Abánades natural

ABÁNADES NATURAL

La localidad de Abánades, coronada por su bella y antigua iglesia románica, se asienta a los pies de un empinado cerro junto al valle del río Tajuña. Un pueblo auténtico, con apenas 45 habitantes, cuya principal riqueza es el agua, su aire puro y sus cielos estrellados.

Vistas de Abánades al atardecer desde el cerro de El Rondal

Un marco natural incomparable con unos montes en los que predomina el quejigar, las encinas, las sabinas y los enebros. Y en los que habitan especies cinegéticas como el gavilán, el azor, la perdiz, el corzo, el jabalí, el gato montes o el tejón.

Una de las muchas rutas senderistas de Abánades

La galería fluvial, muy bien conservada, esta formada por alamedas de álamo blanco, sauces y fresnos. La calidad del hábitat del rio es excelente y podemos avistar con facilidad truchas, nutrias y aves como el martín pescador, la garza real o el mirlo acuático.

Una Lavandera Cascadeña en el río Tajuña

Cubriendo el fértil valle del río Tajuña un paisaje dibujado con pequeñas huertas ricas en hortalizas y árboles frutales como el manzano, el membrillo o el nogal. También con armoniosas extensiones de cebada, trigo, girasol y de lavanda.

Las sonoras y cristalinas aguas del río Tajuña a su paso por Abánades

El discreto encanto de la realeza

EL DISCRETO ENCANTO DE LA REALEZA

El Ánade Real (Anas platyrhynchos)

Antes de informaros con detenimiento de una de las actividades que podéis llevar a cabo en Abánades y sus alrededores, como es el birdwatching o avistamiento de aves, vamos a conocer bien al ave acuática que da nombre a nuestro hotel y restaurante.

Logotipo del restaurante El Ánade Real

Y no es por casualidad, ya que el Ánade Real o Azulón es un ave residente muy popular en la comarca del Alto Tajuña que aumenta su población en invierno con los ejemplares que se desplazan desde Europa hacia África buscando un hábitat más cálido. Generalmente suele vivir en pozas de río, parques y humedales. En la zona de Abánades se puede avistar fácilmente siguiendo las rutas del Hotel Rural Los Ánades que transcurren junto a la ribera del río Tajuña, en las lagunas del Marojal en Fuensaviñán y en el embalse de la Tajera en Torrecuadrada de los Valles.

Se trata de un pato muy conocido, que posee además una enorme capacidad de adaptación que propicia su crecimiento. Aprovecha las distintas fuentes de alimentos que encuentra en los hábitats en los que se mueve, sobre todo materia vegetal y pequeños invertebrados acuáticos. Es un ave muy gregaria en invierno y raramente permite el acercamiento a corta distancia (de hecho, es normal que huya ante la presencia humana); se agrupa para sestear durante el día y desplazarse por la noche a los comederos.

Macho de Ánade Real en la ribera del río Tajuña

El macho tiene un plumaje inconfundible, con la cabeza y el cuello de color verde oscuro brillante enmarcados con una especie de lista blanca que recuerda a la forma de un collar. Su pecho, por otra parte, es de un tono castaño con tonos púrpura. El resto de las plumas del cuerpo tienen un tono grisáceo que se va oscureciendo en las partes superiores, salvo en la zona del obispillo (parte inmediatamente superior a la cola) y las plumas centrales de la cola.

La hembra, por su parte, tiene un plumaje con colores más apagados, predominando los tonos pardos con tonos claros y oscuros dependiendo de la zona de su cuerpo. Un tipo de plumaje que es característico de las especies de pato de superficie.

Varias hembras de Ánade Real en las proximidades de nuestro hotel

En lo que si que coinciden ambos sexos es en el espejuelo de las plumas secundarias de color azul con un borde interior negro y uno exterior blanco. Gracias a esto, se puede diferenciar a la hembra del resto de hembras de otras especies.

Cuando nacen las crías, estas tienen plumas de color amarillo en las partes inferiores y el rostro, siendo pardo en las partes superiores con algunas motas amarillas. Estas plumas van cambiando de color con las mudas de piel.

Se comunican de diferente forma, igualmente: ella con un fuerte graznido, él con una llamada más suave y aguda.

Son patos que nidifican lejos de las zonas de cultivos, así como en los árboles. Puede ocupar cauces fluviales, perfectamente. Los machos empiezan a perseguir a las hembras sin cortejo alguno (sobre todo, cuando los nidos están demasiado juntos), tratando de aparearse con ellas a la fuerza, nadando alrededor con los cuellos estirados en horizontal sobre el agua. Durante la época de la crianza, la hembra pone de tres a 12 huevos que eclosionan pasados unos días (de 15 a 27). La madre permanece sola y cuida a sus crías, cuya tonalidad, como hemos visto anteriormente, se compone de manchas amarillas y marrones. En apenas dos o tres meses ya están preparadas para volar (de hecho son casi independientes desde el primer día, alimentándose por sí mismas).

Macho de Ánade Real en vuelo

Como curiosidad comentaros que el Azulón es antepasado de los patos domésticos, que ya fueron domesticados en China hace 3.000 años, aproximadamente.

Admitimos Mascotas

ADMITIMOS MASCOTAS

En el Hotel Rural Los Ánades puedes disfrutar de la naturaleza en compañía de ese miembro de la familia tan especial sin pago adicional. Avísanos a la hora de formalizar la reserva para tenerlo todo dispuesto.

Para poder disfrutar plenamente y hacerlo sin interferir en el disfrute de otros huéspedes debes observar las recomendaciones y respetar las normas que te enumeramos a continuación.

A Rex le cambio la cara cuando se sintió libre por primera vez para corretear por el campo 

NORMAS PARA PODER ALOJARTE CON TU PERRO EN NUESTRO HOTEL

– El hotel tiene reservado un loft exclusivo para huéspedes que viajen con perro.

– Se permite un único perro con un peso máximo de 25 kilos, a excepción de los perros lazarillos.

– Tu perro debe tener microchip, seguro (según legislación vigente) y la cartilla de vacunaciones al día.

– Para salir o entrar en las instalaciones del hotel debes llevar a tu mascota siempre atada en corto.

– Dentro del recinto del hotel no hay lugar que permita a tu mascota solucionar sus pequeñas y grandes necesidades, por lo que unos paseos por los alrededores del hotel le solucionarán este problema, siempre y cuando recojas sus deyecciones.

– El propietario del perro tendrá la obligación de mantenerlo en las debidas condiciones higiénico sanitarias. Será a su vez responsable de los daños causados por su perro a terceras personas y/o al mobiliario del hotel.

– Recuerda que no se limpiará el loft mientras permanezca tu mascota en el interior. Cuando el animal no se encuentre en el loft, te rogamos avises al personal del hotel para que puedan proceder a su limpieza.

– El animal está permitido exclusivamente en el loft, quedando prohibido el acceso al edificio principal del hotel donde se encuentra la recepción, el restaurante y el resto de los salones.

– Te rogamos no permitas al perro subirse a los sillones ni a la cama.

– Utiliza los boles que te facilitaremos para dar de comer a tu mascota. Te rogamos evites el uso de platos, vasos y otros utensilios del hotel.

– No puedes bañar a tu mascota en las duchas del loft, ni utilizar las toallas de nuestro establecimiento para secarla.

– Todo propietario de un perro debe dejar un número de teléfono móvil para poder localizarlo en su ausencia, si el animal está solo en el loft y causa molestias a los demás clientes del hotel.

– A la realización de la reserva te rogamos preavises que viajas con un animal de compañía.

– El importe de los desperfectos ocasionados por tu mascota durante la estancia en el hotel serán cargados en tu factura.

Te agradecemos el cumplimiento de estas normas y esperamos que tengas una agradable estancia en nuestro hotel.

En las instalaciones del hotel debes llevar siempre a tu mascota atada en corto. Fotografía de Susana Gómez

Consejos básicos para iniciarse en el MTB

CONSEJOS BÁSICOS PARA INICIARSE EN EL MTB

El MTB, siglas que corresponden a la disciplina Mountain Bike, nos permite hacer deporte y disfrutar de la naturaleza al mismo tiempo. Desplazarse en bicicleta por infinidad de parajes maravillosos hace que esta combinación de deporte y naturaleza sea una muy buena opción de ocio para mucha gente.

Como en todo deporte, deberemos observar unas reglas básicas para iniciarnos en el mismo. El material que vamos a usar, la seguridad en la práctica del deporte, y la localización y conocimiento del terreno son básicos a la hora de disfrutar del MTB.

Como primera recomendación, hablaremos de la bicicleta que debemos usar. No es necesario desembolsar grandes cantidades de dinero para iniciarse, la recomendación es ir adquiriendo el tipo de material necesario según sea nuestro nivel. Así pues, con una bicicleta de MTB para principiante, como las que tenemos en el Hotel Rural Los Ánades, ya podemos empezar a salir y probar esta actividad. Sería interesante probar siempre la bicicleta en terrenos fáciles y llanos primero y acostumbrarse un poco a ella antes de empezar con las salidas a los senderos o rutas más complicadas.

Bicicletas para principiantes a tu disposición en el Hotel Rural Los Ánades

Aparte de la bicicleta, debemos recordar y llevar con nosotros material de recambio que nos facilite la sustitución de alguna pieza que se pueda deteriorar, por ejemplo material para arreglo de los conocidos pinchazos, hinchador, multiherramienta, etc.

Como segunda regla básica, debemos hablar de la seguridad en la práctica del MTB. El casco es un elemento imprescindible, por lo tanto, aseguraos de llevarlo bien puesto y ajustado, ya que es nuestra protección número uno.

La elección y conocimiento de las rutas también es muy importante para andar seguros. Siempre es recomendable empezar con rutas fáciles e ir conociendo bien el terreno antes de realizar otras rutas más complejas.

Otro aspecto importante es la hidratación y la alimentación, debemos calcular bien el tiempo de ejercicio para ajustar las demandas de agua y comida. Siempre es mejor que te sobre, que no te falte, ya que nos podemos encontrar con la temida «pájara», donde nos flaquean las fuerzas y se nos hace muy complicado continuar con la ruta. Para ello debemos organizar la ingesta de alimentos de tal forma que siempre tengamos energía para continuar.

La última recomendación sería el conocimiento y localización de las rutas que realizamos. Hoy en día existen dispositivos GPS muy avanzados que nos permiten tanto realizar rutas guiadas, como transmitir nuestra localización durante la misma. Si no realizamos la actividad en grupo es muy recomendable comunicar qué ruta vamos a hacer y desplazarnos por zonas conocidas. En el Hotel Rural Los Ánades facilitamos un folleto en el que se recogen algunas sugerencias o rutas para realizar en Abánades y alrededores.

Una de las rutas que proponemos en nuestro folleto. Imagen por cortesía de Javier Igualador

El MTB se disfruta más en grupo y a la vez es más seguro, ya que en caso de imprevisto tenemos a más gente que nos puede ayudar. Lo mejor sería iniciarse con gente que conoce las rutas, tanto la distancia a recorrer como la dificultad de la misma. No hay que tener prisa en aumentar la dificultad de las rutas, se necesita tiempo para aprender bien los conceptos técnicos que nos ayudarán a disfrutar más de este deporte.

Por último, es importante también revisar las condiciones meteorológicas antes de salir, recordad que no somos profesionales y que si el tiempo no acompaña, es mejor dejarlo para otro día.

Un paseo por la historia

VISITA A «EL CASTILLO» DE LOS ESPACIOS HISTÓRICOS DE ABÁNADES

Distancia: 1,4 km (ida y vuelta)

Duración: 45’ (andando)

Dificultad: media-alta

Plano del parque arqueológico de «El Castillo»

Es un recorrido corto pero con cierta dificultad debido a la orografía del terreno con constantes subidas y bajadas. Merece la pena su visita por la proximidad al Hotel Rural Los Ánades y por su alto valor histórico. Si decidís subir con niños, os recomendamos no desviaros del camino trazado y acompañarlos cogidos de la mano en todo momento.

“El Castillo” es un parque arqueológico de gran valor histórico en proceso de catalogación y restauración. Por ello, cuando lo visitéis, os rogamos seáis respetuosos con el entorno, sigáis el recorrido trazado y respetéis la señalización.

Comenzamos el recorrido subiendo a la iglesia del pueblo donde veremos un gran panel informativo e inmediatamente carteles indicadores.

Panel informativo al inicio de la ruta

La importancia estratégica del enclave de “El Castillo” residía en su dominio del valle del Tajuña y el control de las vitales vías de comunicación. El pueblo quedó prácticamente destruido al finalizar la guerra, entre la línea republicana y nacional.

Como complemento a la línea de trincheras que circunda el cerro, podemos ver un impresionante parapeto de piedra que proporcionaba protección a los combatientes que lo ocupaban y, a su vez, una posición dominante desde la que poder disparar.

Unos metros antes podemos observar los restos de dos pozos de tirador, donde los soldados provistos con armas automáticas y granadas de mano, cubrían el frente y dificultaban los ataques del enemigo.

Como dramática anécdota, la cruz señala el lugar donde fue abatido un oficial del Ejercito Nacional por un francotirador del Ejercito Republicano, coloquialmente llamados «pacos». Posiblemente el disparo se realizó desde las posiciones de «El Rondal», donde hoy podemos ver instaladas unas antenas.

El brigada Augusto Gómez del Batallón de Gerona murió en este mismo lugar

A lo largo del primer tramo de nuestra visita a «El Castillo» apreciamos una sucesión de parapetos ubicados de forma escalonada y en zig-zag. Todos ellos dotados de mirillas de fusilería y nidos de ametralladoras (con su peculiar mirilla en forma de abanico) estratégicamente enclavados para cubrir las vías de comunicación.

De la misma forma y en la misma cantidad, hacia en interior del cerro, podemos ver los restos de varios refugios o abrigos. Éstos, casi siempre, eran obra de los mismos soldados de la posición y eran utilizados como habitáculo para descansar, dormir y resguardarse mientras no se efectuaban labores de vigilancia en los puestos mas adelantados.

Llegamos a la zona más espectacular del recorrido, por la gran concentración de restos y su buen estado de conservación. A la derecha podemos ver un nido de ametralladoras con un amplio control visual del valle del Tajuña. Dada su ubicación, de espaldas al frente, su función era prevenir que las tropas se vieran copadas por la retaguardia y proteger y cubrir también el relevo de soldados, la llegada de suministros y la evacuación de heridos.

Nido de ametralladoras

Dejando unos contrafuertes a la izquierda y subiendo por «Las Escalerillas de Franco», como la denominan los abanadienses, llegamos a la altura máxima del cerro, 1086 metros.
Aquí podemos intuir, a pesar de la erosión, las trincheras en zig-zag que comunican con un gran abrigo que, bien camuflado por su posición estratégica, debió ser un importante centro de observación.

Bajando por la escalera, inmediatamente a nuestra izquierda, nos encontramos con un parapeto para fusilería en perfecto estado de conservación. Solo le faltan los maderos y los sacos terreros que se utilizaban como techumbre.

Parapetos de piedra

Más adelante, después de dejar a nuestra izquierda varios parapetos de piedra, llegaremos a un mirador con barandillas de madera. Si nos asomamos, con mucho cuidado, veremos en el fondo del valle una gran mole de piedra con forma de tanque.

Después de este descubrimiento tan singular y siguiendo las indicaciones físicas, se regresa por la vereda del río Tajuña hasta el Hotel Rural Los Ánades. Os recomendamos complementar esta ruta con una relajante y enriquecedora visita al Museo Histórico Municipal.

Sendero de regreso al hotel

¿Qué es el Wellness?

¿QUÉ ES EL WELLNESS?

Aunque su traducción literal al castellano es “bienestar”, esta definición no se ajusta para nada a la realidad ya que este nuevo anglicismo engloba un mundo de potencialidades mucho más amplio.

Partiendo de la idea de que el bienestar no solo es físico, podemos decir que el wellness es un proceso activo de toma de conciencia y de decisiones hacia una vida saludable y satisfactoria. Es algo más que estar sano o sana, es un proceso dinámico de cambio y crecimiento.

Masaje relajante y sensitivo en el Hotel Rural Los Ánades

La Organización Mundial de la Salud lo define como: “… un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de enfermedad”.

El wellness es importantísimo porque mantener un nivel óptimo de bienestar es absolutamente crucial para vivir una vida de mayor calidad.

Desayuno saludable en el Restaurante El Ánade Real

Todo lo que hacemos, cada emoción y sentimiento, se relaciona con nuestro bienestar. Y a su vez, nuestro bienestar afecta directamente a nuestras acciones y emociones. Es como la pescadilla que se muerde la cola.

Ruta de senderismo río arriba hacia Cortes de Tajuña

Por lo tanto, es importante que todos alcancemos un bienestar óptimo para, por ejemplo, controlar el estrés, reducir el riesgo de enfermedades y asegurar interacciones positivas.

Aunque esta nueva concepción del bienestar vio la luz en los años 50 de la mano de Halbert L. Dunn, es a principio de los 70 cuando este estilo vida o filosofía se empieza a implantar en hoteles, balnearios y spas con el objetivo de ofrecer una experiencia que mejore el nivel de vida de los clientes.

Actividades de Chu Kung/Tai Chi y Meditación

Nuestros talleres de Tai Chi o Mindfulness, el descanso en nuestras camas, los masajes a la carta, el circuito de spa, los paseos por las rutas senderistas y la gastronomía del Restaurante El Ánade Real contribuyen, sin lugar a dudas, al deseado wellness.

La calidad del sueño es fundamental en el Hotel Rural Los Ánades

Para finalizar, quisiéramos comentaros que hay ocho dimensiones de wellness: ocupacional, emocional, espiritual, ambiental, económica, física, social e intelectual. Pero de ellas hablaremos detenidamente en nuestra próxima entrada al blog.

Ruta del río abajo hasta el Antiguo Truchero

RUTA DEL RÍO ABAJO HASTA EL ANTIGUO TRUCHERO O HASTA EL MOLINO DE LA JULIA

Distancia: entre 8,6 km y 15,5 km (ida y vuelta)

Duración: entre 2 h. y 3:45 h. (andando)

Dificultad: media

Mapa de la ruta

Se sale del hotel por la calle principal, la Calle Real, hacia la carretera por la que hemos llegado a Abánades. Cuando llegamos a La Picota, plaza donde está el bar y que está atravesada por la carretera, tomamos esta última en dirección a la A2. Bajamos hacia el Puente Grande y, nada más cruzar el mismo, cogemos el camino que sale a nuestra izquierda y baja hacia el río.

Este camino nos lleva en paralelo al Río Tajuña, pasando bajo un arco sobre el que discurre un canal de riego hasta un lugar en el que el camino gira 90º a la derecha hacia arriba y luego vuelve a hacerlo otros 90º hacia la izquierda para continuar la dirección del río. Un poco más adelante, veremos que salimos a otro camino que también lleva el sentido del río y que nos va a acercar a una finca grande, que en un futuro será un establo de caballos y alojamiento rural tipo Casas de Labranza. El camino bordea la finca por la parte de arriba de su valla de piedra y, llegando al final de la misma, donde hay un “fondo de saco” del camino, tras subir un pequeño escalón, pasa a ser una senda.

El río Tajuña

A unos 200 m se acaba la valla. Enseguida veremos el cauce de un barranco, El Sargal, que en algunas épocas del año, normalmente a finales de invierno o comienzos de primavera, nos puede impedir continuar porque baja con abundante caudal de agua. Lo atravesamos por un par de bajadas que hay, y más bien hacia la izquierda, hacia el río, comienza una senda que se adentra en el monte (pero sin dejar de ver el río). Estamos en la zona más bonita del recorrido. Aquí será fácil encontrar en temporada, diversas clases de setas y hongos (la mayoría no comestibles). Igualmente podremos ver algún animal que baja al río a beber. Estamos en terreno de corzos, venados y jabalíes.

Serpenteando por la senda, dejaremos a nuestra derecha unas ruinas de construcciones de pastores situadas justo debajo de una gran roca manchada de negro por las fogatas, que en tiempos se hicieron debajo. Pronto empezaremos a oír el relajante murmullo del agua que salta la presa y que, mediante un canal que también veremos, suministraba agua a las piletas donde se criaban las truchas. Lo dejamos atrás y llegaremos a una bajada en zigzag entre unas rocas que nos adentra en un pequeño “túnel vegetal”. Al salir, pasamos justo al lado del antiguo canal y empezamos a ver las piletas abandonadas: ya estamos en el Antiguo Truchero.

El río Tajuña

Al pasar entre dos rocas, tomamos la senda de la derecha que pasa por debajo de unas colmenas abandonadas y nos lleva a la entrada de la casa de los guardeses, también abandonada. Podemos avanzar por el camino que allí comienza, ahora ya más ancho, que nos lleva a una arboleda de chopos y un puente que representa el final de esta ruta y el punto de referencia de otras. Una de ellas es la que lleva al Molino de la Julia, al que llegaremos continuando el camino ancho, sin cruzar el puente, y desviándonos del mismo a unos 600 m cogiendo el camino de la izquierda que sigue el curso del río.

El molino de la Julia

Poco a poco vamos descendiendo hasta situarnos casi al nivel del río. La zona es de gran belleza y en ella podemos ver nutrias, garzas o patos con cierta facilidad. Pasada la zona más angosta, el valle se abre un poco y veremos un camino que baja por nuestra derecha, que nos llevará, pasando al lado de unas grandes rocas al citado molino, en cuya huerta, situada frente al mismo, deben observar una impresionante noguera seca que, por sus formas, seguro refiere alguna leyenda de la zona (prometemos investigarla).

La vieja noguera seca

El camino de regreso se hace exactamente por el mismo recorrido que el de ida.