El arte de la piedra seca

Casillo en Los Majanares de Abánades
PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

La técnica de la piedra seca, pared seca, piedra en seco o albarrada es un proceso de construcción caracterizado por la ausencia de mortero o argamasa. Con un origen ancestral que se remonta al neolítico, esta técnica es una de las primeras aproximaciones del hombre a la construcción a través de la piedra.

Rincón de Abánades en el que el tiempo se ha detenido

En el año 2018 la Unesco eligió los muros de piedra seca en España y otros siete países como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Lo que quiere decir que debemos preservar por ley estas milenarias manifestaciones constructivas del ámbito rural así como el, prácticamente extinguido, oficio de paredador.

Chozo de pastor en Luzaga

Los muros de piedra seca desempeñan un papel esencial en la prevención de corrimientos de tierras, inundaciones y avalanchas, en la lucha contra la erosión y desertificación de terrenos, en la mejora de la biodiversidad y en la creación de condiciones microclimáticas propicias para la agricultura.

Detalle de una cerrada

Estas construcciones populares han modelado el paisaje de la comarca del alto Tajuña a lo largo de los siglos y las podemos apreciar y valorar tanto por su cantidad como por su calidad: chozones, parideras, cerradas, casillos, pozos, hornos e incluso fortificaciones, refugios y trincheras de la guerra civil española.

Muro de piedra seca en una típica casa de Abánades

Precisamente este es un rasgo diferencial de Abánades, ya que sus campos fueron escenarios de cruentos combates durante la contienda. En los Espacios Históricos de Los Castillejos y de El Alto del Molino, ambos en territorio republicano, podemos apreciar espectaculares construcciones en piedra seca.

Posición de artillería en el Alto del Molino de Abánades

En la comarca dispones de dos rutas muy recomendables para disfrutar de este arte en contacto con la naturaleza: la ruta de los chozones de Ablanque y la ruta de los chozones sabineros de La Loma, de la que ya hemos hablado en este mismo blog: https://blog.losanades.com/los-chozones-de-la-loma/

Chozón sabinero en La Loma

Para obtener una información más detallada de las rutas que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Camino del pozo redondo junto al Hotel Rural & Spa Los Ánades

Donde el silencio habita

Vista general de Buenafuente del Sistal
BUENAFUENTE DEL SISTAL

El Monasterio de la Madre de Dios está situado en la localidad de Buenafuente del Sistal, a 42 minutos de Abánades por las carreteras GU-928, CM-2021 y CM-2113. Un bello enclave perdido en el alto Tajo, rodeado de pinares y sabinares entre altos picos de roca, que nos recuerda a la mítica Sangri-La y desde el que podremos viajar en el tiempo a la edad media, no solo por los edificios que vamos a descubrir sino por el ambiente de silencio, soledad y meditación que impregna todo el valle.

Una llamada a la meditación, a la austeridad, a la contemplación y a la soledad

Hay que tener muy en cuenta que no se trata de un enclave turístico convencional, ya que este monasterio cisterciense es el único en la provincia de Guadalajara que sigue en activo desde el año 1176, en el que servía como sostén espiritual del avance cristiano para la defensa del territorio molinés frente a los musulmanes de Cuenca. Y desde el año 1246 las monjas del Císter permanecen en él ininterrumpidamente, llevando una vida sencilla y austera en torno a la oración y el trabajo.

Monasterio Cisterciense de la Madre de Dios

Posee una historia increíble y fantástica, lo que le otorga un gran valor. Por sus puertas pasaron decenas de visitantes ilustres a lo largo de la historia, algunos de los cuales yacen entre sus muros. A punto de desaparecer con la invasión francesa y la desamortización de Mendizábal, en el año 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico. El conjunto monacal consta de una serie de edificios entre los que destaca sobre todo el monasterio con sus dependencias de clausura y su hospedería.

Una fuente de agua milagrosa junto a la entrada del monasterio

La iglesia forma parte muy especial de ese conjunto. Es de estilo románico, de una sola nave de cuatro tramos, más el presbiterio y el ábside de planta cuadrada. Se cubre con una bóveda de cañón ligeramente apuntada, propia de la arquitectura cisterciense. No posee capillas laterales, característico también de los monasterios femeninos del Císter, al existir un solo oficiante. En el interior de la iglesia, en su muro oeste, hay un manantial sobre una hornacina manando agua y que da nombre al monasterio. A él se atribuye la sanación en 1242 del infante Don Alfonso, hermano del rey Fernando III.

Interior de la iglesia del Monasterio de la Madre de Dios

A modo de curiosidad, comentaros que el célebre guitarrista Narciso Yepes pasaba largas temporadas de reposo y meditación en la hospedería del monasterio, donde llegó a ofrecer varios conciertos. Después de su fallecimiento, sus cenizas fueron esparcidas por las monjas en el huerto de clausura atendiendo sus últimas voluntades.

Detalle de la iglesia románica desde el exterior

Con esta frase, extraída de su página web https://buenafuente.org/ se define hoy en día el monasterio: “Lugar eclesial de oración, silencio, meditación de la palabra de Dios, contemplación, soledad y austeridad”

Uno de los sencillos accesos al recinto

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Detalle de la rejería de la clausura

Atempora Sigüenza

Catedral de Santa María de Sigüenza
SEGONTIA ENTRE EL PODER Y LA GLORIA

Los amantes de la Historia y del Arte estamos de enhorabuena, ya que el pasado 22 de julio se inauguró la exposición Atempora en la Catedral de Sigüenza. Una imponente muestra de tesoros artísticos sin parangón inspirada en las legendarias “Edades del hombre” que tanta promoción turística le dieron a las catedrales de Castilla y León. Un espectacular viaje en el tiempo con una narrativa accesible a todo tipo de públicos y que se podrá visitar hasta el 22 de diciembre del presente año.

La muestra recorre 2.300 años de la historia de la ciudad

La exposición está dividida en seis grandes bloques temáticos, ordenados cronológicamente, que dan comienzo en el claustro con el Bloque A dedicado a los orígenes más remotos y desconocidos de la ciudad, para volver a entrar en el templo por la puerta del Jaspe según avanzamos en el Bloque B. Ya en la cabecera de la catedral el Bloque C nos recuerda el pasado universitario de la ciudad, sin olvidar el peso de la religión durante la Edad Media y Moderna en los Bloques D y E. Finaliza el recorrido una visión integrada de la economía, historia, arte y religión en los siglos XVII y XVIII, que culmina recordando el preciado tesoro que custodia esta comarca: la sal.

Una parte de la exposición ubicada en la sacristía de la catedral

Segontia entre el poder y la gloria es el nombre elegido para esta nueva edición de la exposición, qué con motivo de la conmemoración de los 900 años de la reconquista y repoblación de Sigüenza, recorre 2.300 años de historia de la ciudad seguntina y su comarca, desde sus remotos orígenes en la Edad de Hierro bajo el nombre de Segontia hasta finales del siglo XVIII, fecha en la que se puso fin a su señorío. La muestra presenta vestigios celtibéricos, romanos, visigodos, andalusíes y cristianos, estos últimos abarcan desde el siglo XII al XVIII momento de mayor esplendor de la urbe, en una propuesta museográfica en la que contenido y continente se funden para contar una historia tan sorprendente como desconocida.

Uno de los Cristos medievales expuestos

La exposición está dividida en seis grandes bloques temáticos:

  • A. Segontia, entre las tinieblas de la historia
  • B. La restauración de la sede episcopal de Segontia
  • C. La universidad de Sigüenza
  • D. Arte medieval cristiano en la diócesis de Sigüenza
  • E. Tiempos de cambio. La edad de oro seguntina
  • F. El legado del señorío episcopal de Sigüenza
Impresionante cráneo humano grabado

La práctica totalidad de piezas mostradas en la exposición proceden de Sigüenza y su comarca, siendo muchas de ellas prácticamente inéditas, en el mayor intento realizado hasta la fecha por reunir, en el espacio más emblemático de la ciudad seguntina, una colección de objetos elaborados sobre todo tipo de materiales y soportes, representativos de la milenaria historia de la comarca.

Catafalco de 1645-1700 procedente de la Iglesia Museo de la Santísima Trinidad de Atienza

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Busto del omnipresente Cardenal Cisneros
Cartel oficial de la exposición

El héroe olvidado

Un ejemplo de la brutal devastación sufrida por la Catedral de Sigüenza durante la guerra civil. Biblioteca Nacional de España
ANTONIO LABRADA, EL GRAN RECONSTRUCTOR

Desde el Hotel Rural & Spa Los Ánades hemos adquirido el compromiso de dar a conocer, a través de este blog, a las personas y los lugares de nuestra área de influencia de los que nadie habla o poco se sabe. Es de justicia, pues, que a una de estas figuras olvidadas, que tanto hizo por el patrimonio arquitectónico y artístico de Guadalajara le dediquemos un breve recuerdo y toda nuestra admiración.

Estamos pensando en el arquitecto seguntino Antonio Labrada Chércoles.

Título de Arquitecto de Antonio Labrada Chércoles. Archivo General de la Administración

Tal y como hemos podido comprobar en el registro civil, Antonio Claudio Narciso Labrada Chércoles nace en Sigüenza el 30 de octubre de 1914. Obtiene el título de arquitecto el 24 de agosto de 1940 e inmediatamente, con poca experiencia pero con nuevas ideas, se hace cargo de la reconstrucción de la devastada catedral de Sigüenza iniciada en 1937 por su maestro y mentor Leopoldo Torres Balbás.

Croquis de los ventanales destruidos en el muro este. Archivo General de la Administración

Esta responsabilidad descomunal, con mínimos recursos, se convierte en toda una odisea para un joven arquitecto que afrontará los problemas estructurales y constructivos de las bóvedas de la “Notre Dame” española en solitario. El templo, protagonista en la Batalla de Sigüenza de 1936, fue devastado por el bando rebelde y bombardeado por la aviación gubernamental, mientras se restauraba, en enero de 1938.

Destrucción de uno de los campanarios de la Catedral de Sigüenza. Biblioteca Nacional de España

Con ideas diferentes a las de su predecesor, restaura e integra a la vez con un gusto exquisito. Propone a la Dirección General de Regiones Devastadas la creación de un taller de artes y oficios a pie de obra con maestros y aprendices. Se rodea de un gran equipo de artistas restauradores como los tallistas, escultores e imagineros Florentino Trapero y Tomás Díez, el escultor Ángel Bayod y el pintor Constantino Casado.

La imponente Catedral de Sigüenza tal y como la conocemos hoy en día

Antes de finalizar la restauración de la catedral se le asigna el proyecto de derribo y desescombro la ciudad de Sigüenza, la reconstrucción de las iglesias románicas de Ntra. Señora de los Llanos en Yela y de San Pedro en Abánades, entre otros proyectos importantes. El historiador Francisco Layna Serrano comenta en su libro la restauración de esta última alabando la intervención de Antonio Labrada en la misma:

“Esta iglesia sufrirá daños importantes durante la guerra civil española de 1936-39, siendo muy bien restaurada por el arquitecto Don Antonio Labrada”.

Plano en el que podemos apreciar los desperfectos sufridos por la Iglesia de San Pedro de Abánades durante la guerra civil. Archivo General de la Administración

La iglesia de San Pedro de Abánades, como ya hemos comentado en otra entrada de este blog, fue devastada al encontrarse entre dos fuegos y, aunque los cultos se realizaban en la ermita de Nuestra Señora de las Mercedes y a pesar de las penurias de posguerra, el pueblo, liderado por su alcalde y el párroco, ofreció dinero y mano de obra para su restauración.

Pórtico románico de la Iglesia de San Pedro de Abánades en la actualidad

Para finalizar, y como homenaje a Antonio Labrada Chércoles, al arquitecto, al artista, al genio humilde y quizá tímido, ya que no se conserva ninguna imagen suya en los archivos estatales, y para constatar y reivindicar la categoría intelectual e histórica de su figura os mostramos un breve texto extraído de la memoria del proyecto de restauración de la iglesia de San Pedro de Abánades:

“Se orienta y sitúa en Abánades su Iglesia Parroquial, con un acento expresivo de su arquitectura y un porte definido en sus trazas que son vida de una época. Perfila en su vista frontal, un pórtico de estilo románico que se remonta al siglo XII y que forma el carácter del conjunto. Actualmente corona una pérdida notable de dominio en su valor, por haber sido objeto de devastación en la pasada guerra de liberación en ánimo de reconstruirla, formar su expresión y dar un escenario de culto continuación del primitivo”.

Vista general de la Iglesia de San Pedro y del cerro de El Castillo, declarado recientemente Bien de Interés Local

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Una muestra de la documentación consultada para la elaboración de este artículo en el Archivo General de la Administración

Descubre Sigüenza

Detalle de una de las torres de la catedral
SIGÜENZA VISITAS GUIADAS

Inauguramos el año con esta interesante entrevista a dos buenos amigos colaboradores del Hotel Rural & Spa Los Ánades con los que compartimos filosofía, objetivos y amor a nuestra tierra. Víctor y Jorge, jóvenes emprendedores, son indispensables para conocer los secretos de una de las ciudades más bellas de España en proceso de ser declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Detalle de capilla funeraria de la familia Vázquez de Arce en la catedral

¿Cómo surge la idea?

Nace del amor a Sigüenza, somos unos apasionados de la historia y el arte, lo que nos llevó a ser guías de turismo y tras finalizar nuestros estudios en Madrid y en Alcalá de Henares, regresamos a nuestra tierra para intentar forjarnos aquí un futuro, sin tener que emigrar a la gran ciudad.

Llevábamos tiempo trabajando de forma independiente en Sigüenza y en 2021 decidimos unir fuerzas para crear un proyecto común para seguir avanzando y mejorar la experiencia de nuestros visitantes.

¿Quiénes formáis el equipo?

Dos seguntinos, Victor y Jorge.

Jorge y Víctor, creadores de Sigüenza Visitas Guiadas

Decisión valiente, dada la situación de alerta sanitaria que todavía hoy padecemos. ¿Algún protocolo excepcional en vuestras actividades?

Somos optimistas. ¿Qué nos quedaría si no? Sigüenza está bien ubicada en el eje de grandes ciudades como Zaragoza y Madrid, aunque recibimos visitantes de todo el ámbito nacional. Cuando a la gente se la deja viajar, viaja y se ha demostrado sobradamente que respetando los protocolos básicos (mascarilla, distancia de seguridad, etc.), la realización de visitas guiadas es una actividad totalmente segura como otras actividades culturales y de ocio.

Vista del establecimiento desde el exterior

¿Qué aportáis a la oferta turística oficial de la ciudad?

Aportamos una visión singular que transmitimos como seguntinos, dando a conocer a nuestros visitantes de forma amena no solo la historia y el arte sino también los chascarrillos y curiosidades que han forjado la idiosincrasia de estos parajes castellanos desde hace siglos.

Además, hemos abierto una oficina y tienda física en la que tenemos un pequeño centro de interpretación de nuestro producto local y que también cuenta con una sala dedicada a exposiciones temporales (esta la hemos dedicado a fotografías inéditas del castillo de los años 60 y a las setas de la comarca de Sigüenza). En esta oficina, tienda y sala cultural, recibimos con los brazos abiertos a nuestros visitantes para que tomen contacto con la ciudad.

Interior del establecimiento de Sigüenza Visitas Guiadas

¿Os habéis lanzado solos en esta aventura o habéis recibido algún tipo de apoyo o colaboración por parte de los organismos oficiales?

Como empresa no hemos recibido ningún tipo de subvención pública, aunque sí hemos recibido el apoyo de los seguntinos que nos animan cada día.

¿Cómo dais a conocer vuestros servicios?

Llevamos tiempo trabajando y el boca a boca siempre es importante. También se nos promociona en hoteles y casas rurales de Sigüenza y su comarca. Muchas reservas las recibimos a través de la web y las redes sociales, hoy fundamentales para entender nuestro sector, ya que nuestra actividad depende en gran medida de ellas.

Detalle nocturno del castillo desde el exterior

¿Qué opinión tenéis de la promoción turística que se le hace a Sigüenza?

Vemos que en los últimos tiempos se está promocionando cada vez más y la carrera hacia la declaración de Patrimonio de la Humanidad está siendo sin duda un buen altavoz. Tenemos un evento clave como la celebración del IX centenario en el año 2024, efeméride que debería aprovecharse para promocionar los distintos tipos de patrimonio que hoy contempla la UNESCO y que en Sigüenza albergan muchas posibilidades todavía, como demuestra el proyecto de Letras Vivas, publicado el año pasado con escritos y aportaciones de diferentes personalidades de la cultura seguntina y provincial.

Vistas de la catedral de Sigüenza desde el exterior de la ciudad

¿Echáis de menos algún recurso turístico que consideréis que se debe dar a conocer?

Por el auge que está alcanzando en los últimos tiempos la arqueología militar y eventos desarrollados entorno a ella (recreaciones, jornadas de estudio, etc.) en Sigüenza de momento no se han explotado todas las posibilidades que nos ofrece la historia, ya que aquí contamos en tiempos con los Tercios, pasando por el Empecinado y varias batallas en la guerra de la Independencia. Por no hablar de otra gran desconocida, la Batalla de Sigüenza en el 36, que cuenta con un gran archivo fotográfico y que aún puede contemplarse en forma de metralla por toda la ciudad.

En lo monumental, en estos momentos, a los guías no se nos permite realizar explicaciones en el interior de la Catedral, lo que repercute en la experiencia turística de nuestros visitantes, que solo pueden conocer el templo con audioguía tradicional.

Realmente contamos en estos momentos con más patrimonio del que somos capaces de gestionar. Son varios los espacios que permanecen cerrados, como el antiguo seminario de San Bartolomé, el Obispado (antigua universidad), el Monasterio de Jerónimos (actual seminario) o la iglesia de San Vicente, que solo abre sus puertas para el culto.

Una de las obras maestras del Museo Diocesano de Arte Sacro

¿Qué posibilidades veis en la futura declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad? ¿Abriría muchas puertas de cara al turismo?

Es muy probable que los paisajes salineros de Sigüenza y Atienza y los parajes del río Dulce sean declarados Patrimonio de la Humanidad. En cuanto al turismo, quizás reforzaría las pernoctaciones de entre semana y estancias de más de 1 y 2 días, que hasta ahora es el talón de Aquiles de estas tierras, pues el fin de semana, desde hace años, funciona prácticamente a lo largo de todo el año.

La época de la Edad Media está muy bien promocionada en las visitas que se realizan en la ciudad y muy bien representada en sus recursos turísticos, sin embargo y dada la importancia que tuvo la Batalla de Sigüenza en la guerra civil, ¿ofrecéis alguna ruta turística relacionada con el conflicto?

Sigüenza tiene muchísima historia más allá de la época medieval. En época reciente la Batalla de Sigüenza es un claro ejemplo, aunque es muy desconocida a nivel nacional nosotros la incluimos en nuestros recorridos, y por sus características (incluye el asedio a la Catedral) no deja de sorprender a nuestros visitantes, siendo un punto fuerte de nuestra actividad.

Una de las visitas personalizadas ofrecida por Víctor

¿Qué os parece la labor que se está desarrollando en Abánades con su pequeño museo y la recreación histórica de su “Batalla Olvidada” que está en camino de ser declarada Fiesta de Interés Turístico Regional?

Nos parece una iniciativa fantástica que recupera una parte importante de nuestra historia reciente y coloca a Abánades como referente de toda la provincia en materia de la guerra civil, demostrando que cuando se trabaja con pasión y voluntad, los resultados al final llegan.

¿Conocéis el Hotel Rural & Spa Los Ánades que está en esa localidad? ¿Qué os parece como alojamiento?

Sí, estuvimos hace tiempo dejando en recepción la información de nuestras visitas.

Lo cierto es que el alojamiento es espectacular, un enclave creado con calidad y mimo en el que perderse del mundanal ruido de la ciudad y que, al igual que Sigüenza, a poco más de 1 hora de Madrid, se encuentra en una buena ubicación para una demanda turística que ha crecido en los últimos tiempos: la de viajar en busca de la tranquilidad.

Detalle del interior de uno de los lofts del Hotel Rural & Spa Los Ánades

Pueden contactar y reservar nuestras visitas a través de la web:

https://www.visitasguiadassiguenza.es/

¿Algo más que añadir amigos?

Un placer participar en vuestro blog y desde nuestros respectivos ámbitos, esperamos poder colaborar en el futuro, creando una bonita simbiosis entre Abánades y Sigüenza.

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Y nada mejor que una saludable comida en el Restaurante El Ánade Real de Abánades después de una entretenida excursión a Sigüenza

Viaje al centro de la tierra

El Valle de los Milagros
LA CUEVA DE LOS CASARES

Situada en la localidad de Riba de Saelices, a solo 28 minutos de Abánades por las carreteras GU-928 y CM-2021. Concretamente en una ladera del pico Pedriza del Mirón, junto al Valle de los Milagros por el que transcurre el río Linares, dentro del Parque Natural del Alto Tajo.

Declarada Monumento Nacional en 1935, la cueva de los Casares contiene sobre sus paredes una serie de grabados del paleolítico superior, con una antigüedad de entre 14.000 y 10.000 años, que la convierten en el yacimiento de arte rupestre más importante del interior de la Península Ibérica.

Detalle de uno de los caballos grabados en las paredes. Fotografía: Ayuntamiento de Riba de Saelices

Los grabados fueron descubiertos en 1933 por el maestro del pueblo Rufo Ramírez y el arqueólogo Juan Cabré Aguiló publicó los primeros estudios sobre la cueva en 1935 y 1940. Expertos internacionales como el abate Henry Breuil, y el arqueólogo Hugo Obermaier avalaron la importancia del hallazgo.

Nos acercamos hacia la boca de la cueva y, a nuestra derecha, apreciamos las trazas de un poblado musulmán. Ya en la cueva, frente a los paneles explicativos, y gracias a la magistral presentación de Carlos Loscos, percibimos que nos encontramos en un lugar trascendental para la historia de la humanidad.

Vistas del valle del río Linares desde la entrada a la cueva de Los Casares

Y es cuando protegemos nuestras cabezas con los cascos reglamentarios cuando comienza verdaderamente la aventura. Entramos en grupos de seis personas para no alterar con el calor y la humedad que desprenden nuestros cuerpos el ambiente de una cueva antigua que no tiene ningún tipo de ventilación.

Cuando entramos en la primera y gran sala visitable del complejo, nuestro guía, que nos recuerda a Alejandro Vergara por su derroche de conocimientos y dotes comunicativas, juega con la luz y nos muestra los grabados más importantes, aquellos que se intuyen y los que no, en un ejercicio didáctico y visual sin precedentes.

Galería de acceso a la primera de las tres grandes salas

La mayor parte de los motivos artísticos han sido realizados mediante la técnica del grabado con instrumentos de sílex, aunque también existen algunas representaciones pintadas en colores rojo y negro.

Los motivos representados pueden ser figurativos y abstractos. Los primeros se refieren a imágenes que con pocos trazos reproducen siluetas humanas o de animales; mientras que los segundos, más escasos, configuran formas triangulares, cuadrangulares y líneas de difícil interpretación.

Dibujo extraído de los grabados de una de las paredes en el que podemos ver un gran bisonte superpuesto a caballos, ciervos, toros y cabras de diferentes tamaños.

Predominan los caballos (hasta 80), bóvidos, ciervos y, en menor medida, cabras, rinocerontes, felinos, peces y mamuts. Los antropomorfos o figuras humanas son excepcionalmente abundantes para lo usual en las cuevas paleolíticas, encontrándose la mayor parte de perfil, con el rostro muy alargado, conformando incluso escenas.

Por lo que respecta al significado del arte paleolítico, son dos las teorías interpretativas fundamentales: por un lado, la que defiende que tiene un significado mágico, de modo que la representación de un animal determinado propiciaría su abundancia y su caza posterior; y por otro lado, la que considera estos lugares como santuarios en los que la distribución de las figuras tienen un carácter simbólico.

Inquietante y extraordinaria figura humana. Fotografía: Ayuntamiento de Riba de Saelices

Sin embargo, el que escribe estas líneas se fue con la sensación de que la gruta era una enorme aula de vida donde las paredes cumplían como soporte con la misma función que las pizarras, tabletas u ordenadores actuales. No es muy complicado imaginar a los más mayores y experimentados del clan instruir con estos grabados de caza y reproducción a los más jóvenes en la complicada supervivencia de la especie.

Si te ha parecido interesante el artículo y quieres viajar miles de años y disfrutar de las primeras manifestaciones artísticas de la humanidad infórmate y reserva aquí mismo:

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/yacimientos-visitables/conjunto-de-los-casares

Señalética de acceso al poblado Hispano-Musulmán

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

El tiempo dormido

Primer plano del reloj de la estación de ferrocarril de Sigüenza
SIGÜENZA, ÚLTIMA PARADA

La estación de ferrocarril de Sigüenza es un espacio único, mágico e inspirador, impregnado del romanticismo de la literatura de viajes y aventuras de nuestra niñez, en el que el tiempo parece haberse detenido. Sin forzar en exceso nuestra imaginación podemos viajar fácilmente a otra época y compartir en su cantina un café o una infusión con Federico García Lorca, Emilia Pardo Bazán, Benito Pérez Galdós o Miguel de Unamuno, entre otros muchísimos ilustres visitantes de la ciudad.

Fachada principal y puertas de acceso
Poema de Rafael Alberti dedicado al Doncel

Ubicada al noroeste de la ciudad, junto al río Henares y la carretera de Atienza, nos recibe mayestática y coqueta como punto y final de la espléndida Avenida de Alfonso VI que nace en el casco histórico y se recoge a sus pies como una ciclópea alfombra persa. Los hombres y mujeres de ciencias la sitúan en el punto kilométrico 139,7 de la línea férrea de ancho ibérico que ha unido tradicionalmente Madrid con Barcelona a 986 metros de altitud entre las estaciones de Baides y Torralba. El tramo es de doble vía, está electrificado y no solo es interesante el edificio de la estación sino todo el conjunto que la rodea, incluido un clásico paso a nivel con barreras.

Terraza de la cafetería de la estación
Soportales y puertas de acceso a los andenes

La estación fue inaugurada el 2 de julio de 1862 con la apertura del tramo Jadraque-Medinaceli de la línea férrea Madrid–Zaragoza por parte de la mítica Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante o M.Z.A. El edificio inicial estaba formado por un cuerpo central y dos alas de una altura llegando a alcanzar los 28 x 9,70 metros. En 1922 se añadieron unos muelles y cobertizos.

Una de las obras de arte que decoran el vestíbulo

Lamentablemente, durante la guerra civil corrió la misma suerte que la catedral, el castillo y prácticamente todos los edificios estratégicos de la ciudad, fue bombardeada y devastada por los proyectiles de aviación y las granadas de artillería de los ejércitos de ambos bandos. Hay documentos que constatan que antes y durante la Batalla de Sigüenza llegaba hasta ella, procedente de Guadalajara, un tren blindado con armas y suministros en apoyo de las tropas gubernamentales.

Informe de un bombardeo de la estación. Archivo General Militar de Ávila

Los planos de la nueva estación se presentan en 1938 y se inicia su reconstrucción con el diseño que hoy en día podemos apreciar, inspirado en la arquitectura del siglo XVIII que sigue la corriente tradicionalista de la posguerra. El edificio es una obra heterodoxa de dos pisos, dotada de gran riqueza ornamental, la cual se ve potenciada por el bicromatismo usado en las paredes. En una de las esquinas del mismo, del lado de los andenes, se encuentra una torre de planta cuadrada de tres pisos, ligeramente más elevada que el conjunto y que contiene los enclavamientos. En 1941, la nacionalización del ferrocarril en España supuso la integración de la compañía en la recién creada RENFE (Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles).

Uno de los proyectos que se presentaron a concurso. Archivo General Militar de Ávila

Relegada a un mínimo empleo debido a la pandemia, alejada del bullicio del casco histórico y olvidada por las rutas e itinerarios turísticos, la vieja estación nos recibe en silencio con aromas de aceites y traviesas de madera vieja, envuelta en un halo de soledad y con el alma que el abandono y la memoria otorga y que tanto enriquece a estos bellos edificios. Un lugar muy recomendable para aquellos viajeros que busquen experiencias y sensaciones diferentes y originales.

Soportales y puertas de acceso a los andenes

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Antiguo cartel publicitario pintado a mano.

Sentido y sensibilidad

Detalle de una tabla de finales del siglo XV de estilo gótico, castellano-flamenco, atribuida al Maestro de Pozancos
MUSEO DIOCESANO DE ARTE SACRO DE SIGÜENZA

Cuando visitamos Sigüenza, conjunto histórico artístico desde 1964 y ciudad llamada a ser Patrimonio de la Humanidad en breve, siempre nos llama la atención su sobresaliente castillo y catedral. Sin embargo, su riqueza histórica y artística es infinita. A través de este blog daremos a conocer todos esos lugares y tesoros ocultos para que cada una de tus visitas sea diferente.

Detalle de una interesante talla gótica de madera con restos de policromía, procedente de la propia catedral.

Uno de estos tesoros de la vieja Segontia es el Museo Diocesano de Arte Sacro que, aunque se visita como complemento a la catedral, es de gran importancia, tiene identidad propia y resulta una agradable sorpresa para el visitante. Está situado frente a la catedral, en un palacete del siglo XVI, que fue propiedad de los Gamboa, como puedes apreciar en su escudo de armas.

Figura de marfil (segunda mitad del siglo XVII) procedente de Pareja (Guadalajara)

Fue habilitado como museo en 1968 y remodelado para acondicionarlo como ámbito museológico moderno en 2006. Su objetivo es conservar el rico patrimonio histórico y cultural de las despobladas parroquias que componen la diócesis y poner en valor y dar a conocer obras de arte procedentes de lugares y pueblos recónditos, garantizando así su conservación y protección.

Inmaculada Niña del maestro Zurbarán

Entre las más de doscientas obras maestras que componen la colección son de excepcional interés: la Inmaculada Niña del maestro Zurbarán, el Profeta Elías, atribuido a Francisco Salzillo; una Piedad de Luis de Morales “el divino”; un Nacimiento, atribuido a Luis Salvador Carmona, un lienzo inacabado de Francisco Madrazo, con escenas de la Guerra de Independencia y dos lienzos del taller de Tiziano.

Detalle del Profeta Elías, atribuido a Francisco Salzillo

Además de estas magníficas obras de arte, el museo cuenta con una colección arqueológica de gran relevancia y una importante serie de tablas pintadas y retablos del siglo XVI, buena parte de ellos anónimos, circunstancia esta que no merma su calidad. Reconocemos, entre otros autores, al Maestro de Pozancos, al de San Ildefonso, a Juan de Villoldo y a Pedro de Andrade.

Entierro de Cristo fechado en 1559 procedente del taller de Tiziano.

El románico y el primer gótico están exquisitamente representados con una preciosa serie de Vírgenes en Majestad y un calvario espectacular. La excepcional colección de orfebrería está compuesta por piezas datadas desde el siglo XII al XX. Podemos ver trabajos en marfil de altísima calidad como el Buen Pastor, luso-cingalés, y un crucifijo filipino. Tampoco faltan muestras textiles y documentales.

Virgen con Niño de finales del siglo XVI en marfil policromado procedente de Angón (Guadalajara)

Antonio Herrera Casado lo describe así: «Para quien viaja a Sigüenza, y admira su urbanismo, sus edificios, sus iglesias románicas y sus alamedas, este Museo Diocesano de Arte Antiguo es el obligado final en que pueden mirarse, como con una lupa, las mejores ofertas del arte de todos los tiempos».

La sempiterna lucha entre el bien y el mal protagonizada por el Arcángel San Gabriel en un fresco del siglo XVI

A modo de resumen, la visita de este museo es una aventura o viaje a las raíces de nuestros pueblos y sus moradores. Cuando concluya dicha visita habrás recorrido toda la historia de la provincia de Guadalajara a través de sus manifestaciones artísticas. Cómo se realizó la reconquista, cómo fue pionera de nuestro Renacimiento y cómo el arte refleja las vicisitudes de la población que creó y financió estas obras de arte.

Detalle de un Ecce Homo procedente del taller de Tiziano

Si precisas más información pincha aquí:

Curioso detalle de un cuadro inacabado de Francisco Madrazo

Tierra de Leyenda

La Iglesia de San Pedro de Abánades junto al cerro de El Castillo
SAN PEDRO DE ABÁNADES

Atrás quedó Covadonga y mientras el fantástico reino Nazarí permanece perdido en el cálido infinito del sur, Don Gonzalo Núñez de Lara, noble castellano y destacado miembro de la poderosa Casa de Lara, se aventura con sus épicos caballeros en las inhóspitas tierras de la Extremadura castellana rubricando una historia nueva para la cristiandad.

En las tierras altas dibujadas por el río Tajuña y a los pies de un pequeño cerro, el de Lara funda la villa de Abánades, allá por siglo XII, que pasa a formar parte del área de influencia de Medinaceli estando sujeta a su jurisdicción y normas forales. Las obras de la Iglesia de San Pedro, el edificio de mayor envergadura, concluyen a finales del siglo XII y principios del XIII.

Iglesia de San Pedro de Abánades

Se trata en origen de un románico rural muy influenciado por las villas de Sigüenza, Molina y Medinaceli que sigue las pautas de la orden del Císter. Aunque en el siglo XVI ya sufrió una profunda restauración, la nave central y la torre que contemplamos hoy en día fueron reconstruidas al finalizar la guerra civil, ya que la iglesia quedo devastada al encontrarse entre dos fuegos.

Inevitable el cambio en la fisionomía del templo, sin embargo, el arquitecto Don Antonio Labrada, -responsable de la reconstrucción y al que dedicaremos otra entrada del blog por su gran trabajo de recuperación patrimonial en la provincia de Guadalajara- priorizó en su magnífico proyecto de 1944 la recuperación del carácter románico de la iglesia sin restarle funcionalidad al espacio de culto.

Vista del pórtico románico desde el interior
JOYA DEL SIGLO XII

La galería porticada se sitúa sobre el fundamento de buenos sillares y está formada por un arco central de ingreso y tres arcos de medio punto a cada lado, apoyados estos últimos en dobles columnas. Estas galerías daban cobijo y protección a vecinos y peregrinos y, aunque su uso era religioso, en ellas se celebraban también reuniones y celebraciones tanto civiles como religiosas.

La mayoría de los capiteles de las dobles columnas están decorados con hojas y palmetas; alguno es liso, destacando por su originalidad unos curiosos entrelazados finalizados en espirales o volutas.

Detalle de dos de los capiteles más originales del conjunto

La joya de esta iglesia es el baptisterio que está situado en el extremo occidental de la galería, protegido por una verja de hierro. En el muro occidental se abre una hermosa ventana abocinada formada por cuatro arquivoltas lisas de medio punto, que apoyan alternativamente en jambas y columnas y que muestran un tímpano geminado sin parteluz.

Fotografía gentileza de Alfonso Muñoz Grande

A los pies de la ventana se halla la pila bautismal donde, en rito ancestral, los abanadienses han bendecido y acogido siempre a sus nuevos hijos e hijas. La pila está decorada con gruesos gallones bien remarcados. Debido a los fuertes contrastes existentes en este espacio es el lugar ideal para los aficionados a la fotografía ya que el conjunto que forma con la ventana es magnífico.

Detalle de una antigua lápida frente al pórtico de la iglesia

Ganadores III Certamen Fotográfico de Otoño

Detalle de la fotografía ganadora de Andrea Cantero Abad
TUS MEJORES MOMENTOS CON NOSOTROS

La Dirección del Hotel Rural & Spa Los Ánades quiere dar la enhorabuena a los dos ganadores de este tercer certamen y trasladar nuestro más sincero agradecimiento a todos los participantes por su esfuerzo y dedicación.

Los flamantes ganadores por categorías son:

Fotografía – Alejandro Varo Zubiri

Fotografía seleccionada porque narra y comparte un momento importante dándole un look casual. Técnicamente correcta con un enfoque selectivo muy bien tratado. Bien compensado el encuadre y muy efectiva para redes sociales.

Fotografía de Alejandro Varo Zubiri

Selfies – Andrea Cantero Abad

Autofoto seleccionada por el jurado por su dificultad técnica y por lograr transmitir el espacio. La modelo tiene una posición y un gesto ideal para la toma. Podría mejorar con un encuadre en formato cuadrado para eliminar elementos sin interés, sobre todo en la parte superior de la imagen.

Fotografía de Andrea Cantero Abad

Cada uno de los ganadores recibirá un gran lote de productos típicos de la comarca del alto Tajuña y un diploma acreditativo. Los suculentos premios son gentileza de Supermercados Monte Pinos de Madrid, proveedor de nuestro hotel y patrocinador del certamen.

Para finalizar, recomendaros que estéis pendientes de nuestras redes sociales ya que, debido al éxito obtenido, volveremos a plantearos otro concurso fotográfico de cara a la primavera.