De piedras y enigmas

Curioso símbolo solar sobre el dintel de una de las casonas de Abánades
EL LENGUAJE OCULTO DE LAS PIEDRAS

Cuenta la leyenda que una anciana, despechada por no haber sido invitada a una boda, envenenó como venganza el pozo de agua del pueblo, matando a todos los habitantes. Relato este muy repetido entre los castellanos para explicar la pérdida de población y abandono de pueblos como San Llorente, situado en un altozano junto a la Fuente del Chorrillo en Abánades.

Fuente del Chorrillo, junto al despoblado de San Llorente

Desde el siglo XVII aproximadamente, sus ruinas han sido utilizadas como cantera por los abanadienses, sobre todo después de la devastación sufrida durante la guerra civil. Y muchas de sus extrañas piedras, junto a las originarias de Abánades, han acabado en los muros y paredes de sus viviendas: estelas funerarias discoideas, símbolos solares, lápidas, estrellas de compás, etc.

Estela discoidea junto a la iglesia románica de San Pedro

Estas últimas son muy habituales en el entorno rural: la estrella de compás es un símbolo que representa la eternidad. Se empezó a utilizar en tiempos de los celtas hasta el medievo, en las sepulturas y como ornamentación en los dinteles de las fachadas. Mientras, las abundantes cruces sobre los dinteles de casas y establos protegían de las enfermedades, maldiciones y, sobre todo, del mal de ojo.

Estrella de compás labrada sobre una de las lápidas del viejo cementerio

De entre todos estos pétreos recuerdos de la antigüedad, cabe destacar la pieza heráldica fechada en 1586 que podemos observar en los muros de una casona reconstruida ubicada frente al Juego de Pelota. A pesar de los decretos y leyes que protegen este tipo de piedras, consideradas hoy en día Bienes de Interés Cultural, nunca han sido inventariadas por el Ayuntamiento de Abánades.

Un misterio sin resolver que desconcierta a los expertos

El año en que se labró esta piedra, para que os situéis en el tiempo, gobernaba España el rey Felipe II y estábamos en plena guerra con Inglaterra. Con la inestimable ayuda del pirata Francis Drake los ingleses invaden y saquean durante un mes la ciudad de Santo Domingo. Mientras, en el ámbito cultural, el Greco comenzaba su famoso cuadro “El entierro del Conde de Orgaz”.

Con Felipe II, la monarquía española llegó a ser la primera potencia de Europa y el Imperio español alcanzó su apogeo.

El escudo, curiosamente invertido, contiene tres figuras: panela, caldera y un báculo en barra. La caldera era el símbolo de los hombres ricos en la Alta Edad Media y más tarde, de poder y riqueza. Sin embargo, la panela, muy utilizada en los armoriales españoles, se suele asociar a los Mendoza. Por otra parte, el báculo, unido a la mitra, está asociado a las armas de las autoridades eclesiásticas.

Al voltear la imagen para que la boca del escudo esté en su sitio, las figuras quedan invertidas

Desconocemos si la piedra es originaria de Abánades o proviene del despoblado de San Llorente. Ni en el Nomenclátor del Obispado de Sigüenza ni en las crónicas de Francisco Layna Serrano se hace referencia a ella. Lo que sí es cierto es que Don Gonzalo Núñez de Lara, noble burgalés fundador de Laranueva y Abánades, portaba en su escudo de armas dos calderos.

Escudo de armas de Don Gonzalo Núñez de Lara

No se sabe por qué el escudo está invertido, aunque hay una tesis razonable. Descartado el luto o un error del cantero, todo apunta a que fuera un caso de armas difamadas, infamadas y descargadas. Se llama así cuando el soberano, por causa de algún crimen, vilipendio, bajeza o infamia, imponía por castigo al culpable una modificación o corte vergonzoso en su escudo de armas.

Una de las muchas cruces protectoras que podemos ver en Abánades integrada en un muro

Desde este foro animamos al consistorio de Abánades a realizar un inventario de estos tesoros patrimoniales y, si es posible, señalizarlos para disfrute de tod@s. Si precisas información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

¿Un ángel exterminador en una de las lápidas del viejo cementerio?

Tierra de castillos

La inexpugnable torre del homenaje del castillo de Atienza
PAISAJES DE LEYENDA

Castilla surgió como entidad política autónoma en el siglo IX, alcanzando la categoría de “reino” en el siglo XI, y su nombre se debe a la gran cantidad de castillos que se fueron levantando por sus tierras durante siglos. Visitar y deleitarse con las fortalezas que se extienden por todos los rincones de Castilla-La Mancha nos permite realizar un viaje en el tiempo y disfrutar de los espectaculares y sobrecogedores parajes elegidos para su emplazamiento.

La torre de Los Casares en Riba de Saelices

Los casi ocho siglos de ocupación árabe y Reconquista mantuvieron estas tierras en estado de guerra constante. Si a esto le unimos las disputas entre la nobleza y la monarquía hasta bien entrado el Renacimiento, entenderemos la continua y, en algunos momentos, frenética actividad constructiva, por la que se levantaron miles de castillos, murallas, atalayas y torres vigías o defensivas a lo largo y ancho de lo que hoy es la región castellano-manchega.

Interior del castillo de Sigüenza durante la celebración de una feria de de antiguedades

Un recorrido por estas fortalezas es un deleite para los sentidos por las imponentes trazas constructivas que se presentan ante nuestros ojos, por la historia que desprenden grabada en sus muros, por los personajes que los vivieron, por los excepcionales entornos naturales en los que se asientan y por el ambiente legendario que se respira en sus muros. Te recomendamos que te informes de los horarios de apertura y de la posibilidad de visitarlos libremente.

El fotogénico castillo de Zafra

MUY CERCA DE ABÁNADES

Estamos en tierra de castillos, la mayoría de ellos desconocidos para muchos, pero con un poderoso atractivo. Aunque nos centraremos en los castillos más próximos al Hotel Rural & Spa Los Ánades, no podemos olvidar a la hermosa villa medieval de Molina de Aragón; al castillo de Zafra, protagonista de la serie Juego de Tronos; al de Jadraque, o del Cid; y al castillo de Torija, que en su interior nos muestra los objetos personales que Camilo José Cela utilizó en sus viajes.

Una de las galerías interiores del castillo de Sigüenza

Sigüenza es uno de los núcleos medievales más bellos y mejor conservados de toda España. Su espectacular y sobrio castillo, que domina la ciudad no muy lejos de las corrientes del río Henares, es hoy Parador de Turismo. Su visita es libre, quedando restringida solo la zona de habitaciones de los clientes, y nos permite conocer esta enorme fortaleza erigida en el siglo XII que fue residencia permanente de los obispos hasta mediados del siglo XIX.

Murallas exteriores del castillo de Sigüenza

El castillo de Cifuentes comenzó a construirse en abril de 1324 sobre una fortaleza árabe. Ha pertenecido durante siglos a los herederos del infante Don Juan Manuel, hasta su adquisición por el ayuntamiento de Cifuentes. De planta cuadrada, el castillo tiene cinco torres de planta cuadrada y circular, siendo pentagonal la del homenaje. Sobre la única puerta de acceso permanece aún el escudo de Don Juan Manuel, dos brazos alados con espadas y dos leones.

Momentos de descanso y relax en la terraza de nuestro hotel

El castillo de Pelegrina se encarama en un alto muy próximo a los cortados que perfilan el impresionante meandro del río Dulce. Se trata de un castillo roquero, de planta alargada, poligonal, adaptada a la superficie del terreno, esquinado por fuertes torreones cilíndricos. Aunque de formas defensivas, no tuvo apenas importancia estratégica, siendo saqueado y prácticamente destruido en 1710 por las tropas del archiduque Carlos y en 1811 por las tropas napoleónicas.

La villa medieval de Pelegrina junto a su castillo

El Castillo de La Torresaviñán, erigido en el siglo XII, es uno de los pocos castillos románicos que no ha sufrido transformaciones. Clásico ejemplo de transición entre la torre-fortaleza y el castillo amurallado, ya que comparte características de ambos. Con unos buenos prismáticos podemos ver la Sierra de Megorrón –Cifuentes– al sur, las estribaciones de Atienza al norte, la sierra de Segovia al oeste, y las estribaciones del río Tajo al este.

Castillo románico de La Torresaviñan

La atalaya de la Riba de Saelices es una construcción árabe del siglo IX de más de 15 metros de altura que custodiaba el asentamiento bereber situado en la misma ladera, junto a la cueva de Los Casares, y que estuvo habitado durante más de 300 años. De carácter defensivo protegía el pueblo de posibles ataques y formaba parte de un sistema de vigilancia más complejo junto a otras torres distribuidas por la zona con las que mantenía contacto visual.

La torre de Los Casares junto al poblado hispano-musulmán

El castillo de Atienza se divisa mucho antes de llegar a las puertas de esta hermosa población que atesora un fantástico conjunto monumental. Sobre el imponente cerro quedan algunos lienzos de la muralla y la inexpugnable torre del homenaje que se levanta sobre una gran mole rocosa. Es un fantástico escenario cuya visita puede ser aprovechada por el viajero para contemplar la popular Caballada en la mañana del Domingo de Pentecostés.

El castillo de Atienza durante la presentación de una nueva temporada de Juego de Tronos

Para finalizar, nos gustaría mencionar algunas de las fortalezas guadalajareñas que llevan siglos esperando tu visita y que no te defraudarán: Anguix (Sayatón) –con unas espectaculares vistas panorámicas del río Tajo–, Arbeteta, Castilnuevo, Cogolludo, Escamilla, Establés, Galve de Sorbe, Guijosa, Palazuelos, Peña Bermeja (Brihuega), Pioz, Riba de Santiuste, Santiuste (Corduente), Vallermoso de Tajuña, Villel de Mesa y Zorita de los Canes.

En el interior del castillo de Pelegrina

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

El pan nuestro de cada día

Pan recién horneado en nuestro Restaurante el Ánade Real
ARQUITECTURA TRADICIONAL

Saelices de la Sal está situada a solo 19 minutos de Abánades por las carreteras GU-928 y CM-2021. Las Salinas de San Juan dotan de apellido a este pueblo del alto Tajo y eclipsan, por su monumentalidad, cualquier otro espacio cultural de este tranquilo municipio de apenas 40 habitantes.

Las conocidas salinas de San Juan en plena producción

Como de las salinas ya hablamos largo y tendido en otra entrada de este blog https://blog.losanades.com/salinas-de-san-juan/ vamos a proponeros un relajante paseo por el pueblo, poniendo especial énfasis en un importante y desconocido elemento arquitectónico y etnográfico: el antiguo horno de pan.

Edificio que alberga el viejo y tradicional horno comunal de Saelices de la Sal
LOS ORíGENES

El pan surgió por azar allá por el Nelolitico, cuando alguien descuidó al sol, sobre una olla, una papilla formada por semillas, cereales y agua. Desde ese momento, el pan ha estado unido a la evolución del hombre, presente en el devenir de los tiempos, formando parte de la cultura universal de la humanidad.

Grabado de una inquietante y extraordinaria figura humana en la cueva de Los Casares. Ayuntamiento de Riba de Saelices

En Egipto, Grecia y Roma mejora mucho la calidad del pan y en la Edad Media aparecen, con el apogeo de las ciudades, los primeros gremios de artesanos. Al ser el pan alimento base de la población, en esta época, al igual que en Roma, la producción y distribución del pan la regulaban los gobiernos.

Ilustración de un horno de pan en la Edad Media

A finales siglo XVIII progresan la agricultura y las investigaciones sobre la harina, se consigue la mejora en la técnica del molino, aumenta la producción del trigo y se obtiene una harina de más calidad. El precio del pan baja al aumentar la oferta y se consigue que el elitista pan blanco llegue a toda la población.

Horneando los panes a mediados del siglo XX. Archivo Martín Santos Yubero

El horno que podemos visitar en Saelices de la Sal no es otra cosa que el resultado de la evolución del primer horno babilónico que hace 5.000 años se fabricaba en barro. Se construía a base de una tapa de adobe y tierra en forma de campana, permitiendo la cocción tanto por arriba como por abajo.

La estancia que alberga el horno

Los egipcios perfeccionaron la técnica dividiendo el horno en dos partes, una para el quemador y otra superior donde colocaban los alimentos. Más tarde, los romanos lo perfeccionaron incluyendo arcos en el diseño, dando así una fórmula de cúpula con la que conseguían un gran aislamiento térmico.

Detalle de nuestro horno de Saelices de la Sal
EL HORNO

Producto de la revolución industrial del siglo XIX, nuestro horno está inspirado en los de fundición para la herrería que conseguían un mayor control del fuego. Fue usado hasta mediados del siglo XX por las familias de Saelices de la Sal para amasar a puño y cocer el pan a fuego lento, base de su dieta alimenticia.

El antiguo almacén de leña rehabilitado para usos sociales

Funcionaba tres días por semana, atendido por el vecino que ganaba la subasta, que se celebraba el día de San Isidro. La familia del hornero se encargaba del suministro de leña y paja, de cuidar la cocción, así como de la limpieza y mantenimiento. A cambio, cobraba una parte proporcional de la masa horneada.

La centenaria chimenea del viejo horno

Se amasaban los panes sobre mesas, dejando descansar las hogazas y tortas sobre tableros de madera dispuestos junto a las paredes. En los últimos años en que se utilizó, funcionó como una panadería y abastecía a todos los pueblos de la comarca. Este mismo año, el horno celebrará su 92º aniversario.

Despachando el pan a mediados del siglo XX. Archivo Martín Santos Yubero

En la actualidad, la facilidad para elaborar y adquirir pan nos ha hecho olvidar que hubo un tiempo en el que cada pedazo de pan, por muy tosco que fuera, se consideraba prácticamente un manjar. Un manjar que, además de harina, levadura, sal y agua, llevaba otros ingredientes como amor, esfuerzo y satisfacción. Y quizás por eso, sabía tan bien.

Tradicionales hogazas que nuestro proveedor Monte Pinos Selección de Alimentos Frescos te ofrece en sus obradores de Madrid

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Fotografía de detalle del pirómetro

El arte de la piedra seca

Casillo en Los Majanares de Abánades
PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

La técnica de la piedra seca, pared seca, piedra en seco o albarrada es un proceso de construcción caracterizado por la ausencia de mortero o argamasa. Con un origen ancestral que se remonta al neolítico, esta técnica es una de las primeras aproximaciones del hombre a la construcción a través de la piedra.

Rincón de Abánades en el que el tiempo se ha detenido

En el año 2018 la Unesco eligió los muros de piedra seca en España y otros siete países como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Lo que quiere decir que debemos preservar por ley estas milenarias manifestaciones constructivas del ámbito rural así como el, prácticamente extinguido, oficio de paredador.

Chozo de pastor en Luzaga

Los muros de piedra seca desempeñan un papel esencial en la prevención de corrimientos de tierras, inundaciones y avalanchas, en la lucha contra la erosión y desertificación de terrenos, en la mejora de la biodiversidad y en la creación de condiciones microclimáticas propicias para la agricultura.

Detalle de una cerrada

Estas construcciones populares han modelado el paisaje de la comarca del alto Tajuña a lo largo de los siglos y las podemos apreciar y valorar tanto por su cantidad como por su calidad: chozones, parideras, cerradas, casillos, pozos, hornos e incluso fortificaciones, refugios y trincheras de la guerra civil española.

Muro de piedra seca en una típica casa de Abánades

Precisamente este es un rasgo diferencial de Abánades, ya que sus campos fueron escenarios de cruentos combates durante la contienda. En los Espacios Históricos de Los Castillejos y de El Alto del Molino, ambos en territorio republicano, podemos apreciar espectaculares construcciones en piedra seca.

Posición de artillería en el Alto del Molino de Abánades

En la comarca dispones de dos rutas muy recomendables para disfrutar de este arte en contacto con la naturaleza: la ruta de los chozones de Ablanque y la ruta de los chozones sabineros de La Loma, de la que ya hemos hablado en este mismo blog: https://blog.losanades.com/los-chozones-de-la-loma/

Chozón sabinero en La Loma

Para obtener una información más detallada de las rutas que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

Camino del pozo redondo junto al Hotel Rural & Spa Los Ánades

Un tesoro natural

Primer plano de la lavanda abanadiense
LOS MAJANARES DE ABÁNADES

Cuenta la leyenda que a mediados del siglo pasado los habitantes de Abánades, unidos, hermanados y conscientes de la complicada supervivencia en una orografía y clima extremos, recolectaban a mano los haces de espliego de sus montes ayudados de una hoz para después destilarlos en los gigantescos calderos ubicados en las viejas eras, junto al puente grande o en el pozo de los tormos.

Aniceto Renales (a la derecha) junto a dos compañeros dispuestos a destilar el espliego

Aniceto Renales Morencos, uno de estos héroes de leyenda a sus espléndidos 93 años nos cuenta que, desde “muy chico”, se dedicó a estas labores. Él se encargaba de pisar el espliego para que entrara más cantidad en los calderos y de destilarlo, con el objetivo de obtener el preciado aceite esencial que en los años 40, 50 y 60 adquiría una empresa sevillana denominada Ramón Laborda.

Nuestro protagonista en la actualidad

Años más tarde, en el año 2016, dos jóvenes agricultores y emprendedores de Abánades, con el mismo espíritu de antaño e inspirados en el auge que empieza a adquirir este cultivo en Brihuega y Almadrones como modelo de turismo sostenible y alternativa de negocio en un entorno rural en claro receso, deciden recuperar esta tradición y se inician en la aventura de la lavanda, adquiriendo cuatro hectáreas para plantar en ellas 36.000 plantas de lavanda.

Primeros brotes de lavanda en Los Majanares

Hoy conocemos este singular espacio único, por su paisaje y entorno montañoso, como Los Majanares de Abánades y la empresa encargada de su cuidado es Agrogutina. El extenso manto morado que podemos apreciar desde mediados de julio a mediados de agosto es una variedad de lavandín (lavándula angustifolia y lavándula latifolia), que tiene sus orígenes primeros en la fusión del espliego y la lavanda.

Los Majanares de Abánades en todo su esplendor

Aunque ya hablaremos de la lavanda detenidamente en otra entrada de este blog, comentaros que desde hace miles de años ha sido apreciada por sus propiedades y aroma. Las cualidades de esta hermosa planta y su estimado aceite esencial han sido recurrentemente mencionadas en textos referidos a botánica, belleza, aseo, farmacia y medicina. La lavanda tranquiliza y relaja la mente, alivia los dolores musculares, las afecciones respiratorias, la regeneración de tejidos y ayuda a conciliar el sueño.

Detalle de una mariposa de cola de golondrina sobre la flor de la lavanda

Los antiguos alambiques han evolucionado en una moderna maquinaria y el tiempo ha dotado a nuestros jóvenes empresarios y agricultores de experiencia, mejorando, innovando y perfeccionando su explotación para alcanzar el máximo aprovechamiento. Con el riguroso respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad como bandera, Agrogutina se ha convertido en proveedor oficial del Hotel Rural & Spa Los Ánades.

Todo listo en el Restaurante El Ánade Real para celebrar nuestro Lavanda Summer

Productos naturales y artesanales como bolsas aromáticas para regalo o decoración, frascos de aceite esencial y jabones elaborados a mano son algunos de los productos que pueden adquirirse en su página web https://agrogutina.webnode.es/ o en la recepción de nuestro hotel. Además de disfrutar de visitas guiadas y talleres de aromaterapia, entre otras muchas actividades que os ofrecemos durante nuestro Lavanda Summer, en un ambiente tranquilo y familiar.

Algunos de los productos naturales y artesanales que nos ofrece Agrogutina

Durante los meses de julio y agosto, la lavanda es la reina del paisaje en Abánades y su aroma impregna cada rincón. Para obtener una información más detallada del Lavanda Summer de Abánades contacta con nosotros llamando al teléfono 608720518 o escribiendo a reservas@losanades.com y Mayte García Vilches resolverá todas tus dudas. 

Nuestros amigos de Agrogutina en su stand durante el I Trail Abánades, un trail por la historia
Aromas del Tajuña

¿Qué fue del abuelo?

Andreu Buenafuente junto al Coronel José Romero y al presentador Eloy Vila
VIAJANDO EN EL TIEMPO CON ANDREU BUENAFUENTE

El pasado mes de abril recibimos la grata visita de Andreu Buenafuente, protagonista del primer capítulo de una serie documental y de entretenimiento titulada “Quanta Guerra!” que está produciendo la televisión autonómica catalana TV3. Un recorrido y una aventura que, partiendo de Lorca, va siguiendo los pasos de su abuelo materno durante la guerra civil española.

El equipo de grabación de TV3 en el observatorio del Otero de Sacecorbo

Mariano Moreno Guevara, integrado en la 70 Brigada Mixta, se especializó como telemetrista y ascendió a cabo participando en las batallas del Jarama, Guadalajara, Brunete, Abánades y Levante, donde murió de forma heroica enfrentándose a los tanques enemigos con bombas de mano y cócteles molotov. Hechos por los que fue ascendido a sargento a título póstumo.

Un telémetro como el que que utilizaba el abuelo de Andreu Buenafuente

El rodaje en tierras guadalajareñas comenzó en Brihuega, escenario principal de la conocida batalla de Guadalajara, continuando la tarde del viernes en el observatorio republicano del Otero de Sacecorbo. Allí mismo y con un telémetro de época, Andreu recibió un curso práctico del manejo de tan importante y delicado instrumento óptico de la mano del Coronel José Romero.

Andreu Buenafuente y Eloy Vila en la biblioteca del Hotel Rural & Spa Los Ánades

Ya en el Hotel Rural & Spa Los Ánades, donde todo el equipo disfrutó de la mejor gastronomía de la comarca en el Restaurante El Ánade Real, se procedió a grabar los últimos planos del día en la biblioteca. Andreu Buenafuente, acompañado de Eloy Vila, hizo balance al calor del hogar de las experiencias y sorpresas vividas durante la intensa jornada.

Andreu Buenafuente y Eloy Vila saliendo del Hotel Rural & Spa Los Ánades

Después de un merecido descanso, un nutritivo desayuno y de la grabación de un par de tomas en los exteriores del hotel, todo el equipo se desplazó al Puntal del Abejar de Sotodosos. En las trincheras y refugios de tan importante enclave estratégico, Andreu recibió completa información de La Batalla Olvidada de boca de Julián Dueñas, investigador reputado de la zona.

Julián Dueñas guiando a todo el equipo de TV3 hacia las trincheras del Puntal del Abejar

Andreu Buenafuente se mostró muy cercano en todo momento, quiso conocer todos los pormenores y detalles del Museo Histórico Municipal de Abánades y de todas las actividades relacionadas con el mismo. También mostró mucho interés por la comarca del alto Tajuña y el sentir de sus gentes trasladándonos una humanidad y una bondad inenarrables.

Andreu Buenafuente escucha detenidamente las explicaciones de Julián Dueñas

Juntos repasamos la actualidad nacional e internacional conversando largo y tendido con el Coronel José Romero y Julián Dueñas Méndez. También es cierto que nos reímos juntos, y mucho, con el intercambio de anécdotas, peculiaridades y curiosidades de la comarca. Emotiva fue también la despedida de todo el equipo después de dos intensos días de confraternización.

Andreu Buenafuente junto a Mayte García Vilches, Directora del Hotel Rural & Spa Los Ánades

El documental, el primero de la serie y con una duración de unos 55 minutos, podrá verse el próximo mes de junio en TV3. La experiencia y la colaboración han sido increíbles con un balance tremendamente positivo y aun sin ver el documental le auguramos mucho éxito dado el contenido humano que atesora. Desde aquí queremos darle las gracias a todo el equipo de TV3 en general y a Andreu Buenafuente en particular por su amistad y apoyo incondicional.

El héroe olvidado

Un ejemplo de la brutal devastación sufrida por la Catedral de Sigüenza durante la guerra civil. Biblioteca Nacional de España
ANTONIO LABRADA, EL GRAN RECONSTRUCTOR

Desde el Hotel Rural & Spa Los Ánades hemos adquirido el compromiso de dar a conocer, a través de este blog, a las personas y los lugares de nuestra área de influencia de los que nadie habla o poco se sabe. Es de justicia, pues, que a una de estas figuras olvidadas, que tanto hizo por el patrimonio arquitectónico y artístico de Guadalajara le dediquemos un breve recuerdo y toda nuestra admiración.

Estamos pensando en el arquitecto seguntino Antonio Labrada Chércoles.

Título de Arquitecto de Antonio Labrada Chércoles. Archivo General de la Administración

Tal y como hemos podido comprobar en el registro civil, Antonio Claudio Narciso Labrada Chércoles nace en Sigüenza el 30 de octubre de 1914. Obtiene el título de arquitecto el 24 de agosto de 1940 e inmediatamente, con poca experiencia pero con nuevas ideas, se hace cargo de la reconstrucción de la devastada catedral de Sigüenza iniciada en 1937 por su maestro y mentor Leopoldo Torres Balbás.

Croquis de los ventanales destruidos en el muro este. Archivo General de la Administración

Esta responsabilidad descomunal, con mínimos recursos, se convierte en toda una odisea para un joven arquitecto que afrontará los problemas estructurales y constructivos de las bóvedas de la “Notre Dame” española en solitario. El templo, protagonista en la Batalla de Sigüenza de 1936, fue devastado por el bando rebelde y bombardeado por la aviación gubernamental, mientras se restauraba, en enero de 1938.

Destrucción de uno de los campanarios de la Catedral de Sigüenza. Biblioteca Nacional de España

Con ideas diferentes a las de su predecesor, restaura e integra a la vez con un gusto exquisito. Propone a la Dirección General de Regiones Devastadas la creación de un taller de artes y oficios a pie de obra con maestros y aprendices. Se rodea de un gran equipo de artistas restauradores como los tallistas, escultores e imagineros Florentino Trapero y Tomás Díez, el escultor Ángel Bayod y el pintor Constantino Casado.

La imponente Catedral de Sigüenza tal y como la conocemos hoy en día

Antes de finalizar la restauración de la catedral se le asigna el proyecto de derribo y desescombro la ciudad de Sigüenza, la reconstrucción de las iglesias románicas de Ntra. Señora de los Llanos en Yela y de San Pedro en Abánades, entre otros proyectos importantes. El historiador Francisco Layna Serrano comenta en su libro la restauración de esta última alabando la intervención de Antonio Labrada en la misma:

“Esta iglesia sufrirá daños importantes durante la guerra civil española de 1936-39, siendo muy bien restaurada por el arquitecto Don Antonio Labrada”.

Plano en el que podemos apreciar los desperfectos sufridos por la Iglesia de San Pedro de Abánades durante la guerra civil. Archivo General de la Administración

La iglesia de San Pedro de Abánades, como ya hemos comentado en otra entrada de este blog, fue devastada al encontrarse entre dos fuegos y, aunque los cultos se realizaban en la ermita de Nuestra Señora de las Mercedes y a pesar de las penurias de posguerra, el pueblo, liderado por su alcalde y el párroco, ofreció dinero y mano de obra para su restauración.

Pórtico románico de la Iglesia de San Pedro de Abánades en la actualidad

Para finalizar, y como homenaje a Antonio Labrada Chércoles, al arquitecto, al artista, al genio humilde y quizá tímido, ya que no se conserva ninguna imagen suya en los archivos estatales, y para constatar y reivindicar la categoría intelectual e histórica de su figura os mostramos un breve texto extraído de la memoria del proyecto de restauración de la iglesia de San Pedro de Abánades:

“Se orienta y sitúa en Abánades su Iglesia Parroquial, con un acento expresivo de su arquitectura y un porte definido en sus trazas que son vida de una época. Perfila en su vista frontal, un pórtico de estilo románico que se remonta al siglo XII y que forma el carácter del conjunto. Actualmente corona una pérdida notable de dominio en su valor, por haber sido objeto de devastación en la pasada guerra de liberación en ánimo de reconstruirla, formar su expresión y dar un escenario de culto continuación del primitivo”.

Vista general de la Iglesia de San Pedro y del cerro de El Castillo, declarado recientemente Bien de Interés Local

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Una muestra de la documentación consultada para la elaboración de este artículo en el Archivo General de la Administración

Descubre Sigüenza

Detalle de una de las torres de la catedral
SIGÜENZA VISITAS GUIADAS

Inauguramos el año con esta interesante entrevista a dos buenos amigos colaboradores del Hotel Rural & Spa Los Ánades con los que compartimos filosofía, objetivos y amor a nuestra tierra. Víctor y Jorge, jóvenes emprendedores, son indispensables para conocer los secretos de una de las ciudades más bellas de España en proceso de ser declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Detalle de capilla funeraria de la familia Vázquez de Arce en la catedral

¿Cómo surge la idea?

Nace del amor a Sigüenza, somos unos apasionados de la historia y el arte, lo que nos llevó a ser guías de turismo y tras finalizar nuestros estudios en Madrid y en Alcalá de Henares, regresamos a nuestra tierra para intentar forjarnos aquí un futuro, sin tener que emigrar a la gran ciudad.

Llevábamos tiempo trabajando de forma independiente en Sigüenza y en 2021 decidimos unir fuerzas para crear un proyecto común para seguir avanzando y mejorar la experiencia de nuestros visitantes.

¿Quiénes formáis el equipo?

Dos seguntinos, Victor y Jorge.

Jorge y Víctor, creadores de Sigüenza Visitas Guiadas

Decisión valiente, dada la situación de alerta sanitaria que todavía hoy padecemos. ¿Algún protocolo excepcional en vuestras actividades?

Somos optimistas. ¿Qué nos quedaría si no? Sigüenza está bien ubicada en el eje de grandes ciudades como Zaragoza y Madrid, aunque recibimos visitantes de todo el ámbito nacional. Cuando a la gente se la deja viajar, viaja y se ha demostrado sobradamente que respetando los protocolos básicos (mascarilla, distancia de seguridad, etc.), la realización de visitas guiadas es una actividad totalmente segura como otras actividades culturales y de ocio.

Vista del establecimiento desde el exterior

¿Qué aportáis a la oferta turística oficial de la ciudad?

Aportamos una visión singular que transmitimos como seguntinos, dando a conocer a nuestros visitantes de forma amena no solo la historia y el arte sino también los chascarrillos y curiosidades que han forjado la idiosincrasia de estos parajes castellanos desde hace siglos.

Además, hemos abierto una oficina y tienda física en la que tenemos un pequeño centro de interpretación de nuestro producto local y que también cuenta con una sala dedicada a exposiciones temporales (esta la hemos dedicado a fotografías inéditas del castillo de los años 60 y a las setas de la comarca de Sigüenza). En esta oficina, tienda y sala cultural, recibimos con los brazos abiertos a nuestros visitantes para que tomen contacto con la ciudad.

Interior del establecimiento de Sigüenza Visitas Guiadas

¿Os habéis lanzado solos en esta aventura o habéis recibido algún tipo de apoyo o colaboración por parte de los organismos oficiales?

Como empresa no hemos recibido ningún tipo de subvención pública, aunque sí hemos recibido el apoyo de los seguntinos que nos animan cada día.

¿Cómo dais a conocer vuestros servicios?

Llevamos tiempo trabajando y el boca a boca siempre es importante. También se nos promociona en hoteles y casas rurales de Sigüenza y su comarca. Muchas reservas las recibimos a través de la web y las redes sociales, hoy fundamentales para entender nuestro sector, ya que nuestra actividad depende en gran medida de ellas.

Detalle nocturno del castillo desde el exterior

¿Qué opinión tenéis de la promoción turística que se le hace a Sigüenza?

Vemos que en los últimos tiempos se está promocionando cada vez más y la carrera hacia la declaración de Patrimonio de la Humanidad está siendo sin duda un buen altavoz. Tenemos un evento clave como la celebración del IX centenario en el año 2024, efeméride que debería aprovecharse para promocionar los distintos tipos de patrimonio que hoy contempla la UNESCO y que en Sigüenza albergan muchas posibilidades todavía, como demuestra el proyecto de Letras Vivas, publicado el año pasado con escritos y aportaciones de diferentes personalidades de la cultura seguntina y provincial.

Vistas de la catedral de Sigüenza desde el exterior de la ciudad

¿Echáis de menos algún recurso turístico que consideréis que se debe dar a conocer?

Por el auge que está alcanzando en los últimos tiempos la arqueología militar y eventos desarrollados entorno a ella (recreaciones, jornadas de estudio, etc.) en Sigüenza de momento no se han explotado todas las posibilidades que nos ofrece la historia, ya que aquí contamos en tiempos con los Tercios, pasando por el Empecinado y varias batallas en la guerra de la Independencia. Por no hablar de otra gran desconocida, la Batalla de Sigüenza en el 36, que cuenta con un gran archivo fotográfico y que aún puede contemplarse en forma de metralla por toda la ciudad.

En lo monumental, en estos momentos, a los guías no se nos permite realizar explicaciones en el interior de la Catedral, lo que repercute en la experiencia turística de nuestros visitantes, que solo pueden conocer el templo con audioguía tradicional.

Realmente contamos en estos momentos con más patrimonio del que somos capaces de gestionar. Son varios los espacios que permanecen cerrados, como el antiguo seminario de San Bartolomé, el Obispado (antigua universidad), el Monasterio de Jerónimos (actual seminario) o la iglesia de San Vicente, que solo abre sus puertas para el culto.

Una de las obras maestras del Museo Diocesano de Arte Sacro

¿Qué posibilidades veis en la futura declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad? ¿Abriría muchas puertas de cara al turismo?

Es muy probable que los paisajes salineros de Sigüenza y Atienza y los parajes del río Dulce sean declarados Patrimonio de la Humanidad. En cuanto al turismo, quizás reforzaría las pernoctaciones de entre semana y estancias de más de 1 y 2 días, que hasta ahora es el talón de Aquiles de estas tierras, pues el fin de semana, desde hace años, funciona prácticamente a lo largo de todo el año.

La época de la Edad Media está muy bien promocionada en las visitas que se realizan en la ciudad y muy bien representada en sus recursos turísticos, sin embargo y dada la importancia que tuvo la Batalla de Sigüenza en la guerra civil, ¿ofrecéis alguna ruta turística relacionada con el conflicto?

Sigüenza tiene muchísima historia más allá de la época medieval. En época reciente la Batalla de Sigüenza es un claro ejemplo, aunque es muy desconocida a nivel nacional nosotros la incluimos en nuestros recorridos, y por sus características (incluye el asedio a la Catedral) no deja de sorprender a nuestros visitantes, siendo un punto fuerte de nuestra actividad.

Una de las visitas personalizadas ofrecida por Víctor

¿Qué os parece la labor que se está desarrollando en Abánades con su pequeño museo y la recreación histórica de su “Batalla Olvidada” que está en camino de ser declarada Fiesta de Interés Turístico Regional?

Nos parece una iniciativa fantástica que recupera una parte importante de nuestra historia reciente y coloca a Abánades como referente de toda la provincia en materia de la guerra civil, demostrando que cuando se trabaja con pasión y voluntad, los resultados al final llegan.

¿Conocéis el Hotel Rural & Spa Los Ánades que está en esa localidad? ¿Qué os parece como alojamiento?

Sí, estuvimos hace tiempo dejando en recepción la información de nuestras visitas.

Lo cierto es que el alojamiento es espectacular, un enclave creado con calidad y mimo en el que perderse del mundanal ruido de la ciudad y que, al igual que Sigüenza, a poco más de 1 hora de Madrid, se encuentra en una buena ubicación para una demanda turística que ha crecido en los últimos tiempos: la de viajar en busca de la tranquilidad.

Detalle del interior de uno de los lofts del Hotel Rural & Spa Los Ánades

Pueden contactar y reservar nuestras visitas a través de la web:

https://www.visitasguiadassiguenza.es/

¿Algo más que añadir amigos?

Un placer participar en vuestro blog y desde nuestros respectivos ámbitos, esperamos poder colaborar en el futuro, creando una bonita simbiosis entre Abánades y Sigüenza.

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Y nada mejor que una saludable comida en el Restaurante El Ánade Real de Abánades después de una entretenida excursión a Sigüenza

Viaje al centro de la tierra

El Valle de los Milagros
LA CUEVA DE LOS CASARES

Situada en la localidad de Riba de Saelices, a solo 28 minutos de Abánades por las carreteras GU-928 y CM-2021. Concretamente en una ladera del pico Pedriza del Mirón, junto al Valle de los Milagros por el que transcurre el río Linares, dentro del Parque Natural del Alto Tajo.

Declarada Monumento Nacional en 1935, la cueva de los Casares contiene sobre sus paredes una serie de grabados del paleolítico superior, con una antigüedad de entre 14.000 y 10.000 años, que la convierten en el yacimiento de arte rupestre más importante del interior de la Península Ibérica.

Detalle de uno de los caballos grabados en las paredes. Fotografía: Ayuntamiento de Riba de Saelices

Los grabados fueron descubiertos en 1933 por el maestro del pueblo Rufo Ramírez y el arqueólogo Juan Cabré Aguiló publicó los primeros estudios sobre la cueva en 1935 y 1940. Expertos internacionales como el abate Henry Breuil, y el arqueólogo Hugo Obermaier avalaron la importancia del hallazgo.

Nos acercamos hacia la boca de la cueva y, a nuestra derecha, apreciamos las trazas de un poblado musulmán. Ya en la cueva, frente a los paneles explicativos, y gracias a la magistral presentación de Carlos Loscos, percibimos que nos encontramos en un lugar trascendental para la historia de la humanidad.

Vistas del valle del río Linares desde la entrada a la cueva de Los Casares

Y es cuando protegemos nuestras cabezas con los cascos reglamentarios cuando comienza verdaderamente la aventura. Entramos en grupos de seis personas para no alterar con el calor y la humedad que desprenden nuestros cuerpos el ambiente de una cueva antigua que no tiene ningún tipo de ventilación.

Cuando entramos en la primera y gran sala visitable del complejo, nuestro guía, que nos recuerda a Alejandro Vergara por su derroche de conocimientos y dotes comunicativas, juega con la luz y nos muestra los grabados más importantes, aquellos que se intuyen y los que no, en un ejercicio didáctico y visual sin precedentes.

Galería de acceso a la primera de las tres grandes salas

La mayor parte de los motivos artísticos han sido realizados mediante la técnica del grabado con instrumentos de sílex, aunque también existen algunas representaciones pintadas en colores rojo y negro.

Los motivos representados pueden ser figurativos y abstractos. Los primeros se refieren a imágenes que con pocos trazos reproducen siluetas humanas o de animales; mientras que los segundos, más escasos, configuran formas triangulares, cuadrangulares y líneas de difícil interpretación.

Dibujo extraído de los grabados de una de las paredes en el que podemos ver un gran bisonte superpuesto a caballos, ciervos, toros y cabras de diferentes tamaños.

Predominan los caballos (hasta 80), bóvidos, ciervos y, en menor medida, cabras, rinocerontes, felinos, peces y mamuts. Los antropomorfos o figuras humanas son excepcionalmente abundantes para lo usual en las cuevas paleolíticas, encontrándose la mayor parte de perfil, con el rostro muy alargado, conformando incluso escenas.

Por lo que respecta al significado del arte paleolítico, son dos las teorías interpretativas fundamentales: por un lado, la que defiende que tiene un significado mágico, de modo que la representación de un animal determinado propiciaría su abundancia y su caza posterior; y por otro lado, la que considera estos lugares como santuarios en los que la distribución de las figuras tienen un carácter simbólico.

Inquietante y extraordinaria figura humana. Fotografía: Ayuntamiento de Riba de Saelices

Sin embargo, el que escribe estas líneas se fue con la sensación de que la gruta era una enorme aula de vida donde las paredes cumplían como soporte con la misma función que las pizarras, tabletas u ordenadores actuales. No es muy complicado imaginar a los más mayores y experimentados del clan instruir con estos grabados de caza y reproducción a los más jóvenes en la complicada supervivencia de la especie.

Si te ha parecido interesante el artículo y quieres viajar miles de años y disfrutar de las primeras manifestaciones artísticas de la humanidad infórmate y reserva aquí mismo:

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/yacimientos-visitables/conjunto-de-los-casares

Señalética de acceso al poblado Hispano-Musulmán

Para obtener una información más detallada de las actividades culturales y de turismo histórico que te ofrece la comarca del Alto Tajuña puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18.

Los chozones de La Loma

Típico chozón sabinero de La Loma
RUTA ETNOGRÁFICA

Esta curiosa ruta senderista comienza en el pequeño pueblo de La Loma, a solo 27 minutos de Abánades por las carreteras GU-928, CM-2021 y CM-2113. Allí nos recibe, en la paz y la tranquilidad más absoluta, un gran panel informativo que una vez estudiado dejaremos a nuestra derecha estacionando el vehículo en las antiguas eras.

Un bonito gráfico de la ruta

El recorrido empieza y acaba en La Loma, tiene una distancia de 9,600 km, una duración de 3 o 4 horas (sin llegar al mirador del Puntal del Galayo) y una dificultad baja-media. Aunque está bien señalizado te recomendamos que descargues el track de la ruta desde aplicaciones especializadas como Wikiloc, por poner solo un ejemplo.  

Vista de La Loma desde el primer tramo de ascenso

Utilizando como hilo conductor estas originales construcciones medievales de piedra seca descubriremos una bella ruta paisajística, con dos miradores espectaculares, muy recomendable para hacer ejercicio, respirar aire puro y abrir el apetito, sobre todo en primavera y otoño.

Chozón sabinero pendiente de ser restaurado

A partir de nuestra experiencia reciente, te aconsejamos, por una parte, no hacer la ruta con niños; y por otra, llevar siempre agua contigo ya que solo dispones de una fuente en la plaza del pueblo. Aunque algunos de los chozones están pendientes de restauración, siempre es interesante disfrutar en el arte de la piedra seca, del equilibrio perfecto entre lo natural y lo humano.

Detalle de la señalización del recorrido

La pequeña localidad de La Loma está situada en el estrecho vallezuelo del río Salado y acoge en sus montes sabineros esta interesante ruta turística de carácter etnográfico al amparo de un arruinado patrimonio arquitectónico de origen ganadero, los chozones, los covachos, las parideras y las cerradas, tan abundantes en Abánades.

La construcción con piedra seca ha sido declarada recientemente Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Un legado popular que se singularizó en las tierras del Alto Tajo desde la Edad Media hasta la segunda mitad del siglo pasado, en torno a la cultura tradicional del pastoreo y que hoy agoniza disperso por estas tierras ásperas de Guadalajara, como testigo mudo de un pasado de mayor esplendor.

Poste de señalización al llegar al primero de los miradores

A través de un viario que alterna la pista forestal con el sendero, irás recorriendo las mayores y espectaculares alturas de los cerros del Alto de la Cruz, la Medianilla o Rivagorda que rodean y separan a La Loma del valle reseco del río Ablanquejo.

El mundo a nuestros pies en el mirador del Alto de la Cruz

Durante varios kilómetros el recorrido se adentra seguro en un bosquete abierto de sabina y carrasca donde podrás conocer algunos de los chozones y covachos que conserva el territorio y prolongar la mirada en el horizonte, más allá de los confines locales, desde varios de sus miradores naturales.

Panel informativo en el mirador de la Peña del Horno

Para hacer balance de la experiencia vivida, refrescarte y relajarte te invitamos a que realices un breve alto en el camino en la fuente de dos caños de la plaza del pueblo. Instantes eternos de paz, relax y sosiego, difíciles de repetir e imposibles de encontrar en las grandes ciudades.

Dos antiguos símbolos solares o lunares nos ofrecen agua fresca a través de sus caños en forma de dragón

Para obtener una información más detallada de las rutas que puedes disfrutar andando, corriendo o en bicicleta en la comarca del alto Tajuña, puedes contactar con la Srta. Mayte García Vilches, llamando al teléfono 608 72 05 18 o escribiendo al correo electrónico reservas@losanades.com

La ruta de Los Chozones de La Loma, el alto Tajo en estado puro