El tiempo dormido

Primer plano del reloj de la estación de ferrocarril de Sigüenza
SIGÜENZA, ÚLTIMA PARADA

La estación de ferrocarril de Sigüenza es un espacio único, mágico e inspirador, impregnado del romanticismo de la literatura de viajes y aventuras de nuestra niñez, en el que el tiempo parece haberse detenido. Sin forzar en exceso nuestra imaginación podemos viajar fácilmente a otra época y compartir en su cantina un café o una infusión con Federico García Lorca, Emilia Pardo Bazán, Benito Pérez Galdós o Miguel de Unamuno, entre otros muchísimos ilustres visitantes de la ciudad.

Fachada principal y puertas de acceso
Poema de Rafael Alberti dedicado al Doncel

Ubicada al noroeste de la ciudad, junto al río Henares y la carretera de Atienza, nos recibe mayestática y coqueta como punto y final de la espléndida Avenida de Alfonso VI que nace en el casco histórico y se recoge a sus pies como una ciclópea alfombra persa. Los hombres y mujeres de ciencias la sitúan en el punto kilométrico 139,7 de la línea férrea de ancho ibérico que ha unido tradicionalmente Madrid con Barcelona a 986 metros de altitud entre las estaciones de Baides y Torralba. El tramo es de doble vía, está electrificado y no solo es interesante el edificio de la estación sino todo el conjunto que la rodea, incluido un clásico paso a nivel con barreras.

Terraza de la cafetería de la estación
Soportales y puertas de acceso a los andenes

La estación fue inaugurada el 2 de julio de 1862 con la apertura del tramo Jadraque-Medinaceli de la línea férrea Madrid–Zaragoza por parte de la mítica Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante o M.Z.A. El edificio inicial estaba formado por un cuerpo central y dos alas de una altura llegando a alcanzar los 28 x 9,70 metros. En 1922 se añadieron unos muelles y cobertizos.

Una de las obras de arte que decoran el vestíbulo

Lamentablemente, durante la guerra civil corrió la misma suerte que la catedral, el castillo y prácticamente todos los edificios estratégicos de la ciudad, fue bombardeada y devastada por los proyectiles de aviación y las granadas de artillería de los ejércitos de ambos bandos. Hay documentos que constatan que antes y durante la Batalla de Sigüenza llegaba hasta ella, procedente de Guadalajara, un tren blindado con armas y suministros en apoyo de las tropas gubernamentales.

Informe de un bombardeo de la estación. Archivo General Militar de Ávila

Los planos de la nueva estación se presentan en 1938 y se inicia su reconstrucción con el diseño que hoy en día podemos apreciar, inspirado en la arquitectura del siglo XVIII que sigue la corriente tradicionalista de la posguerra. El edificio es una obra heterodoxa de dos pisos, dotada de gran riqueza ornamental, la cual se ve potenciada por el bicromatismo usado en las paredes. En una de las esquinas del mismo, del lado de los andenes, se encuentra una torre de planta cuadrada de tres pisos, ligeramente más elevada que el conjunto y que contiene los enclavamientos. En 1941, la nacionalización del ferrocarril en España supuso la integración de la compañía en la recién creada RENFE (Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles).

Uno de los proyectos que se presentaron a concurso. Archivo General Militar de Ávila

Relegada a un mínimo empleo debido a la pandemia, alejada del bullicio del casco histórico y olvidada por las rutas e itinerarios turísticos, la vieja estación nos recibe en silencio con aromas de aceites y traviesas de madera vieja, envuelta en un halo de soledad y con el alma que el abandono y la memoria otorga y que tanto enriquece a estos bellos edificios. Un lugar muy recomendable para aquellos viajeros que busquen experiencias y sensaciones diferentes y originales.

Soportales y puertas de acceso a los andenes

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Antiguo cartel publicitario pintado a mano.

Naturaleza activa

La Guía Ornitológica de Abánades está a tu disposición en formato PDF interactivo
RUTA ORNITOLÓGICA III – MOLINO DE LA JULIA

Reanudamos la aventura con esta segunda entrega en la que te mostramos, y recomendamos naturalmente, la Ruta del Molino de la Julia (Ruta III), a la que ya dedicamos una entrada como ruta senderista en este mismo blog como puedes ver aquí:

Recordarte que la zona de Abánades presenta un gran interés medioambiental, puesto que se encuentra muy cerca de los límites de los Parques Naturales del Alto Tajo y del Río Dulce, espacios de gran importancia ornitológica. Además, se encuentra dentro de la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves).

Datos básicos de la ruta ornitológica del Molino de la Julia

A continuación te mostramos una selección extraída de la Guía Ornitológica de Abánades, acompañada de un breve descriptivo, de las especies más significativas que podrás observar a lo largo de esta espléndida galería fluvial formada por álamos blancos, sauces y fresnos donde la calidad del hábitat del río Tajuña es excelente.

Autillo europeoOtus scops

Es la rapaz nocturna ibérica más pequeña. Color grisáceo sumamente mimético con los árboles en los que se posa. Pequeñas manchas blancas. Penacho de plumas en la cabeza que recuerdan a orejas. Iris amarillo. Anida en oquedades y es territorial. Habita en sotos, cultivos arbóreos y parques. Alimentación insectívora. Tono aflautado. Su canto recuerda al emitido por la maquinaria de obra al dar marcha atrás.

Autillo europeo

Escribano palustreEmberiza schoeniclus

Dorso pardo con listas negras, garganta casi negra y cabeza negra. Franja blanca a modo de collar. Zona ventral blanquecina con alguna mancha parda. Hembra algo menos vistosa. Habita en carrizales y juncales, en invierno también en cultivos. Consume insectos y semillas. Especie catalogada como “en peligro” en el Libro Rojo de las Aves de España.

Escribano palustre

Roquero solitarioMonticola solitarius

Plumaje azul-grisáceo bastante oscuro (de lejos puede parecer negro). Alas y cola de tono negruzco. Hembra de color pardo oscuro y moteada por las partes ventrales y la cara. Pico largo y negro. De aspecto estilizado. Se encuentra en zonas rocosas y acantilados, desde el nivel del mar hasta la alta montaña, donde construye el nido entre las grietas. Consume invertebrados, pequeños vertebrados, bayas y frutos. Es frecuente observarle quieto asomándose encima de un roquedo, desde donde otea a sus presas.

Roquero solitario

Martinete común – Nycticorax nycticorax

Pequeña garza con capirote y dorso negro-azulados. Alas y cola gris-azuladas. Parte ventral y cabeza de tonos más blanquecinos. Nuca con largo penacho de plumas blancas. Pico potente negro. Patas amarillas. Ojo rojo. Especie arborícola no muy abundante. Vive en la ribera de los ríos. Se alimenta de peces e invertebrados acuáticos. Su mayor actividad se da durante el alba y el ocaso. Estival en la Península Ibérica.

Martinete común

Halcón peregrino – Falco peregrinus

Rapaz con zona superior gris oscura. Mejillas blancas delimitadas por una gran bigotera negra. Anillo ocular amarillo. Alas que se estrechan en el extremo. Zona inferior blanquecina barrada. Hembra de tamaño superior al macho. De aspecto fuerte y compacto. Caza principalmente estorninos, palomas y otras aves. Anida en repisas de acantilados. Hoy en día también cría en los grandes edificios de las ciudades. Es el animal más rápido del planeta, alcanza los 325 km/h, pudiendo incluso llegar a los 389 km/h. Muy usado en cetrería y control aviar en aeropuertos y ciudades.

Halcón peregrino

Milano realMilvus milvus

Cabeza y cuello de tono gris claro con finos trazos muy oscuros. Plumaje pardo rojizo con rayas oscuras. En vuelo se aprecia su cola muy ahorquillada y sus alas largas y acodadas y con una mancha blanca muy patente. De hábitos bastante carroñeros, es frecuente verlo alimentándose al borde la carretera. Al igual que el milano negro, construye su nido en árboles altos con restos de plásticos y telas. Vive en bosques entremezclados con campos abiertos. Catalogada como “en peligro de extinción” en el Libro Rojo de las Aves de España.

Milano real

Ánade Real – Anas platyrhynchos

Ave acuática de colores pardos, gris y blanco en cuerpo. Espejo azul metálico en alas. Pico amarillo. Patas naranjas. Macho con cabeza verde metálico, collar blanco y cola negra. Hembra con cabeza parda. Además el macho, a diferencia de la hembra, posee las plumas del extremo de la cola curvadas hacia adelante. Vive en pozas de río, parques y humedales. Se alimenta de materia vegetal y pequeños invertebrados acuáticos. Ubica su nido en las riberas o en campos de cultivo. Es el ancestro del pato doméstico. Gregario en invierno. Entre junio y septiembre quedan temporalmente impedidos para el vuelo debido a una importante muda de su plumaje.

Macho de Ánade Real en la ribera del Tajuña

Pito real ibérico – Picus sharpei

Píleo rojo y dorso verde amarillento. Parte ventral de tonos crema. En el caso de los juveniles, el plumaje adquiere un aspecto moteado. Cabeza grisácea y bigotera roja en los machos y negra en las hembras. Posee una larga lengua extensible que utiliza para capturar su alimento principal, las hormigas. Habita en bosques abiertos, zonas adehesadas, sotos y áreas suburbanas, dónde es frecuente observarle en el suelo. Anida en troncos de árboles, a los que trepa para tallar los agujeros. Emite un peculiar sonido similar a un relincho o una risa que es audible a gran distancia. Vuelo característico fuertemente ondulante. Es bastante asustadizo y difícil de observar. Es una de las tres especies casi endémicas de la Península Ibérica, junto con el águila imperial ibérica y el rabilargo ibérico. Ha sido reconocida como nueva especie recientemente.

Primer plano de un Pito real ibérico

Cetia ruiseñorCettia cetti

Cola y zona superior de color pardo rojizo. Zona inferior y ceja grisáceas. Garganta blanquecina. Lista ocular oscura. Pico corto, fino y puntiagudo. Vive entre la vegetación densa y húmeda de las riberas fluviales y lindes y setos agrícolas. Consume pequeños invertebrados blandos y semillas y frutos. Anida en forma de cuenco cerca del suelo y entre la vegetación. Huidizo, difícil de detectar visualmente pero fácil auditivamente.

Cetia ruiseñor

Para conseguir la Guía Ornitológica de Abánades (en formato PDF interactivo) y obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Fotografías: Marco de Mesa Cáceres y Daniel de las Heras Bravo.

Sentido y sensibilidad

Detalle de una tabla de finales del siglo XV de estilo gótico, castellano-flamenco, atribuida al Maestro de Pozancos
MUSEO DIOCESANO DE ARTE SACRO DE SIGÜENZA

Cuando visitamos Sigüenza, conjunto histórico artístico desde 1964 y ciudad llamada a ser Patrimonio de la Humanidad en breve, siempre nos llama la atención su sobresaliente castillo y catedral. Sin embargo, su riqueza histórica y artística es infinita. A través de este blog daremos a conocer todos esos lugares y tesoros ocultos para que cada una de tus visitas sea diferente.

Detalle de una interesante talla gótica de madera con restos de policromía, procedente de la propia catedral.

Uno de estos tesoros de la vieja Segontia es el Museo Diocesano de Arte Sacro que, aunque se visita como complemento a la catedral, es de gran importancia, tiene identidad propia y resulta una agradable sorpresa para el visitante. Está situado frente a la catedral, en un palacete del siglo XVI, que fue propiedad de los Gamboa, como puedes apreciar en su escudo de armas.

Figura de marfil (segunda mitad del siglo XVII) procedente de Pareja (Guadalajara)

Fue habilitado como museo en 1968 y remodelado para acondicionarlo como ámbito museológico moderno en 2006. Su objetivo es conservar el rico patrimonio histórico y cultural de las despobladas parroquias que componen la diócesis y poner en valor y dar a conocer obras de arte procedentes de lugares y pueblos recónditos, garantizando así su conservación y protección.

Inmaculada Niña del maestro Zurbarán

Entre las más de doscientas obras maestras que componen la colección son de excepcional interés: la Inmaculada Niña del maestro Zurbarán, el Profeta Elías, atribuido a Francisco Salzillo; una Piedad de Luis de Morales “el divino”; un Nacimiento, atribuido a Luis Salvador Carmona, un lienzo inacabado de Francisco Madrazo, con escenas de la Guerra de Independencia y dos lienzos del taller de Tiziano.

Detalle del Profeta Elías, atribuido a Francisco Salzillo

Además de estas magníficas obras de arte, el museo cuenta con una colección arqueológica de gran relevancia y una importante serie de tablas pintadas y retablos del siglo XVI, buena parte de ellos anónimos, circunstancia esta que no merma su calidad. Reconocemos, entre otros autores, al Maestro de Pozancos, al de San Ildefonso, a Juan de Villoldo y a Pedro de Andrade.

Entierro de Cristo fechado en 1559 procedente del taller de Tiziano.

El románico y el primer gótico están exquisitamente representados con una preciosa serie de Vírgenes en Majestad y un calvario espectacular. La excepcional colección de orfebrería está compuesta por piezas datadas desde el siglo XII al XX. Podemos ver trabajos en marfil de altísima calidad como el Buen Pastor, luso-cingalés, y un crucifijo filipino. Tampoco faltan muestras textiles y documentales.

Virgen con Niño de finales del siglo XVI en marfil policromado procedente de Angón (Guadalajara)

Antonio Herrera Casado lo describe así: «Para quien viaja a Sigüenza, y admira su urbanismo, sus edificios, sus iglesias románicas y sus alamedas, este Museo Diocesano de Arte Antiguo es el obligado final en que pueden mirarse, como con una lupa, las mejores ofertas del arte de todos los tiempos».

La sempiterna lucha entre el bien y el mal protagonizada por el Arcángel San Gabriel en un fresco del siglo XVI

A modo de resumen, la visita de este museo es una aventura o viaje a las raíces de nuestros pueblos y sus moradores. Cuando concluya dicha visita habrás recorrido toda la historia de la provincia de Guadalajara a través de sus manifestaciones artísticas. Cómo se realizó la reconquista, cómo fue pionera de nuestro Renacimiento y cómo el arte refleja las vicisitudes de la población que creó y financió estas obras de arte.

Detalle de un Ecce Homo procedente del taller de Tiziano

Si precisas más información pincha aquí:

Curioso detalle de un cuadro inacabado de Francisco Madrazo

Llueve, que no es poco

La comarca del alto Tajuña nos deleita con preciosos contrastes
LA CONSTANCIA DE JUAN ÁNGEL BUENO

El que compone estas líneas, querido lector, no es escritor, ni periodista, ni mucho menos poeta. Es simplemente un amante de la naturaleza, del campo, sus pueblos y sus gentes, que recorriendo las tierras del alto Tajuña en busca de nuevas ideas se encuentra muy a menudo con hombres y mujeres buenos, miembros de una estirpe que, lamentablemente, está llamada a desaparecer por falta de relevo generacional.

Filósofos, sabios, héroes silenciosos en una comarca olvidada que, de alguna manera, también nos han salvado la vida con su sacrificio durante estos aciagos tiempos que nos han tocado vivir. Hace unos días tuvimos la suerte de conocer a Juan Ángel Bueno, al que los medios locales presentan como un personaje singular ya que lleva un cuarto de siglo midiendo la lluvia en Tortonda con la ayuda de su sobrino.

Juan Ángel junto a su pluviómetro

Sirva pues esta humilde y sincera entrevista para conocer a nuestro protagonista, valorar su humanidad y su amor por la tierra y rendir homenaje a esos mayores del medio rural tan accesibles y de los que todavía hoy en día podemos aprender. Sus consejos nos ayudan a centrarnos en lo realmente importante, en lo esencial, a relajar nuestras maltrechas mentes y a ver la vida desde una óptica mucho más positiva.

Juan Ángel Bueno, haciendo honor a su apellido, nos recibió en su casa de Tortonda el día de San Pedro. Mientras degustamos unas pastas artesanales, nos habló largo y tendido de su afición en compañía de su sobrino y colaborador Ángel García Bueno. Luego dimos un agradable paseo por Tortonda, el pueblo en el que ha pasado toda su vida, y nos mostró orgulloso su bella iglesia parroquial y el tradicional horno de leña.

La vieja olma y la iglesia de La Concepción de Tortonda

Díganos, ¿quién es Juan Ángel Bueno?

La verdad es que nací en Sigüenza, en el hospital que había allí, y toda mi vida la he pasado en Tortonda dedicado a la agricultura y ganadería ovina, que es lo que hay aquí.

¿En qué labores emplean usted y los vecinos de Tortonda su tiempo?

En el cultivo de cereales, como la cebada y el trigo, y ahora algo de girasol cuya rentabilidad depende del tiempo, dependemos de arriba…

¿Cómo surgió la idea de medir las lluvias, la nieve y el granizo?

Pues fue Fertiberia, proveedor de abonos, quien me regaló el primer pluviómetro. Lo puse, empecé a anotarlo y seguí, seguí y son ya 25 años. Sin ningún tipo de especialización, simplemente sustituyendo los cacharros según se van deteriorando y todos regalados, de publicidad.

Un arco iris sobre los cultivos de cereales

Después de pasar 25 años pendiente del cielo, ¿qué es lo que más le ha llamado la atención?

Llamar la atención, como es una rutina tan seguida, nada especial. Quizá la diferencia de unos años a otros. Por ejemplo, durante los 25 años, un año ha llovido 280 litros y en otro cayeron 780. ¡Fíjate qué diferencia! Lo que pasa es que luego se saca la media y te salen 530, más o menos, que es la media que llevamos durante estos 25 años.

Hace cuatro o cinco años, un día de julio, vino una tormenta y cayeron 40 litros, a últimos de julio, lo tengo anotado por días, entonces salí por un camino que va hacia Saúca, porque tenemos un navajo allí que cuando llueve coge agua, ¡me “cagüen” diez!, fui y estaba desbordado. Y pensé ¿pues cuántos litros han caído aquí? Yo creo que habían caído más porque hizo unas chorreras en las parcelas. Pero es que claro, 40 litros en una hora… Ese es el día que más llovió.

La totalidad de las precipitaciones de estos últimos 25 años

¿Qué es lo habitual (normal) y qué es lo excepcional (raro) a lo largo de un año?

Pues como os he comentado, un año que llueve más que otro pero cosas anormales cuando un año cae piedra (granizo) es lo único, cosas del tiempo, dependemos de él. Este año ha caído una breve pero buena granizada que sonaba mucho en la uralita de la nave donde yo estaba en ese momento. Cayeron pocos pero bien gordos, pero no rompieron el pluviómetro porque ahí está.

¿Tienen razón los expertos cuando dicen que el planeta se está calentando?

Eso dicen, yo lo que te puedo decir es que con respecto a los primeros 12 años caían 570 litros y ahora han caído 500 esta última decena. Ha variado entre 60 y 70 litros de una decena a la otra. Proporcionalmente, y como media, va lloviendo menos.

Juan Ángel Bueno pendiente del cielo

¿Es posible que el calentamiento del planeta provoque estos cambios tan bruscos de clima que estamos notando los últimos años?

Te pega cambios bruscos de 10º arriba o abajo, no sé de qué dependerá pero hay cambios muy bruscos de temperatura, efectivamente.

De los estudios y comparativas, ¿qué gráficos son los más significativos?

Para apreciarlo de una forma global hay que ver el gráfico en el que aparecen las precipitaciones por año. Si trazamos una línea vemos que la tendencia es que las lluvias van disminuyendo ligeramente, año tras año, tanto en Tortonda como en el resto de España.

Gráfico con la precipitación total anual desde 1996

Si uno de nuestros lectores es amante de la nieve, ¿en que fechas le aconseja visitar Tortonda?

El mes de enero es el más apropiado para la nieve aunque hoy en día no hay nada seguro. Pero, aunque sea poco, todos los años nieva, nunca ha pasado un año en el que no haya nevado nada.

Hablando de nieve, ¿qué le pareció la visita de Filomena?

Yo creo que no había visto ninguna tan gorda. Para moverse por este patio en el que estamos, complicado. La mayoría de los habitantes de Tortonda, 15 casas en invierno, tuvimos que tirar de pala y de tractor para poder entrar y salir. En mis 77 años de vida no habíamos visto una nevada igual aquí.

Juan Ángel Bueno en el año 1955

¿Qué consejos, desde la experiencia, nos puede dar a los urbanitas (los de ciudad)?

Que visitéis los pueblos, que os ocupéis más de ellos, que se vive también y no se vive mal.

Como tortondero famoso e ilustre, díganos como son sus vecinos (carácter).

Quitando alguno que es un poco raro, somos gente extraordinaria con los forasteros. Por ejemplo, ahora en San Pedro, si hubiera sido normal hoy se llena de gente y antiguamente no se quedaba nadie sin comer ni sin cenar en las fiestas. Ahora ya no porque la gente va y viene en el día. Luego el pueblo es un pueblo normal.

Juan Ángel junto a la galería porticada románica de la iglesia de La Concepción

Nos despedimos de Juan Ángel con aquella frase de la maravillosa película de Cuerda que ha inspirado el título de esta entrevista. Entre castellanos ilustres anda la cosa…

«¡Todos somos contingentes, pero tú eres necesario!»

Gracias a todos esos Juanes que con su silencioso trabajo siguen insuflando vida a los pueblos. Hagámosle caso y no nos preocupemos por el mundo rural. Ocupémonos más de él.

Guillermo Bueno, padre de Juan Ángel, en Tortonda durante una festividad

Si quieres ver el informe completo pincha en este enlace:

https://tortonda.es/wp-content/uploads/2019/04/Informe-Precipitaciones-2020.pdf

Birding en el Chorrillo

Busardo ratonero en vuelo
RUTA ORNITOLÓGICA II – FUENTE DEL CHORRILLO

La zona de Abánades presenta un gran interés medioambiental, puesto que se encuentra muy cerca de los límites de los Parques Naturales del Alto Tajo y del Río Dulce, espacios de gran importancia ornitológica. Además, se encuentra dentro de la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) ES0000392 Valle del Tajuña en Torrecuadrada.

Debido al gran interés que despierta el birding, birdwatching o avistamiento de aves entre los amantes de la naturaleza y la fotografía vamos a poner a vuestra disposición en este mismo blog las seis rutas que los ornitólogos Daniel de las Heras Bravo y Marco de Mesa Cáceres elaboraron en exclusiva para el Hotel Rural & Spa Los Ánades, tomando como referencia siempre las rutas senderistas ya existentes y que se encuentran perfectamente señalizadas.

Datos básicos de la ruta ornitológica

Iniciamos esta nueva aventura con la Ruta de la Fuente del Chorrillo (Ruta II), a la que ya dedicamos una entrada como ruta senderista en este mismo blog. A continuación te mostramos un muestrario, acompañado de un breve descriptivo, de la especies mas significativas que vas a ir avistando a lo largo del camino.

Petirrojo europeoErithacus rubecula

Pecho y cara rojizo anaranjado. Vientre blanco. Resto del cuerpo gris pardo oliváceo. Aspecto rechoncho. Juvenil de aspecto moteado. De hábitos alimenticios insectívoros. Anida en oquedades y grietas. Presente en ambientes arbolados, setos agrícolas y jardines. Muy territorial. Se desplaza por el suelo dando saltitos. Muy confiado, fácil de observar a corta distancia. Residente en la mayor parte de la Península Ibérica.

Petirojo europeo

Arrendajo euroasiáticoGarrulus glandarius

Color pardo con matices rosados. Cabeza listada. Bigotera negra. Alas negras con algunas manchas blancas y azuladas. Cola negra y obispillo blanco. Aprovisionamiento de bellotas en otoño que luego es aprovechado por otros animales en invierno. Córvido omnívoro. Es muy inteligente y oportunista. Gregario y forestal. Emite un grito grave muy característico (“Cash”).

Arrendajo euroasiático

AbubillaUpupa epops

Color ocre anaranjado. Cresta eréctil con bordes negros. Alas y cola con bandas blancas y negras. Pico largo, fino y ligeramente curvado hacia abajo, que le sirve para alimentarse de insectos y lombrices en el suelo. En cuanto a la nidificación, se trata de un ave troglodita. Cría en terrenos agrícolas y zonas abiertas con vegetación arbórea o arbustiva. Vuelo aleteante e inestable. Su canto aflautado característico (uup-uup-uup) recuerda al del cúco, pero con una sílaba más. Hembra y pollos pueden excretar una sustancia nauseabunda de sus glándulas uropigiales para defenderse de depredadores, incluso pueden proyectar sus heces.

Abubilla

Alcaudón común – Lanius senator

Parte superior de la cabeza pardorrojiza. Antifaz negro. Garganta y vientre blancos. Pico ganchudo. Captura insectos, aves, reptiles y ratones lanzándose desde diferentes posaderos. Ensarta a sus presas en espinos formando despensas de alimento. Frecuentemente imita voces de aves pequeñas para engañarlas y así poder cazarlas. Cría en bosques abiertos con presencia de cultivos. Ave migratoria que pasa el invierno en África. Especie catalogada como “casi amenazada” en el Libro Rojo de las Aves de España.

Alcaudón común

CogujadaGalerida sp.

Ave pequeña de la familia de las alondras. En la región aparecen dos especies difíciles de diferenciar, la cogujada común y la cogujada montesina. Presentan zona superior y pecho pardo claro con listas oscuras. Partes inferiores de color pardo claro con matices amarillentos. Cuello salpicado de puntitos negros. Pico largo algo curvado hacia abajo. Píleo con cresta que sube y baja, de ahí que se las conozca vulgarmente como ”moñudas”. Alimentación principalmente vegetal. Crían en campos abiertos y matorrales bajos. Realizan el nido en depresiones del terreno. Fácil de observar en cultivos así como en los márgenes de caminos y viales. De hábitos solitarios. Prefieren correr a levantar el vuelo.

Cogujada

Busardo ratoneroButeo buteo

Rapaz diurna muy común de tamaño medio. Dorso pardo muy oscuro. Banda blanca en el pecho con listas oscuras. Blanco en zona inferior de las alas. Borde de las alas y de la cola rematado en negro. Cola redondeada. Nidifica en árboles en bosques abiertos. Se alimenta de pequeños roedores, grandes insectos y carroña. Vuelo majestuoso y lento. Es bastante común verle posado en postes telefónicos y torretas eléctricas.

Busardo ratonero

Escribano trigueroEmberiza calandra

Dorso pardo con listas oscuras. Pecho blanquecino con rayas marrones y mancha oscura característica. Pico muy grueso y amarillo, adaptado para partir semillas. Cría en campos de cultivo principalmente herbáceos. En invierno se agrupa en bandos. Es muy común verle erguido cantando en lo alto de arbustos, postes, alambradas, etc.

Escribano triguero

Tarabilla europeaSaxicola rubicola

Cabeza negra con collar blanco casi cerrado. Cola y alas pardas. Pecho y vientre castaño anaranjado. Hembra de tonos más apagados. Pico y patas negras. De aspecto rechoncho. Ave insectívora. Vive en áreas abiertas, a menudo asociadas a cultivos y matorrales. Nidifica en el suelo, entre la maleza. Especie de carácter inquieto, fácil de ver sobre vallas, postes o matorrales, que usa como oteaderos.

Tarabilla europea

Zarcero políglotaHippolais polyglotta

Zona superior pardo-verdosa. Zona inferior amarillenta. Pico largo y pardo. Mancha amarilla sobre el ojo. Patas de color pardusco. Habita en sotos y matorrales. Principalmente insectívoro. Es fiel a su lugar de cría año tras año. Pájaro migrador. Presente en el SO de Europa y NO de África durante la época estival.

Zarcero políglota

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Tierra de Leyenda

La Iglesia de San Pedro de Abánades junto al cerro de El Castillo
SAN PEDRO DE ABÁNADES

Atrás quedó Covadonga y mientras el fantástico reino Nazarí permanece perdido en el cálido infinito del sur, Don Gonzalo Núñez de Lara, noble castellano y destacado miembro de la poderosa Casa de Lara, se aventura con sus épicos caballeros en las inhóspitas tierras de la Extremadura castellana rubricando una historia nueva para la cristiandad.

En las tierras altas dibujadas por el río Tajuña y a los pies de un pequeño cerro, el de Lara funda la villa de Abánades, allá por siglo XII, que pasa a formar parte del área de influencia de Medinaceli estando sujeta a su jurisdicción y normas forales. Las obras de la Iglesia de San Pedro, el edificio de mayor envergadura, concluyen a finales del siglo XII y principios del XIII.

Iglesia de San Pedro de Abánades

Se trata en origen de un románico rural muy influenciado por las villas de Sigüenza, Molina y Medinaceli que sigue las pautas de la orden del Císter. Aunque en el siglo XVI ya sufrió una profunda restauración, la nave central y la torre que contemplamos hoy en día fueron reconstruidas al finalizar la guerra civil, ya que la iglesia quedo devastada al encontrarse entre dos fuegos.

Inevitable el cambio en la fisionomía del templo, sin embargo, el arquitecto Don Antonio Labrada, -responsable de la reconstrucción y al que dedicaremos otra entrada del blog por su gran trabajo de recuperación patrimonial en la provincia de Guadalajara- priorizó en su magnífico proyecto de 1944 la recuperación del carácter románico de la iglesia sin restarle funcionalidad al espacio de culto.

Vista del pórtico románico desde el interior
JOYA DEL SIGLO XII

La galería porticada se sitúa sobre el fundamento de buenos sillares y está formada por un arco central de ingreso y tres arcos de medio punto a cada lado, apoyados estos últimos en dobles columnas. Estas galerías daban cobijo y protección a vecinos y peregrinos y, aunque su uso era religioso, en ellas se celebraban también reuniones y celebraciones tanto civiles como religiosas.

La mayoría de los capiteles de las dobles columnas están decorados con hojas y palmetas; alguno es liso, destacando por su originalidad unos curiosos entrelazados finalizados en espirales o volutas.

Detalle de dos de los capiteles más originales del conjunto

La joya de esta iglesia es el baptisterio que está situado en el extremo occidental de la galería, protegido por una verja de hierro. En el muro occidental se abre una hermosa ventana abocinada formada por cuatro arquivoltas lisas de medio punto, que apoyan alternativamente en jambas y columnas y que muestran un tímpano geminado sin parteluz.

Fotografía gentileza de Alfonso Muñoz Grande

A los pies de la ventana se halla la pila bautismal donde, en rito ancestral, los abanadienses han bendecido y acogido siempre a sus nuevos hijos e hijas. La pila está decorada con gruesos gallones bien remarcados. Debido a los fuertes contrastes existentes en este espacio es el lugar ideal para los aficionados a la fotografía ya que el conjunto que forma con la ventana es magnífico.

Detalle de una antigua lápida frente al pórtico de la iglesia

El Hundido de Armallones

En el interior del cañón
DESCUBRIENDO AL ALTO TAJO

Esta increíble ruta, que transcurre a lo largo de 8 km (ida y vuelta), tiene su punto de partida en la localidad de Ocentejo, a solo 22 minutos de Abánades por la carretera GU-928. Desde allí nos adentraremos, poco a poco, en el cañón del río Tajo, en el paraje del “Hundido de Armallones”, uno de los enclaves más espectaculares del Parque Natural del Alto Tajo.

El bosque nos obsequia con sus frutos durante el recorrido

Te recomendamos que dejes el vehículo en el pueblo, ya que la pista se encuentra en mal estado y así evitamos molestias a la avifauna. Allí mismo encontrarás una caseta de información turística donde ampliar la información que aquí te ofrecemos. La ruta es apta para realizar andando, corriendo o en bicicleta y la duración aproximada es de dos o tres horas (ida y vuelta).

Una de las rutas más sencillas y a la vez más espectaculares de la provincia de Guadalajara

El recorrido esta perfectamente señalizado y consta de seis paradas con didácticos paneles informativos, indispensables para entender cómo se formó el cañón y para valorar la gran riqueza geológica del paraje. En este lugar se pone de manifiesto el enorme poder erosivo del río, que ha labrado un profundo cañón de paredes verticales en las que anidan numerosas aves rupícolas.

El Halcón Peregrino es una de las muchas rapaces que anidan en el cañón
  • Parada 1 – En el interior del cañón
  • Parada 2 – Los cuchillares
  • Parada 3 – “Anatomía” de un cañón
  • Parada 4 – Una cascada de piedra
  • Parada 5 – El “Hundido”
  • Parada 6 – Detalle de un pliegue
Una de las impresionantes pozas que nos encontraremos a lo largo del recorrido

En la quinta parada podemos apreciar el impresionante desprendimiento ocurrido en 1578 y que dio nombre a esta geo-ruta. Aunque en el escarpe no es fácil distinguir el lugar original de donde proceden los gigantescos bloques de roca, las dimensiones de estos nos permiten hacernos una idea de la brutalidad de este proceso que llegó a represar totalmente el río.

El Hundido de Armallones en todo su esplendor

Llega un momento en el que la pista traza una marcada curva y comienza a descender. Cuando esta alcanza el nivel del río, en una pared rocosa situada a nuestra izquierda, encontraremos una placa y el final de la ruta. Aunque la pista continúa hasta las Salinas de la Inesperada, recomendamos regresar en este punto para no molestar a las rapaces que suelen criar entre febrero y marzo.

Las cristalinas y verdeazuladas aguas de un joven río Tajo

Al ser un sendero lineal, volveremos sobre nuestros pasos para regresar de nuevo al pueblo de Ocentejo. El Parque Natural del Alto Tajo es, sin lugar a dudas, un lugar ideal para dedicarle una escapada de al menos dos o tres días.

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

La Hoz de Pelegrina

Una experiencia única e irrepetible
TRAS LAS HUELLAS DE FÉLIX

Esta aventura comienza en la pequeña villa medieval de Pelegrina, a solo 31 minutos de Abánades por la carretera GU-118. Es el paseo más agradable y sencillo que puedes realizar solo, en pareja, con amig@s o en familia, para disfrutar y conocer en esencia el Parque Natural del Barranco del Río Dulce.

El tesoro de Pelegrina

Con una distancia de 3,7 km, una duración de 1 o 2 horas y una dificultad baja-media, la ruta está minuciosamente señalizada con balizas de madera. También es ciclable y apta para carritos de niño hasta llegar a la caseta donde Félix Rodríguez de la Fuente guardaba su equipo de rodaje (1,5 km ida).

El camino de la liberación

Dejamos el coche en el aparcamiento, en la entrada del pueblo, y continuamos a pie por la calle principal. En unos metros debes tomar la primera calle que baja a la izquierda, donde verás una fuente. Por ese camino descenderemos hacia el río Dulce que nos acompañará durante casi todo el recorrido.

Un espacio natural que nos regala increíbles contrastes sin cambiar de lugar

En la primera parte del recorrido y a la derecha nos encontraremos con varias zonas donde el río es muy accesible para poder relajarse y refrescarse, si el tiempo lo permite. Dejando a la izquierda una formación rocosa con más de 1.100 metros de altura nos encontramos con un puente de madera que no debemos cruzar siguiendo las indicaciones de las balizas de madera.

Una placentera pausa en el camino

Uno de los principales atractivos del barranco son las ciudades encantadas, lapiaces, cuevas, simas y torcas que el río ha esculpido minuciosamente a lo largo de miles de años. La obra resultante de esta erosión y excavación es este bello paisaje transformado y el impresionante cañón por el que circulamos.

Las cristalinas aguas río Dulce y el puente de madera al fondo

Continuamos recto y, sin cruzar el río, llegamos a la caseta de Félix Rodríguez de la Fuente. Genio adelantado a su tiempo y prestigioso naturalista que dio a conocer esta “cárcava”, como él la llamaba, de la Hoz de Pelegrina a los amantes de la naturaleza de todo el planeta. Forjando desde aquí la aventura de “El Hombre y la Tierra” con un equipo humano y técnico excepcional y convirtiendo el paraje en el mayor estudio de cine jamás conocido.

Senderos de gloria

Continuando nuestra ruta y siguiendo las indicaciones, cruzamos el río con cuidado sobre unas piedras colocadas a tal efecto y regresamos por el otro margen. Frente a nosotros, el barranco del Gollorío, que con las lluvias de otoño y primavera nos obsequia con una espectacular cascada.

Arboterapia o los beneficios de abrazar un árbol

Veremos en las alturas el monumento a Félix y observaremos detenidamente las paredes del barranco donde podemos avistar con facilidad buitres leonados, águilas reales, halcones peregrinos y algún alimoche en verano. En las riberas, sigilosamente, podemos observar a la garza, el ánade real, el martín pescador y a la estilizada lavandera cascadeña.

Lavandera cascadeña en el río Dulce

Los bosques están formados por encinas y quejigos y donde el suelo escasea surgen sabinas y enebros. También podemos ver sauces, álamos y fresnos. En el camino de vuelta cruzaremos el puente de madera y regresaremos sobre nuestros pasos hasta llegar al punto de partida.

Camino de vuelta a Pelegrina

Cada una de las rutas senderistas que proponemos y recomendamos desde el Hotel Rural & Spa Los Ánades, es una experiencia única e irrepetible en sí misma para desconectar y sentirse libre. Una percepción que se amplifica y multiplica con el disfrute y el gusto personal de cada uno de nuestros clientes.

El alimoche, también llamado buitre egipcio, surcando los cielos de Pelegrina

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Área Recreativa Los Ceños

Las aguas cristalinas y verdeazuladas de un joven río Tajo
RINCÓN ESCONDIDO

El Área Recreativa Los Ceños está situada en la localidad de Ocentejo, a solo 27 minutos de Abánades por las carreteras GU-928 y GU-929. Se trata de un lugar desconocido, un rincón escondido de una belleza espectacular y uno de los secretos mejor guardados del Parque Natural del Alto Tajo.

Jacuzzis naturales río arriba

Se puede llegar a sus proximidades en coche, ya que dispone de un parking limitado a nueve plazas. Después de una ligera caminata nos encontraremos con la Fuente de la Teja, con un merendero al aire libre y otro cubierto por un techado de madera, piedra y cemento, que hace funciones de refugio.

Merendero cubierto

El área recreativa toma su nombre del paraje donde se ubica parte de su merendero, “Los Ceños”, que son unos preciosos cortados calizos extra plomados, a cuyos pies podemos disfrutar de una buena sombra mientras disfrutamos del vuelo y el canto de numerosas especies rupícolas y forestales.

Paz y relax junto al río Tajo

Podemos asomarnos a un cristalino y virginal río Tajo en varios puntos de la zona, a cual más bello y sorprendente. Durante los meses de verano se convierte en una fantástica zona de baño con pozas, piscinas naturales, pequeñas cascadas o jacuzzis naturales para el disfrute de toda la familia.

Cangrejo de río autóctono

Podemos aprovechar la corriente para recorrer unos metros arrastrados de una forma tranquila y relajante. En definitiva, un espacio ideal para el esparcimiento y la relajación de grandes y pequeños, bañistas y caminantes, y para todos los amantes de la naturaleza.

El área recreativa Los Ceños durante el verano

Por respeto al monte, al resto de los visitantes y para mantener este lugar tan especial tal y como nos lo encontramos, dado que no disponen de ningún servicio de recogida de basura, os rogamos que os llevéis la basura generada.

Fauna, flora y geología en un espectacular estado de conservación

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del Alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

El Valle de los Milagros

Ante nuestros ojos, una de las imágenes más icónicas del Parque Natural del Alto Tajo
VIAJAR A LA PREHISTORIA

El Valle de los Milagros está situado en la localidad de Riba de Saelices, a solo 28 minutos de Abánades por las carreteras GU-928 y CM-2021. Un lugar mágico, repleto de sorpresas, que nos trasladará a la prehistoria debido a lo singular de su vegetación y al inusual contraste de areniscas y pizarras.

Podemos estacionar nuestro vehículo junto a la Cueva de los Casares, en el área recreativa que hay junto al río Linares e iniciar la ruta desde ese mismo punto. El recorrido completo tiene una distancia de 12 km -ida y vuelta-, en el que se invierten entre 3 y 4 horas como mucho, y transcurre hasta Santa María del Espino. Si deseáis realizar un recorrido más tranquilo, haciendo fotografías y disfrutando del paisaje, os aconsejamos llegar hasta los pies de los “milagros” y volver. Con esta segunda opción invertiréis dos horas aproximadamente incluyendo la ida y la vuelta.

Inicio de la ruta del Valle de los Milagros

Hay que prestar mucha atención a la señalización y a los paneles informativos. Estos nos explican cómo la geología esculpió este paisaje único en la provincia de Guadalajara en el que vivían y cazaban los Neandertales que, en el Paleolítico Medio (hace 60.000 años), habitaban la Cueva de los Casares.

La atípica ruta es una mezcla de aventura, exploración y senderismo, que vale la pena a pesar las estrecheces del barranco en algunos puntos y de los esfuerzos por vadear el río. Existen dos caminos o recorridos, uno de verano y otro de invierno, condicionados por el caudal del río en cada época del año.

Pequeño embalse junto al merendero

Descubriremos, paso a paso, los misterios de este enigmático valle trazado por el río Linares y formado por areniscas del Triásico Inferior (250 millones de años) y calizas y dolomías del Triásico Medio (240 millones de años).

Lo más sorprendente del valle son los cambios de paisaje, temperatura y los “milagros” formados por areniscas y conglomerados. Estas gigantescas formaciones rocosas fueron bautizadas por el maestro Herrera Casado como los “Milagros del Linares”.

Un auténtico «Parque Jurásico»

Se trata de tres prodigiosos monolitos de arenisca llamados Puntal del Milagro, Peña Eslabrada y Puntal del Canto Blanco. Ante nuestros ojos, una de las imágenes más icónicas del Parque Natural del Alto Tajo.

Recomendamos realizar esta insólita ruta en primavera y otoño andando o en bicicleta de montaña, ya que existe una variante para esta segunda opción.

El Puntal del Milagro (derecha) y la Peña Eslabrada (izquierda)

Para obtener una información más detallada de las rutas, que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com