Las Pozas del Vadillo

LAS POZAS DEL VADILLO

Se le llama “Pozas del Vadillo” a la piscina natural que está integrada en el Parque del Agua de Abánades (Guadalajara). Situado este junto al juego de pelota o frontón que es el centro neurálgico de este tranquilo pueblo de apenas 45 habitantes.

Las obras se iniciaron en el año 2004 y concluyeron en 2006, año en el que se inauguraron y abrieron al público. Fue una iniciativa del Ayuntamiento de Abánades que se financió con recursos propios y ayudas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Diputación de Guadalajara.

Obtuvo el premio al mejor proyecto del año otorgado por Adel Sierra Norte. Destacar también la aportación de mano de obra de los vecinos que colaboraron comunitaria y voluntariamente en labores de desbrozado, ajardinamiento, vallado perimetral e instalación del parque infantil.

Vistas de la poza grande con la cascada al fondo

La profundidad de la poza grande oscila entre los 80 cm y 180 cm y la pequeña entre los 35 cm y los 50 cm. Construidas con hormigón impreso, se diseñaron con el objetivo de integrar el conjunto en la estética de valle del Tajuña y no mostrar la apariencia de una piscina convencional.

Aguas nítidas y frías, que invitan a una agradable jornada de paz, relax y bienestar. El Parque del Agua dispone de espacios con sombra, un amplio merendero y un pequeño parque de juegos infantiles. La piscina natural permanece abierta del 1 de julio al 1 de septiembre.

Las sonoras y cristalinas aguas procedentes de un manantial, filtradas y sin ningún tipo de tratamiento, caen por una cascada a esta relajante piscina natural. Un complemento ideal al spa y los masajes que ofrecemos en el Hotel Rural Los Ánades.

Detalle de la cascada

Por su condición de piscina natural no cuenta con ningún tipo de servicio especial. La responsabilidad del “acto del baño” y el correcto uso de las instalaciones es exclusiva de los propios bañistas. A continuación te adjuntamos las normas de seguridad que debes cumplir para que el momento de ocio y disfrute no se convierta en un riesgo para tu salud y la de los demás.

NORMAS “POZAS DEL VADILLO”

  • Aviso: no hay socorrista.
  • Queda terminantemente prohibido fumar.
  • No introducir ningún tipo de bebida ni comida en la zona de baño.
  • Está prohibida la entrada de animales al recinto de la piscina y en todo el Parque del Agua.
  • Es obligatorio ducharse antes de introducirse en la piscina.
  • Prohibido subirse a las cascadas y utilizarlas como trampolines.
  • Los menores de 12 años deben estar, en todo momento, acompañados de un adulto.
  • Prohibido el uso de las instalaciones de la piscina a personas con enfermedades transmisibles.
  • No correr cerca de los bordillos y escaleras de la piscina.
  • No tirarse de cabeza a la piscina.
  • Prohibido bañarse con calzado y prendas no adecuadas.
  • Queda terminantemente prohibida la entrada de patines, patinetes, bicicletas, skateboards, cars, triciclos, drones, segway, etc. en todo el recinto del Parque del Agua.

AVISO IMPORTANTE

Ante la imposibilidad de cumplir la nueva normativa sanitaria y para garantizar la salud de los usuarios e impedir posibles contagios, el Excelentísimo Ayuntamiento de Abánades ha decidido no abrir las Pozas del Vadillo este año 2020.

El Ayuntamiento agradece la comprensión y el sacrificio de tod@s y espera y desea de corazón que el próximo año podamos disfrutar de las Pozas del Vadillo con salud y alegría renovadas.

Reportaje de Castilla-La Mancha Media

Abánades natural

ABÁNADES NATURAL

La localidad de Abánades, coronada por su bella y antigua iglesia románica, se asienta a los pies de un empinado cerro junto al valle del río Tajuña. Un pueblo auténtico, con apenas 45 habitantes, cuya principal riqueza es el agua, su aire puro y sus cielos estrellados.

Vistas de Abánades al atardecer desde el cerro de El Rondal

Un marco natural incomparable con unos montes en los que predomina el quejigar, las encinas, las sabinas y los enebros. Y en los que habitan especies cinegéticas como el gavilán, el azor, la perdiz, el corzo, el jabalí, el gato montes o el tejón.

Una de las muchas rutas senderistas de Abánades

La galería fluvial, muy bien conservada, esta formada por alamedas de álamo blanco, sauces y fresnos. La calidad del hábitat del rio es excelente y podemos avistar con facilidad truchas, nutrias y aves como el martín pescador, la garza real o el mirlo acuático.

Una Lavandera Cascadeña en el río Tajuña

Cubriendo el fértil valle del río Tajuña un paisaje dibujado con pequeñas huertas ricas en hortalizas y árboles frutales como el manzano, el membrillo o el nogal. También con armoniosas extensiones de cebada, trigo, girasol y de lavanda.

Las sonoras y cristalinas aguas del río Tajuña a su paso por Abánades

Admitimos Mascotas

ADMITIMOS MASCOTAS

En el Hotel Rural Los Ánades puedes disfrutar de la naturaleza en compañía de ese miembro de la familia tan especial sin pago adicional. Avísanos a la hora de formalizar la reserva para tenerlo todo dispuesto.

Para poder disfrutar plenamente y hacerlo sin interferir en el disfrute de otros huéspedes debes observar las recomendaciones y respetar las normas que te enumeramos a continuación.

A Rex le cambio la cara cuando se sintió libre por primera vez para corretear por el campo 

NORMAS PARA PODER ALOJARTE CON TU PERRO EN NUESTRO HOTEL

– El hotel tiene reservado un loft exclusivo para huéspedes que viajen con perro.

– Se permite un único perro con un peso máximo de 25 kilos, a excepción de los perros lazarillos.

– Tu perro debe tener microchip, seguro (según legislación vigente) y la cartilla de vacunaciones al día.

– Para salir o entrar en las instalaciones del hotel debes llevar a tu mascota siempre atada en corto.

– Dentro del recinto del hotel no hay lugar que permita a tu mascota solucionar sus pequeñas y grandes necesidades, por lo que unos paseos por los alrededores del hotel le solucionarán este problema, siempre y cuando recojas sus deyecciones.

– El propietario del perro tendrá la obligación de mantenerlo en las debidas condiciones higiénico sanitarias. Será a su vez responsable de los daños causados por su perro a terceras personas y/o al mobiliario del hotel.

– Recuerda que no se limpiará el loft mientras permanezca tu mascota en el interior. Cuando el animal no se encuentre en el loft, te rogamos avises al personal del hotel para que puedan proceder a su limpieza.

– El animal está permitido exclusivamente en el loft, quedando prohibido el acceso al edificio principal del hotel donde se encuentra la recepción, el restaurante y el resto de los salones.

– Te rogamos no permitas al perro subirse a los sillones ni a la cama.

– Utiliza los boles que te facilitaremos para dar de comer a tu mascota. Te rogamos evites el uso de platos, vasos y otros utensilios del hotel.

– No puedes bañar a tu mascota en las duchas del loft, ni utilizar las toallas de nuestro establecimiento para secarla.

– Todo propietario de un perro debe dejar un número de teléfono móvil para poder localizarlo en su ausencia, si el animal está solo en el loft y causa molestias a los demás clientes del hotel.

– A la realización de la reserva te rogamos preavises que viajas con un animal de compañía.

– El importe de los desperfectos ocasionados por tu mascota durante la estancia en el hotel serán cargados en tu factura.

Te agradecemos el cumplimiento de estas normas y esperamos que tengas una agradable estancia en nuestro hotel.

En las instalaciones del hotel debes llevar siempre a tu mascota atada en corto. Fotografía de Susana Gómez

Ruta del río abajo hasta el Antiguo Truchero

RUTA DEL RÍO ABAJO HASTA EL ANTIGUO TRUCHERO O HASTA EL MOLINO DE LA JULIA

Distancia: entre 8,6 km y 15,5 km (ida y vuelta)

Duración: entre 2 h. y 3:45 h. (andando)

Dificultad: media

Mapa de la ruta

Se sale del hotel por la calle principal, la Calle Real, hacia la carretera por la que hemos llegado a Abánades. Cuando llegamos a La Picota, plaza donde está el bar y que está atravesada por la carretera, tomamos esta última en dirección a la A2. Bajamos hacia el Puente Grande y, nada más cruzar el mismo, cogemos el camino que sale a nuestra izquierda y baja hacia el río.

Este camino nos lleva en paralelo al Río Tajuña, pasando bajo un arco sobre el que discurre un canal de riego hasta un lugar en el que el camino gira 90º a la derecha hacia arriba y luego vuelve a hacerlo otros 90º hacia la izquierda para continuar la dirección del río. Un poco más adelante, veremos que salimos a otro camino que también lleva el sentido del río y que nos va a acercar a una finca grande, que en un futuro será un establo de caballos y alojamiento rural tipo Casas de Labranza. El camino bordea la finca por la parte de arriba de su valla de piedra y, llegando al final de la misma, donde hay un “fondo de saco” del camino, tras subir un pequeño escalón, pasa a ser una senda.

El río Tajuña

A unos 200 m se acaba la valla. Enseguida veremos el cauce de un barranco, El Sargal, que en algunas épocas del año, normalmente a finales de invierno o comienzos de primavera, nos puede impedir continuar porque baja con abundante caudal de agua. Lo atravesamos por un par de bajadas que hay, y más bien hacia la izquierda, hacia el río, comienza una senda que se adentra en el monte (pero sin dejar de ver el río). Estamos en la zona más bonita del recorrido. Aquí será fácil encontrar en temporada, diversas clases de setas y hongos (la mayoría no comestibles). Igualmente podremos ver algún animal que baja al río a beber. Estamos en terreno de corzos, venados y jabalíes.

Serpenteando por la senda, dejaremos a nuestra derecha unas ruinas de construcciones de pastores situadas justo debajo de una gran roca manchada de negro por las fogatas, que en tiempos se hicieron debajo. Pronto empezaremos a oír el relajante murmullo del agua que salta la presa y que, mediante un canal que también veremos, suministraba agua a las piletas donde se criaban las truchas. Lo dejamos atrás y llegaremos a una bajada en zigzag entre unas rocas que nos adentra en un pequeño “túnel vegetal”. Al salir, pasamos justo al lado del antiguo canal y empezamos a ver las piletas abandonadas: ya estamos en el Antiguo Truchero.

El río Tajuña

Al pasar entre dos rocas, tomamos la senda de la derecha que pasa por debajo de unas colmenas abandonadas y nos lleva a la entrada de la casa de los guardeses, también abandonada. Podemos avanzar por el camino que allí comienza, ahora ya más ancho, que nos lleva a una arboleda de chopos y un puente que representa el final de esta ruta y el punto de referencia de otras. Una de ellas es la que lleva al Molino de la Julia, al que llegaremos continuando el camino ancho, sin cruzar el puente, y desviándonos del mismo a unos 600 m cogiendo el camino de la izquierda que sigue el curso del río.

El molino de la Julia

Poco a poco vamos descendiendo hasta situarnos casi al nivel del río. La zona es de gran belleza y en ella podemos ver nutrias, garzas o patos con cierta facilidad. Pasada la zona más angosta, el valle se abre un poco y veremos un camino que baja por nuestra derecha, que nos llevará, pasando al lado de unas grandes rocas al citado molino, en cuya huerta, situada frente al mismo, deben observar una impresionante noguera seca que, por sus formas, seguro refiere alguna leyenda de la zona (prometemos investigarla).

La vieja noguera seca

El camino de regreso se hace exactamente por el mismo recorrido que el de ida.