La Hoguera de Nochebuena

LA HOGUERA DE NOCHEBUENA

El fuego siempre ha fascinado al ser humano por su belleza y como elemento purificador. La hoguera de Nochebuena es una tradición cuyos orígenes verdaderos se remontan al descubrimiento del fuego. Al principio de los tiempos se trataba de un fuego ritual para celebrar el solsticio de invierno.

La Hoguera de Nochebuena en Abánades (Guadalajara). Fotografía de Alicia Vicente de Mingo.

En la península ibérica, las hogueras de Nochebuena son originarias del norte de Portugal y de Castilla y León. Más tarde, en el siglo IX, fueron implantándose sucesivamente en las tierras arrebatadas a los musulmanes y ocupadas por el noble burgalés Don Gonzalo Núñez de Lara, fundador de las villas de Lara-Nueva y de Abánades.

Castillo románico de La Torresaviñan. Situado en la línea fronteriza entre los reinos cristianos y musulmanes.

Las tierras de la, por entonces, llamada Extremadura Castellana (Guadalajara), fueron ocupadas por campesinos vizcaínos y burgaleses que, procedentes de sus dominios, perpetuaron esta tradición.

Iglesia románica de San Pedro en Abánades (Guadalajara).

Al igual que ocurría en sus orígenes en las Hogueras de San Juan de Alicante o las Fallas de Valencia, los vecinos de Abánades, durante los meses previos a la mágica noche, van guardando y amontonando maderas, cepellones e incluso muebles viejos ya inservibles.

Detalle de la Hoguera de Nochebuena en Abánades (Guadalajara).

Hoy en día, vecinos y visitantes se congregan junto al fuego purificador, sin sufrir los rigores del frío serrano, para intercambiar felicitaciones y cantar villancicos, y de esta manera recibir el “nacimiento del Niño Jesús” en un rito ancestral de origen tan antiguo y desconocido como misterioso. 

Cruz medieval (posiblemente de la Orden de Calatrava) en las proximidades de la Iglesia románica de San Pedro.

El Árbol de los Deseos

EL ÁRBOL DE LOS DESEOS

“Pide un deseo. Escríbelo en una hoja de papel. Dóblalo y átalo alrededor de una rama de un árbol de los deseos. Pídele a tus amigos que hagan lo mismo. Sigue deseando. Hasta que las ramas estén cubiertas de deseos”

Con este curioso texto, la artista Yoko Ono popularizó en 1981 los “Árboles de los Deseos” dentro de un proyecto personal denominado Wish Tree. En él nos recuerda a tod@s que los árboles son un símbolo eterno de vida, de fortaleza, de sabiduría y de longevidad.

Detalle de un árbol con su «piel» de otoño en la vega del Tajuña

Una tradición que se remonta al inicio de los tiempos, ya que prácticamente todas las culturas y habitantes del planeta han considerado siempre a los árboles como deidades de la naturaleza y como fuente divina de inspiración y belleza debido a la relación física de los árboles y los cielos.

En Japón, por ejemplo, escriben los deseos en pequeños trozos de papel acompañados de ofrendas para que, a través del bambú, viajen al cielo. En Reino Unido, sin embargo, utilizan monedas para pedir salud y fortuna a los espíritus de los arboles talados o viejos.

Recepción del Hotel Rural Los Ánades

En el Hotel Rural Los Ánades ya es tradicional poner a disposición de nuestros clientes un original y navideño Árbol de los Deseos en la recepción del hotel. Junto a él, una pequeña mesa donde poder elegir las tarjetas decoradas y sobres donde plasmar nuestros sentimientos.

Aprovechando la magia de la Navidad y el contacto permanente con la naturaleza, podemos solicitar en solitario, con intimidad, en pareja, con amigos o en familia, los mejores deseos para el próximo año que está a punto de llegar. Cuantas más personas participen es más fácil que los deseos se cumplan.

Detalle de nuestro «Árbol de los Deseos»