Llueve, que no es poco

La comarca del alto Tajuña nos deleita con preciosos contrastes
LA CONSTANCIA DE JUAN ÁNGEL BUENO

El que compone estas líneas, querido lector, no es escritor, ni periodista, ni mucho menos poeta. Es simplemente un amante de la naturaleza, del campo, sus pueblos y sus gentes, que recorriendo las tierras del alto Tajuña en busca de nuevas ideas se encuentra muy a menudo con hombres y mujeres buenos, miembros de una estirpe que, lamentablemente, está llamada a desaparecer por falta de relevo generacional.

Filósofos, sabios, héroes silenciosos en una comarca olvidada que, de alguna manera, también nos han salvado la vida con su sacrificio durante estos aciagos tiempos que nos han tocado vivir. Hace unos días tuvimos la suerte de conocer a Juan Ángel Bueno, al que los medios locales presentan como un personaje singular ya que lleva un cuarto de siglo midiendo la lluvia en Tortonda con la ayuda de su sobrino.

Juan Ángel junto a su pluviómetro

Sirva pues esta humilde y sincera entrevista para conocer a nuestro protagonista, valorar su humanidad y su amor por la tierra y rendir homenaje a esos mayores del medio rural tan accesibles y de los que todavía hoy en día podemos aprender. Sus consejos nos ayudan a centrarnos en lo realmente importante, en lo esencial, a relajar nuestras maltrechas mentes y a ver la vida desde una óptica mucho más positiva.

Juan Ángel Bueno, haciendo honor a su apellido, nos recibió en su casa de Tortonda el día de San Pedro. Mientras degustamos unas pastas artesanales, nos habló largo y tendido de su afición en compañía de su sobrino y colaborador Ángel García Bueno. Luego dimos un agradable paseo por Tortonda, el pueblo en el que ha pasado toda su vida, y nos mostró orgulloso su bella iglesia parroquial y el tradicional horno de leña.

La vieja olma y la iglesia de La Concepción de Tortonda

Díganos, ¿quién es Juan Ángel Bueno?

La verdad es que nací en Sigüenza, en el hospital que había allí, y toda mi vida la he pasado en Tortonda dedicado a la agricultura y ganadería ovina, que es lo que hay aquí.

¿En qué labores emplean usted y los vecinos de Tortonda su tiempo?

En el cultivo de cereales, como la cebada y el trigo, y ahora algo de girasol cuya rentabilidad depende del tiempo, dependemos de arriba…

¿Cómo surgió la idea de medir las lluvias, la nieve y el granizo?

Pues fue Fertiberia, proveedor de abonos, quien me regaló el primer pluviómetro. Lo puse, empecé a anotarlo y seguí, seguí y son ya 25 años. Sin ningún tipo de especialización, simplemente sustituyendo los cacharros según se van deteriorando y todos regalados, de publicidad.

Un arco iris sobre los cultivos de cereales

Después de pasar 25 años pendiente del cielo, ¿qué es lo que más le ha llamado la atención?

Llamar la atención, como es una rutina tan seguida, nada especial. Quizá la diferencia de unos años a otros. Por ejemplo, durante los 25 años, un año ha llovido 280 litros y en otro cayeron 780. ¡Fíjate qué diferencia! Lo que pasa es que luego se saca la media y te salen 530, más o menos, que es la media que llevamos durante estos 25 años.

Hace cuatro o cinco años, un día de julio, vino una tormenta y cayeron 40 litros, a últimos de julio, lo tengo anotado por días, entonces salí por un camino que va hacia Saúca, porque tenemos un navajo allí que cuando llueve coge agua, ¡me “cagüen” diez!, fui y estaba desbordado. Y pensé ¿pues cuántos litros han caído aquí? Yo creo que habían caído más porque hizo unas chorreras en las parcelas. Pero es que claro, 40 litros en una hora… Ese es el día que más llovió.

La totalidad de las precipitaciones de estos últimos 25 años

¿Qué es lo habitual (normal) y qué es lo excepcional (raro) a lo largo de un año?

Pues como os he comentado, un año que llueve más que otro pero cosas anormales cuando un año cae piedra (granizo) es lo único, cosas del tiempo, dependemos de él. Este año ha caído una breve pero buena granizada que sonaba mucho en la uralita de la nave donde yo estaba en ese momento. Cayeron pocos pero bien gordos, pero no rompieron el pluviómetro porque ahí está.

¿Tienen razón los expertos cuando dicen que el planeta se está calentando?

Eso dicen, yo lo que te puedo decir es que con respecto a los primeros 12 años caían 570 litros y ahora han caído 500 esta última decena. Ha variado entre 60 y 70 litros de una decena a la otra. Proporcionalmente, y como media, va lloviendo menos.

Juan Ángel Bueno pendiente del cielo

¿Es posible que el calentamiento del planeta provoque estos cambios tan bruscos de clima que estamos notando los últimos años?

Te pega cambios bruscos de 10º arriba o abajo, no sé de qué dependerá pero hay cambios muy bruscos de temperatura, efectivamente.

De los estudios y comparativas, ¿qué gráficos son los más significativos?

Para apreciarlo de una forma global hay que ver el gráfico en el que aparecen las precipitaciones por año. Si trazamos una línea vemos que la tendencia es que las lluvias van disminuyendo ligeramente, año tras año, tanto en Tortonda como en el resto de España.

Gráfico con la precipitación total anual desde 1996

Si uno de nuestros lectores es amante de la nieve, ¿en que fechas le aconseja visitar Tortonda?

El mes de enero es el más apropiado para la nieve aunque hoy en día no hay nada seguro. Pero, aunque sea poco, todos los años nieva, nunca ha pasado un año en el que no haya nevado nada.

Hablando de nieve, ¿qué le pareció la visita de Filomena?

Yo creo que no había visto ninguna tan gorda. Para moverse por este patio en el que estamos, complicado. La mayoría de los habitantes de Tortonda, 15 casas en invierno, tuvimos que tirar de pala y de tractor para poder entrar y salir. En mis 77 años de vida no habíamos visto una nevada igual aquí.

Juan Ángel Bueno en el año 1955

¿Qué consejos, desde la experiencia, nos puede dar a los urbanitas (los de ciudad)?

Que visitéis los pueblos, que os ocupéis más de ellos, que se vive también y no se vive mal.

Como tortondero famoso e ilustre, díganos como son sus vecinos (carácter).

Quitando alguno que es un poco raro, somos gente extraordinaria con los forasteros. Por ejemplo, ahora en San Pedro, si hubiera sido normal hoy se llena de gente y antiguamente no se quedaba nadie sin comer ni sin cenar en las fiestas. Ahora ya no porque la gente va y viene en el día. Luego el pueblo es un pueblo normal.

Juan Ángel junto a la galería porticada románica de la iglesia de La Concepción

Nos despedimos de Juan Ángel con aquella frase de la maravillosa película de Cuerda que ha inspirado el título de esta entrevista. Entre castellanos ilustres anda la cosa…

«¡Todos somos contingentes, pero tú eres necesario!»

Gracias a todos esos Juanes que con su silencioso trabajo siguen insuflando vida a los pueblos. Hagámosle caso y no nos preocupemos por el mundo rural. Ocupémonos más de él.

Guillermo Bueno, padre de Juan Ángel, en Tortonda durante una festividad

Si quieres ver el informe completo pincha en este enlace:

https://tortonda.es/wp-content/uploads/2019/04/Informe-Precipitaciones-2020.pdf

El Hundido de Armallones

En el interior del cañón
DESCUBRIENDO AL ALTO TAJO

Esta increíble ruta, que transcurre a lo largo de 8 km (ida y vuelta), tiene su punto de partida en la localidad de Ocentejo, a solo 22 minutos de Abánades por la carretera GU-928. Desde allí nos adentraremos, poco a poco, en el cañón del río Tajo, en el paraje del “Hundido de Armallones”, uno de los enclaves más espectaculares del Parque Natural del Alto Tajo.

El bosque nos obsequia con sus frutos durante el recorrido

Te recomendamos que dejes el vehículo en el pueblo, ya que la pista se encuentra en mal estado y así evitamos molestias a la avifauna. Allí mismo encontrarás una caseta de información turística donde ampliar la información que aquí te ofrecemos. La ruta es apta para realizar andando, corriendo o en bicicleta y la duración aproximada es de dos o tres horas (ida y vuelta).

Una de las rutas más sencillas y a la vez más espectaculares de la provincia de Guadalajara

El recorrido esta perfectamente señalizado y consta de seis paradas con didácticos paneles informativos, indispensables para entender cómo se formó el cañón y para valorar la gran riqueza geológica del paraje. En este lugar se pone de manifiesto el enorme poder erosivo del río, que ha labrado un profundo cañón de paredes verticales en las que anidan numerosas aves rupícolas.

El Halcón Peregrino es una de las muchas rapaces que anidan en el cañón
  • Parada 1 – En el interior del cañón
  • Parada 2 – Los cuchillares
  • Parada 3 – “Anatomía” de un cañón
  • Parada 4 – Una cascada de piedra
  • Parada 5 – El “Hundido”
  • Parada 6 – Detalle de un pliegue
Una de las impresionantes pozas que nos encontraremos a lo largo del recorrido

En la quinta parada podemos apreciar el impresionante desprendimiento ocurrido en 1578 y que dio nombre a esta geo-ruta. Aunque en el escarpe no es fácil distinguir el lugar original de donde proceden los gigantescos bloques de roca, las dimensiones de estos nos permiten hacernos una idea de la brutalidad de este proceso que llegó a represar totalmente el río.

El Hundido de Armallones en todo su esplendor

Llega un momento en el que la pista traza una marcada curva y comienza a descender. Cuando esta alcanza el nivel del río, en una pared rocosa situada a nuestra izquierda, encontraremos una placa y el final de la ruta. Aunque la pista continúa hasta las Salinas de la Inesperada, recomendamos regresar en este punto para no molestar a las rapaces que suelen criar entre febrero y marzo.

Las cristalinas y verdeazuladas aguas de un joven río Tajo

Al ser un sendero lineal, volveremos sobre nuestros pasos para regresar de nuevo al pueblo de Ocentejo. El Parque Natural del Alto Tajo es, sin lugar a dudas, un lugar ideal para dedicarle una escapada de al menos dos o tres días.

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

La Hoz de Pelegrina

Una experiencia única e irrepetible
TRAS LAS HUELLAS DE FÉLIX

Esta aventura comienza en la pequeña villa medieval de Pelegrina, a solo 31 minutos de Abánades por la carretera GU-118. Es el paseo más agradable y sencillo que puedes realizar solo, en pareja, con amig@s o en familia, para disfrutar y conocer en esencia el Parque Natural del Barranco del Río Dulce.

El tesoro de Pelegrina

Con una distancia de 3,7 km, una duración de 1 o 2 horas y una dificultad baja-media, la ruta está minuciosamente señalizada con balizas de madera. También es ciclable y apta para carritos de niño hasta llegar a la caseta donde Félix Rodríguez de la Fuente guardaba su equipo de rodaje (1,5 km ida).

El camino de la liberación

Dejamos el coche en el aparcamiento, en la entrada del pueblo, y continuamos a pie por la calle principal. En unos metros debes tomar la primera calle que baja a la izquierda, donde verás una fuente. Por ese camino descenderemos hacia el río Dulce que nos acompañará durante casi todo el recorrido.

Un espacio natural que nos regala increíbles contrastes sin cambiar de lugar

En la primera parte del recorrido y a la derecha nos encontraremos con varias zonas donde el río es muy accesible para poder relajarse y refrescarse, si el tiempo lo permite. Dejando a la izquierda una formación rocosa con más de 1.100 metros de altura nos encontramos con un puente de madera que no debemos cruzar siguiendo las indicaciones de las balizas de madera.

Una placentera pausa en el camino

Uno de los principales atractivos del barranco son las ciudades encantadas, lapiaces, cuevas, simas y torcas que el río ha esculpido minuciosamente a lo largo de miles de años. La obra resultante de esta erosión y excavación es este bello paisaje transformado y el impresionante cañón por el que circulamos.

Las cristalinas aguas río Dulce y el puente de madera al fondo

Continuamos recto y, sin cruzar el río, llegamos a la caseta de Félix Rodríguez de la Fuente. Genio adelantado a su tiempo y prestigioso naturalista que dio a conocer esta “cárcava”, como él la llamaba, de la Hoz de Pelegrina a los amantes de la naturaleza de todo el planeta. Forjando desde aquí la aventura de “El Hombre y la Tierra” con un equipo humano y técnico excepcional y convirtiendo el paraje en el mayor estudio de cine jamás conocido.

Senderos de gloria

Continuando nuestra ruta y siguiendo las indicaciones, cruzamos el río con cuidado sobre unas piedras colocadas a tal efecto y regresamos por el otro margen. Frente a nosotros, el barranco del Gollorío, que con las lluvias de otoño y primavera nos obsequia con una espectacular cascada.

Arboterapia o los beneficios de abrazar un árbol

Veremos en las alturas el monumento a Félix y observaremos detenidamente las paredes del barranco donde podemos avistar con facilidad buitres leonados, águilas reales, halcones peregrinos y algún alimoche en verano. En las riberas, sigilosamente, podemos observar a la garza, el ánade real, el martín pescador y a la estilizada lavandera cascadeña.

Lavandera cascadeña en el río Dulce

Los bosques están formados por encinas y quejigos y donde el suelo escasea surgen sabinas y enebros. También podemos ver sauces, álamos y fresnos. En el camino de vuelta cruzaremos el puente de madera y regresaremos sobre nuestros pasos hasta llegar al punto de partida.

Camino de vuelta a Pelegrina

Cada una de las rutas senderistas que proponemos y recomendamos desde el Hotel Rural & Spa Los Ánades, es una experiencia única e irrepetible en sí misma para desconectar y sentirse libre. Una percepción que se amplifica y multiplica con el disfrute y el gusto personal de cada uno de nuestros clientes.

El alimoche, también llamado buitre egipcio, surcando los cielos de Pelegrina

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Área Recreativa Los Ceños

Las aguas cristalinas y verdeazuladas de un joven río Tajo
RINCÓN ESCONDIDO

El Área Recreativa Los Ceños está situada en la localidad de Ocentejo, a solo 27 minutos de Abánades por las carreteras GU-928 y GU-929. Se trata de un lugar desconocido, un rincón escondido de una belleza espectacular y uno de los secretos mejor guardados del Parque Natural del Alto Tajo.

Jacuzzis naturales río arriba

Se puede llegar a sus proximidades en coche, ya que dispone de un parking limitado a nueve plazas. Después de una ligera caminata nos encontraremos con la Fuente de la Teja, con un merendero al aire libre y otro cubierto por un techado de madera, piedra y cemento, que hace funciones de refugio.

Merendero cubierto

El área recreativa toma su nombre del paraje donde se ubica parte de su merendero, “Los Ceños”, que son unos preciosos cortados calizos extra plomados, a cuyos pies podemos disfrutar de una buena sombra mientras disfrutamos del vuelo y el canto de numerosas especies rupícolas y forestales.

Paz y relax junto al río Tajo

Podemos asomarnos a un cristalino y virginal río Tajo en varios puntos de la zona, a cual más bello y sorprendente. Durante los meses de verano se convierte en una fantástica zona de baño con pozas, piscinas naturales, pequeñas cascadas o jacuzzis naturales para el disfrute de toda la familia.

Cangrejo de río autóctono

Podemos aprovechar la corriente para recorrer unos metros arrastrados de una forma tranquila y relajante. En definitiva, un espacio ideal para el esparcimiento y la relajación de grandes y pequeños, bañistas y caminantes, y para todos los amantes de la naturaleza.

El área recreativa Los Ceños durante el verano

Por respeto al monte, al resto de los visitantes y para mantener este lugar tan especial tal y como nos lo encontramos, dado que no disponen de ningún servicio de recogida de basura, os rogamos que os llevéis la basura generada.

Fauna, flora y geología en un espectacular estado de conservación

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Espacios Seguros

Tumbonas calientes en el interior del spa
SISTEMA ATHILDA DE LUZCO

Con el objetivo de ofrecer a nuestros clientes la máxima seguridad, en un área de salud y relax como nuestro spa, el Hotel Rural Los Ánades ha llegado a un acuerdo de colaboración con la prestigiosa empresa de iluminación LUZCO.

LUZCO Iluminación es una empresa de iluminación pionera, desde 1984, en la introducción de nuevas tecnologías lumínicas en el mercado potenciando los espacios y productos con un servicio profesional y completo, además cuentan con un departamento propio de ingeniería que adapta los negocios a la vanguardia y ofrece siempre un valor añadido y diferenciado.

Detalle de nuestro jacuzzi en el interior del spa

En Luzco llevan años desarrollando sistemas de apoyo a negocios relacionados con Iluminación y sus vertientes. Recientemente, siempre con todas las garantías sanitarias, Luzco ha sacado a la luz una línea de productos capaces de eliminar virus y bacterias, tanto en superficies como en el aire, utilizando LED con UV.

LUZCO Iluminación ha instalado en nuestro spa un vanguardista sistema de higienización de ultima generación denominado ATHILDA y que actúa con la luz cuando el spa no está siendo utilizado por nuestros clientes.

El sistema Athilda de Luzco en funcionamiento

Se trata de una solución a medida, después de un exhaustivo estudio del espacio, en el que se han tenido en cuenta todas las variables posibles para implementar una solución 100% efectiva.

El sistema ATHILDA de LUZCO protege y minimiza cualquier riesgo de contaminación.

Certificado de la Entidad Nacional de Certificación

Para tu tranquilidad absoluta puedes consultar el Protocolo de Seguridad e Higiene del Hotel Rural Los Ánades en este enlace: https://blog.losanades.com/protocolo-de-seguridad-e-higiene/

Y si precisas una información más detallada puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Para contactar directamente con LUZCO Iluminación puedes llamar a los teléfonos: 91 632 20 02 y 649 28 85 09.

www.luzco.es

Infografía institucional de Luzco iluminación

El Reencuentro

Balcón con vistas al verano
RENOVARSE Y VIVIR

Lo bueno, como es tradicional, se hace esperar. Y en el Hotel Rural Los Ánades nos hemos preparado a conciencia para recibirte y ofrecerte, con total garantía, la seguridad y la tranquilidad que tu ocio y descanso merecen.

Abriremos oficialmente nuestras puertas el próximo 26 de junio.

Al tratarse de un hotel pequeño con encanto, y dado que nuestras tres casas rurales y siete lofts son completamente independientes, las medidas de seguridad recomendadas serán mucho más sencillas de cumplir.

Como es natural te ofrecemos, en un horizonte perdido como el alto Tajuña, unas relajantes vacaciones, sin preocupaciones, lejos del ruido y de la masificación de la ciudad nerviosa. Este año con un amplio abanico de novedosas actividades para disfrutar al aire libre y en la libertad de la naturaleza.

Lofts completamente equipados e independientes
MEDIDAS GENERALES

Hemos implantado una nueva señalética y cartelería para informarte de las pautas de higiene a seguir y facilitarte las normas de uso de las instalaciones. Aun así, nuestros profesionales que han participado en un intenso plan formativo estarán pendientes de ti para atenderte y ayudarte.

A nivel general, y como es obvio, mantendremos la distancia de seguridad, tanto de las personas como del mobiliario de uso común y controlaremos el aforo de las zonas comunes.

Un ejemplo de la nueva cartelería informativa

Nuestro personal ventilará, cada tres horas, todas las zonas comunes del hotel y esterilizará todos los elementos de uso común. También dispondrás de dispensadores de gel higienizante en todos los espacios comunes del hotel.

El acceso al restaurante será con reserva previa y por turnos. También te ofrecemos la posibilidad de desayunar y cenar en las habitaciones.

desayuno Los Anades
Desayuno en contacto con la naturaleza
A LA HORA DEL INGRESO

Recomendamos a nuestros clientes que nos faciliten por anticipado todos sus datos y hagan la reserva telefónicamente o a través del correo electrónico con el fin de evitar soportes físicos. Con la misma idea priorizaremos el pago con tarjeta de crédito y remitiremos las facturas por correo electrónico.

Toda la papelería institucional estará digitalizada: folletos turísticos, carteles, mapas, cartas, menús, etc. Podrás acceder cómodamente a toda la información que necesites a través de un código QR.

MEDIDAS ADICIONALES

Hemos adquirido un compromiso de flexibilidad con nuestros clientes para gestionar y modificar todas aquellas reservas de reuniones de empresa y celebraciones familiares ya programadas.

Controlaremos la temperatura corporal, tanto de clientes como del personal, todos los días con un termómetro sin contacto y hemos instalado alfombrillas de desinfección en todos los accesos al hotel: puerta principal, puerta de personal y acceso al spa.

Termómetro sin contacto para controlar la temperatura corporal

En cuanto al spa, además de la limpieza y desinfección habitual y el efectivo tratamiento de bromo que recibe el jacuzzi, hemos instalado un sistema de higienización de ultima generación que actúa con la luz idéntico al que se utiliza en la limpieza de los quirófanos.

Para tu tranquilidad absoluta puedes consultar el Protocolo de Seguridad e Higiene del Hotel Rural Los Ánades en este enlace: https://blog.losanades.com/protocolo-de-seguridad-e-higiene/

Y si precisas una información más detallada puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Campos de lavanda de Los Majanares en Abánades

Belleza Interior

Detalle del atril de la ermita
ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES

La localidad de Abánades conserva una joya cultural, orgullo de todos sus habitantes, cuya visita es muy recomendable. No solo por su valor histórico y artístico sino por el encanto y la magia que atesoran sus muros. Se trata de la ermita de Nuestra Señora de las Mercedes.

La ermita de Abánades se encuentra ubicada al sur de la localidad en la falda del cerro del Rondal y aunque en sus orígenes estaba alejada del casco urbano, hoy en día se encuentra completamente integrada en el mismo.

Imagen exterior de la Ermita de Abánades antes de su última restauración

Se trata de un edificio de planta rectangular y un solo cuerpo, construido en el año 1859. La fachada principal presenta un pórtico alzado con dos columnas, portón principal con dos hojas de madera y espadaña con una pequeña campana.

El edificio se encuentra muy bien conservado a pesar de la devastación ocasionada durante la Guerra Civil. En la parte trasera, en un lateral, existe una estancia que hace funciones de sacristía y confesionario.

Interior de la Ermita de Nuestra Señora de Las Mercedes

La ermita es conocida por su techo entrelazado de maderas, recientemente restaurado, y valorada por su belleza, su sencillez, por la armonía de sus líneas y espacios y por la profunda paz que se respira en su interior.

El templo está consagrado a la Virgen de la Merced, de la que ya hemos hablado en otra entrada de este blog. Acompañan a la imagen de la patrona un Cristo yacente, un San Antonio y una enigmática Virgen de la Soledad.

Detalle del crucifijo que está situado sobre el altar
MANOS A LA OBRA

En abril de 2018, los mayordomos entrantes realizaron obras de mejora y acondicionamiento de la ermita, consistentes en una nueva tribuna que emulara la que fuera destruida en la Guerra Civil; total renovación de la instalación eléctrica, incluida la iluminación, así como la climatización del espacio público que ocupan los feligreses; y, aprovechando la circunstancia, la limpieza y pintura del recinto interior y sacristía, así como la implantación de cerrajería exterior en la entrada.

Entrada a la ermita y escaleras de subida a la tribuna o coro

En los trabajos de restauración y acondicionamiento han participado artesanos, carpinteros, cerrajeros, pintores y electricistas de Abánades y de localidades próximas como Cifuentes, Alcolea del Pinar, Guadalajara y Alcalá de Henares.

No queremos despedirnos sin dar las gracias a Pedro Delgado, Marcial Renales y Jacinto Igualador por las facilidades dadas para la elaboración de este artículo y las imágenes que lo ilustran. Gracias a los tres por su desinteresada labor.

Virgen de La Soledad