de nuestra experiencia reciente, te aconsejamos, por una parte, no hacer la ruta con niños; y por otra, llevar siempre agua contigo ya que solo dispones de una fuente en la plaza del pueblo. Aunque algunos de los chozones están pendientes de restauración, siempre es interesante disfrutar en el arte de la piedra seca, del equilibrio perfecto entre lo natural y lo humano.

Detalle de la señalización del recorrido

La pequeña localidad de La Loma está situada en el estrecho vallezuelo del río Salado y acoge en sus montes sabineros esta interesante ruta turística de carácter etnográfico al amparo de un arruinado patrimonio arquitectónico de origen ganadero, los chozones, los covachos, las parideras y las cerradas, tan abundantes en Abánades.

La construcción con piedra seca ha sido declarada recientemente Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Un legado popular que se singularizó en las tierras del Alto Tajo desde la Edad Media hasta la segunda mitad del siglo pasado, en torno a la cultura tradicional del pastoreo y que hoy agoniza disperso por estas tierras ásperas de Guadalajara, como testigo mudo de un pasado de mayor esplendor.

Poste de señalización al llegar al primero de los miradores

A través de un viario que alterna la pista forestal con el sendero, irás recorriendo las mayores y espectaculares alturas de los cerros del Alto de la Cruz, la Medianilla o Rivagorda que rodean y separan a La Loma del valle reseco del río Ablanquejo.

El mundo a nuestros pies en el mirador del Alto de la Cruz

Durante varios kilómetros el recorrido se adentra seguro en un bosquete abierto de sabina y carrasca donde podrás conocer algunos de los chozones y covachos que conserva el territorio y prolongar la mirada en el horizonte, más allá de los confines locales, desde varios de sus miradores naturales.

Panel informativo en el mirador de la Peña del Horno

Para hacer balance de la experiencia vivida, refrescarte y relajarte te invitamos a que realices un breve alto en el camino en la fuente de dos caños de la plaza del pueblo. Instantes eternos de paz, relax y sosiego, difíciles de repetir e imposibles de encontrar en las grandes ciudades.

Dos antiguos símbolos solares o lunares nos ofrecen agua fresca a través de sus caños en forma de dragón

Para obtener una información más detallada de las rutas que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

La ruta de Los Chozones de La Loma, el alto Tajo en estado puro